Estudio analiza efecto de nueva región en ingresos

Por: Roberto Fernández 10:50 PM 2017-11-11

13% crecieron los ingresos autónomos personales en la Región de Arica entre 2006 y 2009. Ésta fue creada en 2007.

2009 dos años después de su creación, las regiones de Arica y Parinacota y de Los Ríos aprobaron sus estrategias de desarrollo.

Relacionado

El estudio mostró que en los dos casos analizados el remanente de las regiones de origen crecieron más rápido que las nuevas.

¿Subirán los ingresos de los ñublensinos con la creación de la región? Responder esta interrogante fue el objetivo del estudio realizado por el académico de la Escuela de Administración y Negocios de la Universidad de Concepción-Chillán, Roberto Herrera Cofré, quien expuso los resultados del “Análisis exploratorio de los efectos económicos de la constitución de las nuevas regiones en Chile y diagnóstico del caso de la Provincia de Ñuble”, en la 52º Asamblea Anual de Cladea 2017 (Consejo Latinoamericano de Escuelas de Administración), realizada en la Escuela de Negocios y Administración Pública Jack H. Brown de California, State University San Bernardino.

En palabras de Herrera, este trabajo tuvo por objetivo “evaluar si el cambio en la división político-administrativa genera un aumento significativo en los ingresos de los habitantes del territorio”, para lo cual aplicó técnicas estadísticas a los datos de ingresos monetarios de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen), entre 2000 y 2013, evaluando los casos de Arica y Parinacota, Los Ríos (ambas creadas en 2007) y Ñuble (creada en 2017).

De manera exploratoria, el investigador sostuvo que “en lo inmediato, la modificación administrativa de provincia a región en el caso de Arica y Parinacota, sí genera cambios significativos en los ingresos autónomos a nivel personal y del hogar”. 

Entre 2006 y 2009, los ingresos autónomos (sin considerar subsidios estatales) personales crecieron un 13% real, mientras que a nivel del hogar se incrementaron un 20% real en el periodo.

Sin embargo, este proceso no se observa en Los Ríos, donde los ingresos personales cayeron 4% real, y a nivel del hogar, disminuyeron 11% real.

Brechas

El estudio también midió las brechas de ingresos que se generan entre las nuevos territorios y el territorio que no sufrió cambios administrativos, como Ñuble, antes y después de convertirse en regiones (2000-2006 y 2009-2013).

El académico sostuvo que “con el paso del tiempo, luego del cambio administrativo, Arica presenta una mejora significativa en sus indicadores de ingresos monetarios, generando brechas de 84% en los ingresos personales y de 99% en los ingresos del hogar con respecto a Ñuble”.

“Sin embargo -continuó Herrera-, en la Región de Los Ríos el efecto es casi nulo en los ingresos personales (la brecha con respecto a Ñuble se reduce en un -2%) y sí más interesante en el caso del ingreso autónomo del hogar, en que se incrementa en un 21% con respecto a Ñuble”.

Tanto la Región de los Ríos como Ñuble no hacen más que seguir el patrón a nivel nacional.

Regiones madres

El estudio también despeja la creencia de que la escisión afecta económicamente a la región madre.

“Al comparar las nuevas regiones con sus remanentes en la región original, tampoco se observa una disminución en la brecha de los ingresos autónomos personales, de hecho, ésta se incrementa para los dos casos de estudio”, sostuvo Herrera, vale decir, los remanentes crecieron más rápido que las nuevas regiones.

El profesional explicó que “esto significa que en nuestro caso, el remanente de la Región del Bío Bío más que verse afectado por la creación de la Región de Ñuble, se vería favorecido en términos monetarios”.

Al proyectar el fenómeno de Los Ríos con lo que pudiera pasar en Ñuble y Bío Bío en los próximos años, se puede pensar que el ingreso promedio de la región madre aumentará su brecha respecto de Ñuble debido precisamente al rezago de Ñuble, debido a que por un efecto estadístico, al quitar los integrantes de la muestra que tienen menores ingresos promedio (los de Ñuble) es lógico que el resto muestre una mejora.

Lecciones para Ñuble

El académico subrayó que a partir de los resultados del estudio, “se puede concluir que el cambio administrativo de Ñuble y en general de cualquier zona geográfica, no asegura por sí solo una mejora en los indicadores económicos y sociales de sus habitantes”. 

Frente a esta expectativa, Herrera planteó que es primordial diseñar una Estrategia Regional de Desarrollo de Ñuble que priorice los proyectos relevantes para el territorio.

“Se debe planificar el crecimiento del territorio de manera armónica, priorizando ciertos proyectos privados y públicos, de lo contrario, el efecto región solo será inmediato y luego se diluirá, como en el caso de Los Ríos”, advirtió.

En 2009, tanto Los Ríos como Arica y Parinacota aprobaron sus respectivas estrategias regionales de desarrollo, dos años después de su creación. Previamente, contaban con las estrategias de Los Lagos y Tarapacá.

Herrera también abordó el riesgo de profundizar la concentración económica que se observa actualmente en Ñuble, que se refleja en el monto de los ingresos monetarios autónomos.

“En la instalación de la nueva Región de Ñuble, se debe considerar no replicar niveles excesivos de concentración económica, debido a que esto genera un obstáculo para el crecimiento”, afirmó el investigador. “De hecho, según los resultados, la recién declarada Región ya presenta una concentración exagerada en la capital regional y en cuatro comunas que lamentablemente generan un ‘derrame’ de ingresos bastante reducido en sus vecinos”, argumentó.

En su opinión, dicha concentración se debe a la presencia de empresas de comercio, banca, agroindustria y otras industrias, como por ejemplo, la industria forestal y maderera en Yungay.

Finalmente, Herrera apuntó a las autoridades comunales y regionales como principales responsables del mejoramiento de los ingresos autónomos en las comunas y en la Región de Ñuble.

Comentarios