Alzó los brazos en la plaza de Chillán Viejo

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-10-12

Después de cinco años, la clásica rutera volvió al pavimento del país.

El momento exacto en el que Adrián Alvarado traspasa la meta alzando los brazos en señal de triunfo en Ch. Viejo.

“Estoy feliz de que la Vuelta de Chile haya llegado a Chillán Viejo, a mi tierra, donde estaba esperándome mi familia y amigos. Fue una etapa rápida, pero quedé feliz por el equipo porque logramos meter a un compañero en el podio”.

Así reflexionaba este miércoles, cerca de las 13.00 horas, el exclusivo pedalero de Chillán en la vuelta, Alexis Gallegos, que corre por Regional Talca, tras arribar 15º en el pelotón de casi 90 pedaleros que sellaron la primera etapa de la Vuelta de Chile (116 kms. Concepción-Chillán) en la meta frente a la plaza de Chillán Viejo.

“Ojalá tengamos una buena segunda etapa entre Talca y Curicó. Creo que otra vez el grupo llegará compacto, el nivel es alto, con la presencia de los corredores colombianos y mexicanos, más los mejores de Chile. Yo estoy orgulloso porque me gané un lugar en este equipo tras obtener el puntaje en las cinco fechas  clasificatorias. Nuestra meta es meter un compañero en el podio”, sentenció Gallegos.

Brazos al cielo 
El ganador de la prueba fue el puertomontino Adrián Alvarado (Chile España San Fernando) convirtiéndose en el primer líder de la clasificación general. Tras cinco años sin disputarse, los primeros protagonistas fueron los chilenos Pablo Alarcón (Canel’s-Specialized) y César Oliva (Skippy Becat) y el argentino Nicolás Naranjo (Virgen de Fátima), trío que se lució en la escapada de la jornada, aunque el pelotón los capturó a 20 kilómetros de la meta, dando paso a una definición en embalaje. 

Ahí, Alvarado se vio mucho más fuerte y se quedó con una cómoda victoria, superando al compañero del chillanejo Gallegos, Patricio Baeza (Regional Talca) y Ricardo Hazbún (Kilómetro Cero). “Cuando nos acercábamos a la meta, vi un hueco y me metí con todo para ganar”, contó el ganador. 

El punto negro de la jornada lo protagonizaron tres deportistas chilenos, Carlos Riveros (Kilómetro Cero), Martín Westermayer (Regional Talca) y Jaime Marchant (Quinta Normal Canata Fasser), quienes fueron expulsados de la carrera tras ser sorprendidos por un comisario tomándose de uno de los vehículos de auxilio. 

Este jueves se disputa la segunda etapa, que estará dividida en dos tramos. El primero, sobre 100 kilómetros, unirá Talca con Curicó. El segundo es una contrarreloj por equipos en el cerro Condell de Curicó.

Comentarios