Comenzó juicio por homicidio en la cárcel

Por: 2017-11-06

El “Mono Jorgín” y su hermano fueron detenidos por haber prendido fuego a un guardia de Servipag, en Talcahuano, quien impedía un robo.

El “Lipigas”  debió ser trasladado a la cárcel de Valparaíso para evitar venganzas.

2 días agonizó el “Mono Jorgín”, luego de haber recibido una estocada en el pecho.

Una pena de 15 años de cárcel es la que el Ministerio Público de Chillán está pidiendo para Raúl Alejandro Enríquez Romero, quien el 14 de julio de 2016, asesinó a Jorge Montecinos Pinto, quien estaba como preso preventivo en la cárcel local, tras ser detenido y formalizado por haber quemado a un guardia de seguridad en un local de Servipag, en Concepción, ese mismo año.

Si Montecinos Pinto, conocido como el “Mono Jorgín”, quien fue detenido junto a su hermano en ese delito que tuvo repercusión nacional, estaba en la cárcel de Chillán cumpliendo con su medida cautelar, era debido a una medida que tomó Gendarmería para evitar que fuera víctima de alguna de las amenazas de las que había sido objeto en el penal El Manzano, de Concepción.

Pero fue en Chillán, que Raúl Enríquez, conocido como el “Lipigas”, atravesó el pecho de Montecinos con una lanza artesanal, hecho que significó su traslado de urgencia en calidad de paciente en riesgo vital.

Cinco días después, en el Hospital Herminda Martín, se declaraba la muerte por traumatismo torácico, del “Mono Jorgín”.

Raúl Enríquez fue, por consiguiente, formalizado al día siguiente en el Juzgado de Garantía por el delito de homicidio simple.

De todas formas, el “Lipigas”, no ha confesado en ningún momento su participación en el homicidio.

Por esta razón, los litigios que comenzaron el día de hoy en el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán, la controversia se ha centrado en intentar demostrar o desestimar la participación del acusado en el homicidio, con testigos que, pese a haber declarado en forma clara y detallada en las etapas preliminares al juicio, en esta oportunidad aseguran no recordar nada.

De todas formas se expuso parte de la declaración de uno de ellos, quien estaba preso en Chillán la noche del homicidio.

“Lo que supimos es que el ‘Mono Jorgín’ le había ganado plata jugando a los dados con el ‘Lipigas’, y éste había quedado picado”, dijo uno de los testigos en un cuartel de la PDI, declaración que sin embargo, dice no recordar, porque “ese día andaba drogado”, aseguró.

Enríquez Romero debió ser trasladado a la cárcel de Valparaíso tras el incidente en el que murió Jorge Montecinos.

De hecho, este interno oriundo de Villa Alemana, quien está condenado por el delito de robo con fuerza en lugar habitado, tiene condenas por receptación, hurto, robo en bienes nacionales y varios más de esa misma especie. 

Comentarios