En prisión feriante acusado de ultrajar a su ex pareja

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 10:00 PM 2017-11-18

En prisión preventiva quedó un comerciante ambulante de verduras, identificado como Sergio Medina Villar, de 42 años, quien fue formalizado por el delito de violación y robo con intimidación, siendo su expareja, la víctima y denunciante del hecho que habría sido materializado el pasado martes 14 de noviembre.

De acuerdo a lo que explicó el jefe de la Segunda Comisaría de Carabineros de Chillán, mayor Claudio Saavedra, “esta mujer señalaba que había sido ultrajada sexualmente y asimismo se le había sustraído una suma de dinero y había sido también amenazada con un arma por parte de un hombre que resultó ser su expareja. Señala haber sido abordada aproximadamente a las 19.00 horas saliendo de un supermercado que está ahí en el sector de la población Río Viejo por su expareja, tal como les señalo, quien la intimida con un arma de fuego y la obliga a subir a un vehículo para posteriormente trasladarla a su domicilio y mantenerla retenida hasta el día siguiente, aproximadamente a las 15.00 horas es que logra escapar del lugar, donde fue golpeada y agredida sexualmente”.

Según detalló la autoridad, con estos antecedentes se trasladaron de inmediato al domicilio de Medina Villar, quien trató de darse a la fuga. Sin embargo, se le dio alcance, logrando ser detenido.

Dentro de la información que entregó Carabineros se especificó que el imputado tenía antecedentes penales y que además mantenía vigente una prohibición de acercarse a sus hijos, la cual fue emanada por parte del Juzgado de Familia de Chillán. 

Sin embargo, dentro de la audiencia de formalización, el abogado defensor de turno, Iván Rodríguez, sostuvo que “esta persona no tenía antecedentes penales, trabajaba vendiendo verduras en la feria y asegura ni siquiera haber estado con la víctima el día en que supuestamente ocurrieron los hechos”.

Los argumentos entregados por la fiscalía, representada por el abogado Juan Rohr, se basaron exclusivamente en las declaraciones de la víctima y soportadas en algunas lesiones, puntualmente, hematomas en los brazos, constatados en el hospital Herminda Martín, en donde se le certificaron como “lesiones leves”.

En palabras del fiscal Rohr, “el relato de la mujer es altamente creíble y sólido. Ella dice haber sido abordada por esta persona en la vía pública y mediante la exhibición amenazante de un cuchillo, la obliga a subirse a su camioneta procediendo a robarle 55 mil pesos que llevaba el a cartera, para posteriormente trasladarla en contra de su voluntad hasta el domicilio del imputado, ubicado en la comuna de Pinto”.

El ataque y la defensa
Dentro de la carpeta fiscal, y conforme a la denuncia, la mujer una vez en el inmueble, fue nuevamente intimidada con el cuchillo con el objetivo de desvestirse, lo que derivó en el ultraje a la que fue sometida.

Y si víctima y victimario llegaron a la comuna de Pinto como a las 15 horas, no fue sino hasta las 09.00 horas de la mañana siguiente, que la mujer logró escapar del lugar, saliendo de la casa por una ventana del baño.

“Por sus propios medios logró escapar dirigiéndose hasta Chillán, acudiendo al cuartel de la subcomisaría Huambalí en donde realizó la denuncia”, se leía en la formalización.

Para el fiscal Rohr, el que el imputado haya sido hallado “justo donde la víctima dijo que estaba y que éste haya tratado de arrancar al ver a los policías, son indicios claros de culpabilidad”.

Pese a esto, el defensor, Iván Rodríguez insistió en que “consideramos que no hay pruebas suficientes para atribuirle responsabilidad en estos hechos a nuestro representado. No hay testigos, no hay lesiones certificadas compatibles con un ataque de carácter sexual y ni tampoco se encontró en la casa del imputado el dinero que supuestamente se habría robado. Él insiste en su inocencia y es más, dice ni siquiera haber estado con ella ese día”.

Comentarios