Sin aportes reservados, gastos de campaña deberán reducirse a la mitad

Por: Isabel Charlin Fotografía: Víctor Orellana 10:25 PM 2016-04-16

Pérdida del cargo; presidio menor en su grado mínimo a medio (61 días a 3 años y un día), y una multa equivalente al triple de lo otorgado u obtenido, son las penas a las que se exponen quienes infrinjan la recientemente promulgada Ley de Fortalecimiento de la Democracia. Ésta prohíbe expresamente el financiamiento de empresas a campañas políticas, terminando así con los controvertidos aportes reservados, que en pasadas campañas, significaron gran parte del monto declarado por los candidatos.
Además, los aportes personales recibidos también estarán regulados. Las personas naturales no podrán entregar, en una misma elección, una suma que exceda el 10% del límite del gasto electoral fijado para la respectiva comuna. Tampoco podrán efectuar en una misma elección de alcaldes o concejales aportes por una suma superior a las 1.000 UF o 2.000 UF en el caso de comicios parlamentarios, de consejeros regionales o presidenciales.
En tanto, el gasto electoral que podrán realizar los aspirantes a un cargo se reducirán a la mitad de lo acostumbrado. Sin embargo, se mantuvo el límite vigente para las municipales, debido a su bajo monto.
Éste se establece de manera diferenciada por comuna, sobre la base del padrón electoral. De esta forma, un candidato a alcalde por Chillán podía, en 2012, gastar $97 millones, en tanto, un aspirante a concejal, $48 millones.
En Chillán Viejo, en tanto, las cifras eran más bajas: $14 millones como tope para los candidatos a alcalde, y $7 millones para quienes compitieran por una concejalía.
De acuerdo a la resolución del Servicio Electoral del pasado 15 de abril, Chillán tendrá para los comicios del próximo 23 de octubre un límite de gasto electoral de $115.884.289 para las candidaturas a alcalde, y de $57.942.144 para las de concejal.
En Chillán Viejo, en tanto, los topes serán de $17.722.147 y $8.861.073, respectivamente.
Es decir, desde la última elección, el máximo que puede declarar un candidato a alcalde en Chillán aumentó en $18 millones, y para concejal, en diez millones, lo que equivale a un incremento de aproximadamente un 15%.
Comparación con 2012
Si bien la nueva normativa ha sido bien recibida entre los partidos, como una forma de transparentar el sistema, no es un misterio que hasta 2012, una parte importante del financiamiento de las campañas provenía de los aportes reservados.
A nivel local, dos de los cuatro candidatos a alcalde recurrieron el 2012 a esta fuente: el actual jefe comunal, Sergio Zarzar (independiente apoyado por RN) y Aldo Bernucci (PR).
En el primer caso, el alcalde rindió ante el Servicio Electoral un gasto de campaña que alcanzó los $80.884.264, de los cuales, $21.123.456 correspondieron a aportes reservados, es decir, donaciones cuyos aportantes decidieron no hacer pública su identidad. En porcentaje, esta vía representó un 26% de lo rendido por el candidato.
En el caso del representante de la actual Nueva Mayoría, Aldo Bernucci, sus gastos alcanzaron los $38.442.542. De ellos, $5.123.456 correspondieron a aportes reservados, o sea, un 13,3% del total.
Si trasladamos estos datos al contexto actual, la candidatura de Zarzar deberá declarar como tope, $115 millones. En 2012, aproximadamente $60 millones correspondieron a reembolso, anticipo fiscal, aportes propios, aportes por trabajo voluntario y aportes privados de carácter público (que la nueva ley regula, estableciendo un tope).
O sea, al no haber aportes reservados, de los $115 millones de límite, el candidato deberá remitirse -como referente- a los $60 millones que sí pudo financiar el 2012, es decir, poco más de la mitad del tope.
Además, si efectivamente la nueva regulación reduce el gasto en las campañas al introducir límites para los aportes y propaganda, la candidatura de Zarzar no debiera tener problemas para ajustarse al nuevo escenario.
Hay que recordar que la nueva ley aumenta el aporte estatal a los partidos al inicio de las campañas electorales de 0,01 a 0,02 UF por voto obtenido en la última elección. Asimismo, se incrementa el aporte que los candidatos reciben por concepto de reembolso de gastos electorales al término de las campañas, de 0,03 a 0,04 UF por voto obtenido.
En el caso de Aldo Bernucci, su círculo cercano ha señalado que no tendrán problemas en ceñirse al nuevo contexto, ya que en 2012 ni siquiera llegaron a gastar la mitad del tope actual de $115 millones. 
De los $38 millones declarados, solo $5 millones correspondieron a aportes reservados.
Igualdad de condiciones
Desde la directiva comunal de RN manifestaron que el financiamiento público es una medida de regulación que permite y asegura transparencia, y fortalece la fiscalización en materia de gastos electorales a todos los candidatos por igual, tanto a alcaldes como concejales.
“No sólo en gastos reservados, sino también respecto de aportes de personas naturales, o aportes del propio candidato que están consignados en la ley de acuerdo a cada  comuna. Todos deben ajustarse a esta normativa. Pero no hay que olvidar que esto no nació por generación espontánea. Nació, dentro de tantas razones, por una que marcó la agenda país estos últimos dos años, y que se tradujo en un quiebre de confianzas entre la clase política y lo que la gente espera de sus representantes: honestidad y transparencia”, señalaron.
Para el partido que apoya al alcalde, Sergio Zarzar, “lo importante es analizar que el escenario político electoral cambió. Hubo un quiebre de confianza, y se requiere por lo tanto un empoderamiento de los candidatos de manera que sean transparentes, cercanos y creíbles”, agregaron desde la directiva comunal de RN. 
A juicio de los dirigentes, lo que va a importar en esta elección es el trabajo en terreno, la consecuencia de sus acciones (de los candidatos), empatía, capacidad de gestión y honestidad, más que promesas y descalificaciones.
“En definitiva, la nueva ley disminuye la relevancia de los recursos económicos y acentúa el contacto ciudadano, que es una de nuestras fortalezas como Renovación Nacional”, precisaron.
Respecto de los nuevos topes y la prohibición de los aportes reservados, sostuvieron que se van a ajustar a lo que la norma indica por cada concepto de financiamiento.
En tanto, desde el círculo del candidato radical, Aldo Bernucci,  también valoraron la Ley de Fortalecimiento de la Democracia.
“Con mucha alegría vemos la modificación de la ley de financiamiento electoral, ya que esto va a permitir mayor fiscalización y una campaña un poco más igualitaria. Ya no veremos más situaciones en que empresas financiaban las campañas y se terminaban llevando licitaciones. Con el porcentaje de financiamiento y apoyo ciudadano voluntario, lograremos un gran triunfo”, manifestó el vicepresidente regional del PR, Krysler Monroy.
El dirigente añadió que tampoco se volverán a dar situaciones en las que la ciudadanía era afectada con la gran cantidad de palomas en las calles y ninguna propuesta para la ciudad.
“Nosotros desarrollaremos programa, ideas, reuniones y grandes actividades”, sentenció.
En el Partido Socialista, tampoco ven impedimento en la nueva normativa, pese a que limita los aportes.
“El partido siempre ha realizado el esfuerzo de apoyar con material gráfico a los compañeros que lo han representado en las diferentes elecciones, y los candidatos hacen un esfuerzo personal, rescatando desde su propio patrimonio. Ahora bien, los socialistas entendemos que este esfuerzo que realiza el Estado está más bien enfocado a no recurrir a dineros irregulares y poder transparentar la alicaída actividad pública. Nosotros como socialistas realizaremos, como siempre, un trabajo en terreno que nos permita entregar nuestras propuestas e ideas de cara a la gente, teniendo presente que nuestra fortaleza siempre ha sido nuestra credibilidad y transparencia, a través del legado que nos dejó nuestro Presidente mártir, Salvador Allende, y de todos los socialistas que han contribuido a través de nuestra historia”, sostuvo el presidente provincial de la colectividad, Francisco Crisóstomo.
Estimaciones
Pese a que al interior de los partidos son renuentes a hablar de cifras, sí manejan un estimado respecto de lo que el Estado les entregará por concepto de devolución.
Tomando en cuenta el nivel de participación de las pasadas elecciones de 2012 (40% en la comuna de Chillán), se toma como base la consecución de 22 mil votos.
Con esa base, un candidato debiera recibir cerca de $23 millones. Si se toman en cuenta las restricciones en cuanto a propaganda que establece la ley, y se fija una campaña de $60 millones, los $37 millones restantes deberán corresponder a anticipo fiscal a partidos, aportes propios, aportes por trabajo voluntario y aportes privados de carácter público (que la nueva ley regula, estableciendo un tope).
 

Comentarios