El bailarín chillanejo que triunfa en Chile y el exterior

Por: Carla Aliaga 07:05 PM 2017-11-12

Desde que era un niño Francisco bailaba, siempre algo lo ligó a la danza, a la expresión corporal. Durante su época de estudiante en el Colegio Seminario Padre Hurtado de Chillán, fue miembro activo y coreógrafo en encuentros, festivales y aniversarios, su destreza física sin duda destacaba, pero también lo hacía su personalidad y compañerismo. Tras el colegio, estudió Pedagogía en Educación Física en la Universidad Católica del Maule y fue entonces cuando se propuso terminar su carrera y entrar de inmediato al programa “Rojo, fama contra fama” de TVN.

“En el tiempo en que salí del colegio, la danza no explotaba aún en Chile. Todavía los bailarines que veíamos eran los que acompañaban a los artistas en el Festival de Viña, pero nadie sabía como se llamaba el bailarín. Los bailarines eran como el arroz. Pero cuando apareció Rojo, mi visión cambió, aluciné, caché que en la tele había bailarines y que tenían un nombre y que podían vivir de ser bailarines”, cuenta Francisco, quien sin dudarlo, se propuso llegar a ser bailarín.

Durante el año 2007, postuló junto a 3 mil concursantes al programa de TVN y las puertas se le abrieron de par en par para triunfar. Ganó la competencia anual del espacio televisivo junto a la bailarina Nía Marambio y saltó a la fama. Comenzaron a llamarlo de otros programas de TV y a eventos junto a otros conocidos bailarines como Maura Rivera, con quien hasta hoy mantiene una estrecha amistad.

Pasó por Yingo. Allí estuvo durante tres años de lunes a viernes y paralelo a eso, terminaba a las 20.00 horas y corría a otros estudios para ser parte de “Fiebre de baile”, donde fue pareja con Maura Rivera y ganaron la primera temporada.

“Si ya venía haciendo una carrera bonita en la danza, el haber ganado ese programa y tener esa pantalla me tiró para arriba nuevamente, fue un trampolín importante. Siempre digo con orgullo que he estado en todos los programas de la televisión chilena donde ha habido un bailarín” relata el chillanejo. Y es así, puesto que además de todos los espacios por los que ha pasado, Francisco estuvo en el ballet del Festival de Viña del Mar durante cuatro años.

“Fueron los años en que Rosita Piulats fue la coreógrafa, quien también estuvo a cargo de Rojo cuando integré el programa. Ahí tuvimos muy buena relación y me invitó al elenco del Festival”, precisa Chávez, quien tras estos logros en Chile, quiso probar suerte en Estados Unidos y Puerto Rico. Le fue bien, estuvo en el programa “Nuestra belleza latina” y fue el primer bailarín chileno que estuvo en Latin Bilboard, donde bailó con Luis Fonsi y Daddy Yankee.

Nueva etapa

Además de bailar, Francisco ha pasado a otra etapa en este último período de su vida. Coordina y monta espectáculos. “A mí me encanta bailar y aunque esta otra etapa es más exigente y agotante, es bueno el desafío. Es como la evolución del bailarín”, asegura el artista.

Respecto de la nueva región, admira desde Santiago cómo se ha destacado su tierra natal en cultura. “No sé si la gente de Chillán sabe que soy de allá, pero me encantaría que me invitaran a hacer algo artístico. Yo feliz voy. Es mi tierra y le tengo mucho cariño”, dice Francisco.

Comentarios