DAEM informó sobre fusión escolar a dos ministerios

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-11-13

$20 millones costó el estudio que ejecutó para el DAEM la empresa Optimiza durante el año 2016.

El tema de los proyectos educativos en común es la solución para Chillán”, declara el director del DAEM, Nelson Marín,  para referirse al futuro de varias escuelas de la ciudad que tienen bajas matrículas y se encuentran cerca de otras con las  que se pueden fusionar.

El Padem 2018 fue aprobado ayer por los ediles, tras un análisis de dos meses y más de una docena de reuniones de Comisión Educación. Este plan estratégico considera un cambio en el modelo de gestión de recintos educativos que tienen problemas serios de baja matrícula.  

El Daem evita hablar de fusiones o cierres, sino que prefiere utilizar una fórmula más suave para hablar de la necesidad de crear unidades que se potenciarán mutuamente.
En todos los casos en los que se han pretendido activar los llamados “proyectos educativos en común”, o fusiones, existe un establecimiento precario en infraestructura y otro más potente en este sentido y que además tiene mejor matrícula.

Marín informó que el primer establecimiento que emergería de la mancomunión de esfuerzos sería el del Narciso Tondreau, la Escuela Los Héroes y el Grupo Escolar.
En este caso, el proyecto está bastante adelantado, pues el DAEM ya envió los antecedentes previos a los ministerios de Educación y de Desarrollo Social.

De ambas entidades debe obtener permisos y acreditaciones de todo tipo, y en el caso del segundo es el encargado de visar el proyecto económico.

La Municipalidad de Chillán entiende que no se trata solamente de enviar a los alumnos de Los Héroes al actual Liceo Narciso Tondreau, sino que se trata de un plan mucho mayor que implica adecuar salas, instalaciones, construir nuevas dependencias y muchas otras variables que están normadas.

Es por ello que el DAEM se tomará el año 2018 para analizar este tema con ambos ministerios y las comunidades escolares involucradas, las que por lo demás han manifestado en varias ocasiones su pleno respaldo a la propuesta.

“Uno pudiera en los sentimientos tener una postura, pero para un proyecto de esta envergadura, utilizar las dependencias de un establecimiento que puede tener desde pre kínder a cuarto medio sería un megacolegio para Chillán”, expone Marín.

Lo relevante, recalca, es que cada vez hay más apoyo a estos proyectos educativos en común y se quebró, al parecer, definitivamente el rechazo que despertaban las fusiones años atrás.

Otra fusión

El jefe de Educación agrega que existe otro proyecto que reúne a dos comunidades educativas y que puede en lo inmediato seguir el curso de aquellos. Se trata de las escuelas La Castilla y República de Israel.

Las fusiones y cierre de escuelas fueron analizadas en un informe externo contratado por el DAEM en 2016 a la empresa Optimiza, la que efectuó un detallado estudio a la red de escuelas sus potencialidades y carencias.

El documento ha sido usado como base por la municipalidad para sus decisiones. No obstante una de las primeras fusiones recomendadas fue prácticamente desechada por la entidad edilicia,  como es la que reuniría a varias escuelas para poder construir el nuevo Grupo Escolar en Collín con Argentina.

En el estudio de Optimiza los profesionales de la consultora, en función de análisis estadísticos, demográficos y modelamientos de la demanda esperada, plantearon que la mayoría de los establecimientos de Chillán seguirá disminuyendo la cantidad de escolares en sus aulas, lo que se acrecentará con el eventual traspaso de los séptimos y octavos básicos a los liceos en el futuro.

“Es posible determinar que se proyecta un porcentaje de superficie ociosa en los establecimientos de enseñanza básica urbana que asciende al 40% en el año 2026, aumento en el valor producido por el traspaso de matrículas de séptimo y octavo básico desde los establecimientos de enseñanza básica a los establecimientos de enseñanza media”, detalla el informe.

Para enfrentar el cambio se proponen una serie de modificaciones que pasan por fusionar escuelas “lo que permitirán ajustar las capacidades ociosas en los establecimientos de enseñanza básica, considerando para cada propuesta la cercanía entre cada establecimiento, las similitudes entre sus respectivas poblaciones objetivos, rendimiento académico del establecimiento, el estado de conservación de la infraestructura y la capacidad de salas y de patios del establecimiento”.

El estudio precisa que para el año 2026 las escuelas Gabriela Mistral, El Tejar, Amalia Saavedra y Portugal tendrían 64, 101, 65 y 66 alumnos respectivamente, mientras que otros establecimientos urbanos no estarían mucho mejor.

Una fusión expuesta sería la de las escuelas de Israel y Rosita O’Higgins. En este caso, se produciría un traspaso desde la primera a la segunda “considerando el mal estado de la Escuela D-232 (Israel), así como también la cercanía existente entre ambos establecimientos (0,45 km.) y la similitud entre su población objetivo, proyectándose en conjunto un total de 280 matrículas en el año 2026”.

Además el estudio pone de manifiesto que sería recomendable el “traslado de matrículas desde la Escuela D-253 El Tejar hacia la Escuela Cardenal José María Caro, considerando la cercanía entre ambas dependencias (0,7 km.) y la similitud entre su población objetivo, proyectándose en conjunto un total de 238 matrículas en el año 2026”.

Igualmente los alumnos de la Escuela E-210 Amalia Saavedra deberían ser derivados hacia la Escuela F-229 República de Portugal, dada la cercanía entre ambos establecimientos (1,2 kms.) y la similitud entre su población objetivo, proyectándose en conjunto un total de 131 matrículas en el año 2026.

Finalmente se plantea el cierre de la Escuela F-224 Quilamapu, cuya matrícula sería desplazada a la Escuela E-254 Reyes de España, considerando su cercanía (0,78 kms.) y a que comparten similares intereses, con lo que se formaría un recinto para 640 escolares.

Hay que considerar a modo de ejemplo que la Escuela España, con capacidad de 808 alumnos, tiene según datos del informe actualmente unos 647 estudiantes, pero para el 2026 la proyección da cuenta de solo 518. Quilamapu en tanto, tiene en la actualidad 155 inscritos, pero al 2026 serán solo 121.

Comentarios