Saltaron para bajar un oro y una plata de Ñuble para Bío Bío

Por: Camilo Díaz 2017-11-08

Ramírez estuvo casi la mitad del año sin poder entrenar, estando incluso con muletas por lesión.

Perdió casi la mitad del año sin poder siquiera entrenar. Mejoró, entrenó el doble y tuvo su premio.

Nuevamente la pequeña gigante del salto alto, la chillaneja Rafael Ramírez, brincó más que todas y bajó una nueva medalla de oro desde Ñuble para el Bío Bío, reeditando además su logro en la versión 2016 de los Juegos Binacionales de la Araucanía, Chubut 2017.

“Fue una prueba muy buena, la disfruté mucho, cada vez más energía y ánimo en cada salto (...) el primer semestre no pude saltar nada, estuve hasta con muletas, dos meses, por un desgarro a nivel de la cadera, así que no podía caminar. En agosto comencé a moverme, por lo que fue un duro trabajo”, dijo la alumna del Colegio Padre Hurtado de 16 años, quien asume que más que todo, debió superar el tema mental, hecho que se concretó luego de lograr un salto de 1 metros y 60 cms., tal y como en 2016.

Ramírez también compitió en el salto largo damas el lunes buscando sumar puntaje para el equipo, y ahora cerrará el año con otras tres competencias en Chile.

Plata en el salto largo, pero con ganas de más

Pero las preseas no se detuvieron allí para los saltadores de Ñuble, pues Marcelo Burgos, de 19 años, también en base a su talento, específicamente en el salto largo, clavó sus pies en el arena argentina en los 6,44 metros, y con ello el atleta de la UBB Chillán, formado por Pedro Catalán, consiguió medalla de plata para el Bío Bío.

“Estuvo ahí el oro. La verdad es que quedé con la espina de haber podido llevarme el oro, pero en el salto triple me saco la mufa”, reflexionó a un costado de la zona de salto, Burgos, quien precisamente hoy irá por su revancha en el salto triple, prueba con la que se despide de los Juegos.

Este miércoles la pista Solado de Comodoro Rivadavia, seguirá sabiendo del talento ñublensino.

Comentarios