45 ofertas de alojamiento tiene aplicación que desató reclamos

Por: Carolina Gómez Fotografía: Mauricio Ulloa 09:50 PM 2016-04-15

La más barata vale $10.057 la noche. Se trata de una habitación de plaza y media con baño, y el servicio agrega uso de una sala de estar y televisión.

Además, se puede usar la cocina y hay internet. Está ubicada en la Villa Barcelona.

Otra, más cara, permite alojar en el centro de Chillán. Por $18.773, se pude optar a una habitación en un departamento ubicado en calle Yerbas Buenas, con TV Cable, WiFi, en un piso 11 y con acceso a cocina y lavadora.

Son solo dos ejemplos de las 45 opciones de alojamiento que chillanejos están ofreciendo en la aplicación para smartphones Airbnb, sistema que al igual que Uber y Cabify  en el transporte de pasajeros, tiene desatada una polémica de proporciones a nivel país, debido a que los actores que detentan los negocios hoteleros y de taxis los han acusado de “ilegales”.

En el caso de Uber y Cabify el servicio aún no llega a Chillán, pese a que ya hay grupos de Facebook que lo piden (ver nota complementaria). No obstante algo diferente ocurre con Airbnb, donde hay ofertas para alojar tanto en Chillán como en Las Trancas y las Termas, a precios bastante más bajos que los que exhibe la industria hotelera formal.

Esto generó que durante la semana representantes del rubro presentaran un reclamo formal contra la aplicación. 

Al igual como ocurrió en el conflicto entre taxistas y Uber, la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur) y los Hoteleros de Chile expresaron públicamente que estas aplicaciones “están ofreciendo miles de habitaciones en residencias particulares, o casas y departamentos enteros, a todo tipo de turistas (…) estas plataformas están compitiendo en términos desiguales”.

La industria agregó que las plataformas online de alojamiento “no cumplen con ninguna de las numerosas normas y regulaciones a que están sujetos los hoteles y otros alojamientos turísticos, ni en materia de seguridad y sanidad, ni tampoco en lo tributario”.

Ante ello, solicitaron que se regularice “a la brevedad” ese servicio, que calificaron como competencia desleal y oferta informal.

La respuesta de Airbnb no se dejó esperar. La firma, que se autodefine como “un mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar viviendas, con 2.000.000.

de propiedades en 192 países y 33.000 ciudades”, expresó desde Estados Unidos que están “100% comprometidos a trabajar con las autoridades chilenas en un marco regulatorio que sea beneficioso, tanto para nuestra comunidad como para las ciudades donde estos residen”. 

A través de un comunicado expresaron que “están dispuestos al diálogo con autoridades”, al igual como lo han hecho en otras ciudades alrededor del mundo “para que nuestra comunidad siga disfrutando de los beneficios de poder compartir sus hogares”.

Más ofertas

En Ñuble además de habitaciones también se ofrecen, bajo el modelo de convertirse en “anfitrión”, casas equipadas, como una ubicada en el sector oriente, de dos habitaciones y tres baños, por $54.979 diarios, con un mínimo de dos días de alojamiento para dos personas.

En la zona de Las Trancas, para quienes asistan en invierno al centro de esquí, también hay ofertas. Una de ellas es una cabaña para cinco personas, que se alquila por $42.240 por noche, y donde se exige “que cuiden como si fuera su casa, mantener limpio y no usar zapatos dentro de la casa”.

Otra opción apunta a un público más exigente. Por $234.000 por noche se promociona lo que se autopromociona como una “espectacular casa ubicada en Valle Las Trancas a 9 kms. del centro de esquí, al costado de la calle principal. Casa de 360 m2 con dos habitaciones en suite con baño incluido, cuatro dormitorios más tres baños, en total tres camas matrimoniales y 13 camas normales”. Ese alojamiento goza de una verificación positiva, entregada por un turista de Sao Paulo, Brasil.

Reglas del juego

Según consigna Airbnb, tanto los huéspedes como los anfitriones pueden verificar sus identidades conectándose a las redes sociales y escaneando su carné de identidad o confirmando sus datos personales. Además, se puede conocer al huésped o anfitrión “gracias a los perfiles detallados y a las evaluaciones confirmadas”. 

A su vez, para garantizar el pago, Airbnb presta el servicio. “Cuando un huésped hace una reserva, la paga a través de Airbnb. El anfitrión recibe el pago por parte de Airbnb 24 horas después de la entrada del huésped. Nosotros nos ocupamos de todas las transacciones para que tú solo tengas que preocuparte de decir ‘hola’”, informa en su web la aplicación.

Chillanejos valoran los precios de Uber; taxistas locales lo rechazan

La guerra que se vive en Santiago entre taxistas y conductores Uber-Cabify se ha tomado la parrilla noticiosa. Y es que la empresa tecnológica, que llegó a Chile el año 2014, ha ido ganando adherentes, provocando la molestia entre los taxistas establecidos, que al igual que los hoteleros, alegan competencia desleal.
Uber es una compañía norteamericana que transformó la manera en que más de 150 mil personas de Santiago se transportan, esto porque a través de una aplicación en el celular los usuarios se contactan directamente con quien desean que sea su conductor, teniendo claro, previamente, la tarifa que se les cobrará por el recorrido, dinero que además es descontado directamente de una cuenta, sin necesidad de portar efectivo.


Para conocer la realidad de este sistema, LA DISCUSIÓN se comunicó con chillanejos que viven en Santiago y que son usuarios del sistema, quienes entregaron su visión acerca de por qué prefieren esta aplicación por sobre los taxis convencionales.


La terapeuta ocupacional Jana Smith, quien lleva ocho años viviendo en Santiago, es una usuaria habitual de Uber. “Lo uso mucho, pero está la embarrada con los taxistas. Yo lo encuentro genial y de hecho había comentado en varias partes que sería excelente para Chillán, ya que allá los taxis son carísimos. Acá lo uso a lo menos cuatro veces a la semana y jamás he tenido ningún problema. Tienen tarifas más baratas y ofrecen un servicio de calidad, autos limpios y rutas claras”, detalló.


Por su parte la periodista Daniela Gómez destacó el hecho de que con Uber no es necesario tener dinero en efectivo para cancelar. “Me parece una mejor opción, porque se paga con tarjeta de crédito, tienes los datos del conductor y te entregan una tarifa estimada previo al viaje. Además, puedes revisar las rutas si tienes dudas. Ellos hacen todos los trayectos, cortos o largos, siempre ofrecen aire acondicionado, incluso te preguntan por la música y ofrecen dulces o agua. Creo que es una buena opción como servicio para cualquier lugar, el éxito de Uber en Santiago está directamente ligado al mal servicio y desconfianza que generan los taxis”.


Al igual que Gómez, Camila Navarrete comenta que lo que más le atrajo de Uber es la posibilidad de pagar a través de una tarjeta bancaria. “Que se te cargue el cobro a la tarjeta es mucho mejor, porque en los taxis, al pagar con efectivo, generalmente no tienen vuelto. Además, cuando eres de región es mucho más práctico porque al llegar a Santiago no conoces los caminos correctos para ir para todas partes, entonces te arriesgas a que te salga una tarifa mucho más cara porque el taxista decidió tomar un camino más largo”.


¿UBER en Chillán?
A través de redes sociales son muchos los chillanejos que hacen un llamado para que la aplicación Uber comience a ofrecer servicios en Chillán. Y de hecho existe un grupo en Facebook, donde se argumenta que a nivel local, las tarifas de los taxistas son muy elevadas.


Uno de ellos es Mario Montoya, quien asegura que “si Uber en un solo servicio integrase la conurbación Chillán-Chillán Viejo, más otras comunas, como Coihueco y San Carlos, por citar las más cercanas, sería más que una alternativa, porque ahora el sistema de taxis se encarece demasiado cuando uno quiere ir a zonas extremas y sobre todo en la noche”.


¿Qué opinan los taxistas? Para Jaime Contreras, Uber no es un mal sistema, sin embargo cree que es necesario que se exija que los choferes sean profesionales.
“Si bien es cierto creo que hay que adecuarse a la tecnología y a los tiempos existentes, no estoy de acuerdo como está planteado Uber hoy. La plataforma debería funcionar con taxistas establecidos que cumplan con los requisitos del Ministerio de Transportes. Nosotros cumplimos con varias normas como revisiones técnicas, licencia de conducir, colores de auto, alzavidrios, etc.”.


Por su parte Marco Sanhueza es más enfático, para él Uber es ilegal. “Acá Chillán es muy chico como para que se instale Uber. Acá se trabaja más con centrales de taxis de teléfonos fijos, en cambio en Santiago es diferente porque cada taxista trabaja con su celular y es como más lento el servicio y siempre están muy lejos del cliente. Yo creo que los taxistas han reaccionado como en cualquier lado reaccionarían, si hubiese sido acá habría pasado lo mismo porque ellos funcionan en vehículos particulares, no tienen patente de taxi, que vale 12 millones de pesos. Ellos compran un auto y lo ocupan como taxi y no es justo lo que hacen, es ilegal porque son vehículos particulares”, enfatizó.

 

 

Comentarios