Calentamiento global

Por: La Discusión 10:55 AM 2017-11-16

Todo transcurría sin problemas en la vigésimo tercera conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la ciudad germana de Bonn. Eso hasta que los principales investigadores del planeta presentaron un estudio con una mala noticia: las emisiones de CO2 aumentan. 

El informe “Global Carbon Budget” anunció un aumento de un dos por ciento para el año en curso, hasta alcanzar las 41 gigatoneladas, es decir 41.000 millones de toneladas, según los datos de los expertos publicados en la revista “Environmental Research Letters”. 
Anteriormente, las emisiones habían permanecido igual durante tres años y los expertos esperan un nuevo incremento para 2018. La mayor parte de las emisiones proceden del carbón, gas y petróleo, como suele ser habitual. 

¿Quién asume la responsabilidad? 
Si bien el incremento tiene mucho que ver con lo que pasa actualmente en China y en menor medida en India, dos economías con una matriz energética altamente carbonizada, tampoco han hecho lo suyo Estados Unidos y Europa, cuyas reducciones son casi iguales a cero y ponen bastante en duda la meta de evitar al 2030 el incremento de la temperatura más allá de dos grados centígrados, tope que los expertos consideran seguro para preservar los ecosistemas y no sufrir impactos irreversibles. 

Chile, en tanto, se comprometió a reducir entre 30% a 45% la intensidad de emisiones de CO2 al 2030, lo que demandará fortalecer la institucionalidad en torno al cambio climático de la cual hoy carece el Estado y una legislación que pueda establecer un mercado de carbono y multas para aquellas empresas que no respeten los compromisos, deberían aplicarse multas con las que deberían financiarse acciones de mitigación y adaptación. 

Tales desafíos aparecen mencionados en las propuestas de la mayoría de los candidatos (as) a la Presidencia que competirán este domingo, aunque se observan con mayor nitidez en los programas de Guillier, Goic y Piñera.

En todo caso, más allá de quien sea la próxima máxima autoridad del país, lo concreto es que Chile tendrá que adoptar medidas de mitigación verificables, pues si ello no ocurriera, es probable que comencemos a sufrir consecuencias restrictivas en el comercio exterior, como castigo a la huella de carbono de nuestra producción. 

Precisamente, en el caso de Ñuble la principal contribución tiene que ir de la mano de una agricultura y ganadería más sustentables que incluyan una reducción de las emisiones directas que provienen del dióxido de carbono (CO2), óxido nitroso (N2O) y metano (CH4), y también las indirectas, como la energía gastada en la fabricación de fertilizantes, en la producción y utilización de maquinaria agrícola y en el transporte de insumos y cosechas. 

Ser parte del mundo y contribuir a evitar que se superen los dos grados centígrados antes de fin de siglo nos coloca frente a un reto ambiental, económico y ético. La Región de Ñuble debe proyectarse hacia un porvenir de bajas emisiones y a una industria agroalimentaria que si es capaz de acreditar su sustentabilidad tendrá abiertas las puertas de los mercados de todo el mundo y, al mismo tiempo, aportará a conservar la salud del planeta.

Comentarios