"Desde que me fui, no he dejado de pensar en volver a Ñublense”

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 10:35 PM 2017-11-11

Llegó a Chillán como un perfecto desconocido una tarde de 2013.

Luciano Vázquez venía de Flandria, un club del “Ascenso” argentino en el que sus goles no tuvieron la resonancia que quería alcanzar en la Primera División de Chile, jugando por Ñublense.

Tras sus primeros partidos, lo trataron de “paquete”, porque los goles no llegaban.

Pero bastaron dos estocadas ante la Universidad de Chile por la Copa Chile, para que comenzara a demostrar su estirpe de goleador.

A la postre, se metió en la historia grande del club centenario al transformarse en el goleador de la Primera División del fútbol chileno la temporada 2013-2014.

En 39 partidos, anotó 25 goles con la roja de Ñublense, producción que le valió partir a préstamo al Al-Shahaniya SC, y le significó a Ñublense, posteriormente, venderlo en casi un millón de dólares a Huachipato, club en el que tras anotar 10 goles, partió a Temperley, de la Primera A, de Argentina. Hace algunos meses, retornó a Qatar, para ayudar a ascender al Al-Shahaniya, pero confiesa desde Medio Oriente, que anhela volver a Ñublense.

-¿Te gustaría volver a jugar en Ñublense?

-Sí, si Ñublense me llama para regresar sería muy lindo escucharlos. Siempre dije que para mí y mi familia sería maravilloso regresar al club que tanto cariño le tengo.

-¿Cómo te ha ido en esta segunda etapa en el Al Shahaniya SC?

-En esta segunda parte acá en Qatar estamos pasando un gran momento, llevamos cuatro partidos jugados y estamos punteros con diez puntos y yo he marcado tres goles.

-¿De qué depende tu regreso a Ñublense?

-De varios factores. El principal es el proyecto que ellos tengan en mente. El día que regrese al club será para ascender o para mantenernos en Primera. En caso de que sea en otro momento, luego que el entrenador de turno quiera tener mi presencia y por último que la dirigencia actual también lo quiera. Ñublense no merece  pasar el momento qué pasó, eso debe ser un llamado de atención para todos, dirigentes, jugadores e hinchas. Fue muy lindo ver nuevamente la popular llena. A la gente no solamente la atrae una buena campaña. Si Ñublense piensa volver pronto a la máxima categoría deben unirse varios lazos y terminar con tantos recelos y peleas por meter o sacar gente del club. El club está compuesto así y hay una dirigencia de turno. Si seguimos peleando los únicos perjudicados somos nosotros, inclusive la prensa. Es el equipo de nuestra ciudad, hay que defenderlo.

Con el Rojo en la piel

-¿Qué significa Ñublense en tu carrera y qué sientes por estar  en su historia como el único goleador del club en Primera?

-Con respecto a lo que significa el club, ya lo he dicho muchas veces. El día que vuelva, será como estar en casa porque del día que me fui no he dejado de pensar en volver a vestir esa camiseta. Es un club al  que quiero mucho, inclusive mucho más que a cualquier equipo de mi país. Haber sido el único goleador del club en Primera División me llena de orgullo, pero me gustaría convertir muchos goles más con Ñublense y en Primera.

-¿Te gustaría volver a hacer dupla en ataque con Sebastián Varas?

-Con ‘Tatan’, claro, no tendríamos problemas, ya lo hicimos juntos y de buena forma, tenemos una buena relación fuera de lo que es el fútbol.

-¿Es cierto que te quieres radicar en Chillán?

-Me gustaría vivir en Chillán por muchos años. Me gusta mucho la ciudad y la gente, ya que es una ciudad amable como me gusta a mí. Además tengo muchas amistades.

-¿Qué opinas de los que dicen que las segundas partes de los jugadores en un club no son buenas?

-Cada cual tiene su teoría. Yo pienso que no se trata de la primera o segunda etapa. Se trata del convencimiento y profesionalismo con que se tomen las cosas. También decían que si Ñublense no vendía después de ser el goleador del fútbol chileno mi rendimiento no sería el mismo y metí más goles en la segunda parte que en la primera.

-Ahora marcas goles de tiro libre en Qatar. ¿Trabajas esta variante?

-La verdad que siempre me gustaba la idea de patear,  entonces me empecé a quedar todos los días después entrenar  y he mejorado mucho. Ya llevo dos  y eso me alegra mucho ya que no es en vano el tiempo dedicado.

-¿Cómo te motivas en Qatar jugando en estadios vacíos?

-Mi motivación es ganar. Yo me preparo para ganar a lo que sea. No pienso en el entorno, aquí todos venimos con el fin de lograr un crecimiento. El fútbol fue avanzando mucho y el ritmo es muy bueno. Llegué del fútbol argentino con un nivel físico muy bueno y hasta el momento lo pude sostener.

-¿Qué es lo más raro que te ha tocado ver en Qatar y cómo combates las altas temperaturas?

-Se ven cosas que no en todas partes del mundo se ven, sus costumbres, por ejemplo, comer con la mano (con una sola, la derecha), el tema de los rezos. Ellos lo hacen antes de entrar a jugar y a veces en el entrenamiento. También, cómo se manejan en sus familias ya que tengo compañeros que tienen hasta cuatro esposas. A mí me gusta mucho aprender de sus costumbres y las respeto. Aquí es un país de lujos,  si no tienes los pies sobre la tierra te puedes marear un poco, tanto mi mujer y mi hija disfrutamos mucho, pero siempre recordando de donde venimos y donde debemos volver. El tema de la temperatura es muy complicado ya que rondan en los 50 grados, por eso entrenamos de noche y muchos estadios tienen aire acondicionado y para la pretemporada no queda un equipo en Qatar. Todos nos vamos un mes para poder hacer dobles turnos. Por suerte ahora está llegando el frío y las temperaturas están entre 25 y 30 grados todos los días. El país se estará transformando para el Mundial 2022, será un éxito.

-¿Qué mensaje  le transmites al hincha que se ilusiona con tu retorno?

-Al hincha de Ñublense solo le puedo decir que tengo el mismo deseo que ellos de volver a vestir su camiseta. ¿Cuándo? No lo sabemos, pero siempre tendré el deseo, quiero agradecerles a todos, siempre recibo mensaje de sus hinchas a través de las redes sociales y me llenan de alegría El día que me toque volver sé que no podré fallarles, no me lo permitiría. Mi hija tiene 2 años y siempre le mostramos fotos de Ñublense y de cuando íbamos a la montaña con mi esposa. Y siempre le digo ‘papá te promete que pronto te llevará’. Y le queda grabado porque me lo pregunta. De todas formas ya conoce el Nelson Oyarzún .

Comentarios