[Editorial] Expansión en Lantaño

Por: Fotografía: Victor Orellana 10:40 AM 2017-11-17

Para quienes viven en el sector poniente de Chillán no es ninguna novedad que en las horas punta, la calle Camino Parque Lantaño, única vía que los conecta con el centro de Chillán, colapse con facilidad ante el incesante flujo vehicular. Las esperas pueden alcanzar los 30 minutos, sobre todo en la mañana y podrían agudizarse de continuar este ritmo disonante de expansión inmobiliaria y ausencia de soluciones viales.

En los últimos años, conjuntos habitacionales orientados a segmentos medios han surgido con rapidez, aprovechando la existencia de paños disponibles y la creciente demanda habitacional no satisfecha en Chillán. 

Pero ese no es el problema, sino la relación inversa entre el desarrollo inmobiliario y la planificación vial y capacidad de gestión de las autoridades llamadas a garantizar ese necesario equilibrio. 

La semana pasada, por ejemplo, comenzó la construcción de 500 nuevas casas al norte de la Avenida Las Rosas, mientras solo atrasos suma el proyecto para ampliar a cuatro pistas el cruce ferroviario del sector, según conocimos días atrás. 

La iniciativa técnica de ampliación de pistas, formulada por una empresa externa y entregada por la municipalidad a EFE, estaría semiparalizada y llena de observaciones. Además, la empresa estatal no vería con buenos ojos la propuesta, pues la considera un parche, y preferiría una intervención de mayor envergadura que otorgue una solución de alto estándar y de largo plazo. El problema son los tiempos y la inversión, pues se requerirían más de 15 mil millones de pesos, casi la mitad de todo lo que recibe Ñuble por concepto de FNDR. 

Por otra parte, no se puede congelar la entrega de permisos ni condicionarlos al desarrollo de obras viales adecuadas. No hay razones legales para oponerse, pues el Plan Regulador no impone restricciones  y la legislación no establece mayores exigencias a los desarrolladores inmobiliarios desde el punto de vista del impacto vial. El resultado han sido medidas de mitigación que no son más que pequeños parches, como la construcción de pistas de viraje o la instalación de semáforos. 

El tema de fondo, que es el crecimiento explosivo del sector, no fue previsto por la planificación y por lo tanto, la única vía que conecta al sector con el centro tendrá que seguir soportando este aumento significativo en el número de hogares, y en consecuencia, de automóviles. 

La gestión de la autoridad municipal está en entredicho, pues no ha sido capaz de sacar adelante una medida de limitado alcance, como construir dos pistas adicionales en el cruce ferroviario y menos otras de mayor complejidad, como un paso desnivelado, que además requieren millonarios recursos que deben provenir de los niveles regional o central. 

Así las cosas, todo parece indicar que seguiremos observando que el crecimiento inmobiliario seguirá avanzando a una velocidad mayor que la infraestructura vial, y por lo tanto, los residentes actuales y futuros de este sector en expansión tendrán que seguir esperando por soluciones definitivas al grave problema de la improvisación vial que hoy sufre la ciudad.

 

Comentarios