Instalar la Región de Ñuble será el desafío de los cores

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 03:25 AM 2017-11-20

37 candidatos a consejeros regionales se presentaron como representantes de Ñuble este 2017.

Los hubo felices, los hubo moderados e incluso uno de ellos se lo tomó hasta con cierto pesar. 

Donde no hubo diferencias fue en que los seis consejeros regionales electos en la Región de Ñuble fue en coincidir en que este equipo, amén de las posturas políticas de cada uno, debe trabajar como un solo bloque y en centrar los esfuerzos primarios en la instalación de Ñuble como región.

La razón, para este histórico equipo de cores, es que “si nos equivocamos ahora, será muy difícil arreglarlo más adelante”, como dijo Javier Ávila (RN), el candidato que obtuvo la más alta votación en las urnas locales, con 16.850 votos (10,41%) tras el conteo de los votos del 98.71% de las mesas ñublensinas.

Esta votación le facilitó la llegada al Core al también RN Rodrigo Dinamarca, quien logró el apoyo de 4.855 sufragantes, es decir, el 3% de los electores. Menos, por ejemplo, que lo obtenido por los UDI Juan Díaz González (7.596) y Carlos Ávila (8.042), lista que encabezó Jezer Sepúlveda, quien merced de los 11.090 votos (6,85%), se convirtió en el tercer consejero representante de la derecha, rompiendo así el 4-2 que hubo en el periodo anterior con mayoría oficialista.

Sin embargo Jezer Sepúlveda asegura que “no soy politiquero, yo soy un tipo de terreno que he hecho toda mi carrera, mis gestiones en favor de la escuela Ramón Vinay, de manera transversal y por eso logramos ser una escuela de excelencia pese a contar con pocos recursos y representar a una parte muy vulnerable de la sociedad de Chillán”.

Dinamarca, por su lado, admitía que “este triunfo se lo debo a la gran campaña de Javier Ávila, pero estoy conforme con lo que yo hice, ya que no contaba ni con palomas ni ningún recurso de propaganda salvo los volantes y mis amigos que me ayudaron a repartirlos. La clave fue estar en la calle, escuchar y conversar con la gente, rompí tres pares de zapatos de tanto terrenear pero valió la pena y no voy a defraudar a quienes confiaron en mí”, dijo.

El tercer nuevo core fue el ex alcalde de Coihueco, actual funcionario de la municipalidad de esa comuna y médico veterinario, Arnoldo Jiménez.

El PPD obtuvo 8.594 sufragios, lo que representa el 5.31% del total en Ñuble. 

Su compañero de lista, Claudio Guíñez Pacheco, se quedó sin nada pese a los 7.239 votantes que le dieron su preferencia.

Los que repiten periodo

Al ya mencionado Javier Ávila, los otros dos consejeros regionales que ya ejercieron esta función el periodo pasado y volvieron a ser electos son el actual jefe del Deproe, ex concejal de Chillán y militante de la DC, Hernán Álvarez.

Sin embargo, fue el que se tomó la reelección con menos alegría de todos. “Es que no puedo estar contento con la votación que obtuve en esta oportunidad (11.277) porque en la elección pasada conseguí más de 14 mil. Entonces no puede ser una buena noticia saber que personas que alguna vez votaron por mí, esta vez no lo hicieron”, explicó.

Para Álvarez su trabajo como core y en sus otras actividades como autoridad provincial “fueron de mucho trabajo y mucho esfuerzo por lo que naturalmente uno siempre espera una cierta reciprocidad. Pero así es la política, impredecible y lo bueno es que acá estamos de nuevo”.

El radical John Andrades es el sexto core ñublensino y el tercero del bloque oficialista para este periodo. 

Obtuvo 7.441 votos (4.60%), por lo que “aumenté respecto al año pasado, cuando obtuve 7.190 votos, y creo que lo mío pasa más que nada por el trabajo realizado, ya que realicé una campaña austera. La gente me conoce y conoce mi trabajo y esta reelección  me dice que estoy haciendo las cosas bien, y la idea es hacerlo ahora incluso mejor”.

Andrades, de todos los cores electos, era el único que no conocía los resultados de las elecciones, puesto que “me tuve que ir como dos horas antes de que empezara el conteo de votos, ya que tuve que ir al velorio de un amigo, en el sector rural, que falleció hace dos días”.

Agradeció y dedicó su elección a sus amigos, a su familia “y a todos los que votaron por mí, esto me obliga a trabajar con mayor dedicación”.

La clave es actuar unidos

No hay dos opiniones respecto a cuál será la primera tarea de los consejeros regionales que debuten la categoría en la recientemente nombrada Región de Ñuble: Instalarla.

“Quien crea que acá se debe priorizar proyectos especiales para comunidades específicas no tiene muy claro lo que está pasando, ya que no puede haber ni la menor duda de que la principal tarea de este core es conseguir los recursos que sean necesarios para poner en marcha la Región”, plantea Hernán Álvarez.

Para el actual jefe del Deproe, “lo primero que debemos hacer es conocer quiénes serán los otros consejeros regionales, los que fueron votados en todo Bío Bío, ya que no podemos olvidar que aún formamos parte de la Región del Bío Bío, desde el punto de vista administrativo. Una vez que sepamos quiénes son y nos reunamos con ellos, podremos ya tener más claro cuáles serán nuestras principales líneas de trabajo”.

Para no dejar ideas en lo ambiguo, Álvarez aclara que “no digo que haya que postergar todas las necesidades que requieren los clubes deportivos o juntas vecinales, pero hay que tener muy en claro que como nueva región tenemos que construirlo todo y eso requiere esfuerzo, unidad y asertividad”.

En esta misma línea, John Andrades destaca que “siempre he ayudado a los clubes deportivos y a las juntas vecinales, lo que seguiré haciendo, pero los cores más que nunca debemos trabajar en conjunto por este gran objetivo que es la región, y tiene que ser un esfuerzo colectivo, porque trabajando solos no vamos a conseguir nada”.

Javier Ávila plantea que será fundamental poner el énfasis en la consecución de recursos necesarios para consolidad a una región activa, “y si es necesario obtener más recursos de la Dipres, entonces se tendrá que encontrar las formas de lograrlo, pero para eso es clave que entre los cores de Ñuble tengamos una visión transversal, clara y que todos compartamos nuestro compromiso con esta región por la que se luchó por tantos años”.

De todas formas, algunos cores recientemente electos, como Jezer Sepúlveda no quiso desmarcarse de su compromiso con quienes votaron por él, no solo pensando en la Región de Ñuble.

“Yo trabajé muchos años, incluso ya después de ejercer como profesor, con personas de sectores vulnerables y conozco perfectamente sus necesidades, por lo que siempre tenderé a apoyar todo proyecto que vaya en directa mejoría de la calidad de vida de ellos e insistiré en sacarlos adelante para que no se pierdan”.

Potenciar las fortalezas comerciales de la región, es uno de los objetivos de Rodrigo Dinamarca, “en específico la agricultura y el turismo. Me interesa que haya un crecimiento de las redes de agua potable y desde luego una mayor conectividad, así también mi compromiso es con la transparencia y la fiscalización de todo lo que se haga en este consejo”.

No polemizar con Bío Bío

Desde julio de este año se ha comenzado a sentir la presión por parte de los cores de la Región del Bío Bío para que el nombramiento de Ñuble como región no les signifique una merma en los recursos que reciben por parte del Gobierno.

De hecho algunos de ellos, como el radical Javier Belloy,  han hablado de “alzar la voz” para defender los distintos proyectos que beneficien a esta provincia y a Arauco, o de lo contrario se verán perjudicados.

También el RN Jorge López postuló en esas mismas fechas que con la creación de la Región de Ñuble se generará una disminución del presupuesto, considerando que las provincias deberán financiar esta nueva división territorial.

Hay que consignar que actualmente son 14 los consejeros regionales de la Provincia de Concepción, mientras que los representantes de Bío Bío  y Arauco sumarán en total ocho consejeros.

Desde la vereda ñublensina, en cambio, se escuchan quejas respecto a que el 80% de los caminos no están pavimentados, que el 68% de los recursos para los deportistas destacados queda radicado en la Provincia de Concepción,  y la Región del Bío Bío; o que durante la última entrega de recursos se vio reflejado una gran diferencia entre las provincias, debido a que Ñuble, aunque subió su presupuesto en este ítem, quedó con el 8,9% de los montos, mientras que Bío Bío logró un 19%, Arauco un 8,34% y Concepción un 62,84%.

Por eso desde un principio se pidió que la nueva región comience con $25 mil millones, frescos, adicionales, apoyando las iniciativas que hasta el minuto estén técnicamente aprobadas,  dinero que tendría  que poner sobre la mesa el intendente designado por el Ejecutivo.

Tras la elección de ayer, una vez más la mesura fue la tónica.

“Creo que no se debe dramatizar demasiado ese punto, los proyectos que ya están aprobados o ejecución cuentan con un presupuesto que no se va a alterar. Nosotros tenemos la obligación de conseguir recursos, pero para eso necesitamos buenos proyectos, y tenemos que trabajar duro por los próximos meses con el intendente para conseguir este objetivo”, formuló Javier Ávila.

De todas formas el problema no deja de generar inquietud en este nuevo consejo ñublensino. “Después de todo, este ha sido un problema que siempre hemos tenido con Concepción y el resto de la región. Si por algo decidimos independizarnos de ellos”, comentó John Andrades.

En tanto, para Jezer Sepúlveda, “se hablaba de $18 millones a nivel central lo que había que conseguir, no lo tengo muy claro aún, pero vamos a tener que hacer un trabajo de joyería y de mucha unión si queremos solucionar los problemas más urgentes que tenemos”.

Comentarios