Pesar en San Fabián por homicidio de carabinero

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Agencias/Carabineros 2017-11-09

Sanfabianino fue abatido de dos disparos cuando había dado con el autor del robo en la subcomisaría de Longaví.

Sus restos se comenzaron a velar en su domicilio y los funerales serán hoy en Linares

Para este viernes se programaron los funerales del sargento segundo José Matías González Parra, oriundo de la comuna de San Fabián de Alico, quien falleció tras ser baleado en la noche del miércoles, mientras cumplía con un patrullaje preventivo en la Población Villa Nueva, de Longaví, localidad en la que estaba radicado.

El deceso de quien se transformó en el mártir 1.201 de Carabineros, impactó profundamente a la comunidad sanfabianina, puesto que su padre, Raúl, además de ser comerciante del rubro hortofrutícola, es dirigente de la concurrida feria de las pulgas de la localidad precordillerana.

“Esta noticia nos ha pegado hondo, él creció acá junto a su familia, hizo toda su escolaridad básica y media en los establecimientos de San Fabián hasta que se fue a la Escuela de Carabineros”, explicó Claudio Almuna, alcalde de San Fabián, quien dispuso de un bus para quienes quisieron acompañar a la familia en sus procesos fúnebres.

Jairo González, hermano del funcionario, dijo que “el velorio se realiza en Longaví, que es donde vivía con su familia, los funerales  van a ser mañana (hoy) en Linares, porque así lo decidió su familia”.

Junto con añadir que “como familia estamos tranquilos, estamos bien dentro de lo lógico”, se excusó de dar más declaraciones, aduciendo que toda la vocería la tenía oficialmente Carabineros.

El sargento era parte del conjunto folclórico “Voces Cordilleranas”, amante del fútbol y de la pesca, y a sus 33 años dejó a la mujer con quien se casó en Longaví y a una hija de cuatro años.

El crimen y el homicida
Cerca de las 04.30 horas de la madrugada del miércoles un hombre ingresó sorpresivamente a la subcomisaría de Longaví, de la prefectura de Linares, y tras intimidar con un arma de fuego al funcionario de guardia, lo golpeó con un destornillador en la cabeza y lo dejan semiconsciente, para huir con su arma de servicio.

El herido fue encontrado segundos después por uno de sus colegas y fue trasladado al hospital. Este robo motivó un despliegue masivo en busca de los autores, lo que incluía a la patrulla del sargento sanfabianino.

Cerca de las 21.30 horas González, quien tenía cursos de actualización de métodos de investigación delictual, y su compañero de patrulla, hicieron detenerse a una camioneta roja para efectuar las fiscalizaciones de rigor, y al bajar de la patrulla el ocupante de la camioneta efectuó tres disparos con la misma arma robada en la subcomisaría. Dos de ellos impactaron a la víctima fatal. Uno de esos proyectiles le dio en la cabeza, causándole la muerte de manera instantánea.

La camioneta fue encontrada horas después, semivolcada en un camino secundario de Longaví.

Fue cerca del mediodía de ayer que tras una intensa búsqueda en la que participaron cerca de 40 funcionarios, personal del GOPE encontró al imputado en una mediagua  ubicada en el sector Las Pataguas de esa misma localidad. Se trata de Marcelo Cabezas Gallardo, de 41 años, quien al ver a los uniformados los apuntó con la pistola, por lo que abrieron fuego en su contra, impactándolo en una rodilla.

Cabezas, quien tiene antecedentes por violencia intrafamiliar, desórdenes públicos y conducción en estado de ebriedad, fue internado en el hospital de Linares, donde será formalizado por robo con violencia y homicidio de funcionario policial en servicio.

Comentarios