Presentan programa tecnológico para fruta de exportación

Por: La Discusión Fotografía: Mauricio Ulloa 07:30 PM 2017-11-04

La Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF) presentó este viernes en Curicó el “Programa Estratégico para la Fruticultura de Exportación Zona Centro Sur”, iniciativa gestada por FDF y que cuenta con el apoyo de Corfo, el Ministerio de Agricultura, la Asociación de Exportadores de Frutas (Asoex), además del Comité de Arándanos y del Comité del Kiwi, así como también el apoyo del Consorcio Tecnológico de la Fruta, el INIA, la Universidad de Concepción y la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El programa se desarrollará desde la Región del Maule hasta la Región de Los Lagos. 

Se trata de una iniciativa tecnológica estratégica que, según precisó Sergio Maureira, director del programa, busca apoyar el desarrollo, el crecimiento y la competitividad del sector productor y exportador de frutas, ofreciendo herramientas que permitan enfrentar los desafíos de la industria, especialmente derivados del cambio climático, y los requerimientos de los mercados internacionales y los consumidores. Todo ello buscando mantener y consolidar el lugar de Chile como primer proveedor de frutas del Hemisferio Sur  y quinto a nivel mundial, así como también el primer exportador mundial  de uva de mesa, arándanos, ciruelas y cerezas.

“Somos una industria que se ubica en top one. Cuando uno está fuera del país se da cuenta que nosotros somos los jugadores a los cuales están intentando desplazar en el mercado, y por lo mismo, la innovación es una herramienta fundamental para mantenernos dentro de los mejores del mundo”, observó Maureira.

El profesional agregó que “Chile es un proveedor confiable en cuanto a estándares de calidad, pero sabemos que lo difícil es reinventarse en el éxito, por ello este programa es clave”, puntualizó.

Por su parte, el presidente de FDF, Francisco Letelier, destacó el crecimiento que ha experimentado la industria exportadora de frutas durante las últimas décadas, tanto en su desarrollo como en su capacidad de adaptación a los cambios, lo cual ha permitido abrir nuevos mercados y mantener la buena condición de la fruta en destinos más lejanos. 

Macarena Aljaro, directora de Programas Tecnológicos de la gerencia de capacidades tecnológicas de Corfo, destacó la necesidad de contar con especialización inteligente, tanto en la capacitación de sus trabajadores como en el desarrollo de tecnologías, como el mejoramiento genético vegetal, y añadió que “llevar el producto fresco al mercado externo depende en gran medida de la tecnología utilizada”, expresó, y aseveró que las estrategias de largo plazo de un programa cooperativo y no competitivo entre los actores del Gobierno, la academia y el sector privado, es vital para enfrentar los nuevos desafíos de la industria.

Por su parte, Jaime Crispi, vicepresidente del Área Frutas del Programa Transforma Alimentos, señaló que “Chile no solo exporta frutas, sino fruticultura”, refiriéndose a la cadena de innovación y tecnología que va detrás de cada producto llevado al exterior. “Aportar al proceso es central”, enfatizó, subrayando que es importante en los resultados y en la manera de hacer las cosas.

Asimismo, el subdirector regional de Corfo del Maule, Juan Luis Arévalo, expresó que “los grandes y pequeños productores del territorio enfrentan los mismos desafíos(...) Necesitan las soluciones de este tipo de programas”.

De acuerdo al subdirector, la capacidad de desarrollar la fruticultura de exportación les entrega a los productores, especialmente a los más pequeños, herramientas de desarrollo y mejores oportunidades que les ayudarán a mejorar su vida.

Nueve proyectos
Maureira explicó que el Programa involucra nueve proyectos y tres especies frutales: arándanos, frambuesas y kiwis.

Cuatro de estas iniciativas están orientadas al arándano, y serán desarrolladas, a través de esfuerzos conjuntos entre  la Universidad de Concepción, INIA y el Comité de Arándanos. Algunos de estos  proyectos están orientados  a evaluar el comportamiento en campo y pos-cosecha de dos variedades libres de arándanos,  en distintas zonas productivas desde Maule al sur. Otro proyecto buscará un sistema de pronóstico de cosecha que permita, a través de la tecnología, hacer análisis de predicción de cosecha.

En el caso de las frambuesas, Maureira destacó que el eje central será obtener nuevas variedades resistentes a enfermedades y otras condiciones, a través del Programa de Mejoramiento Genético (PMG) del Frambueso, que lleva a cabo el Consorcio Tecnológico de la Fruta. El PMG cuenta con el apoyo de la Pontificia Universidad Católica.

“En el caso del kiwi, lo que queremos es introducir nueva genética, dado que tenemos el grave problema de la PSA, que ha ocasionado que algunos productores lo hayan perdido todo. De esta forma, podremos probar estas nuevas  variedades para tomar una buena decisión en la elección”, señaló el director del programa, agregando que también se contempla el desarrollo de un proyecto que permita obtener un sistema predictivo para calcular el volumen de cosecha de kiwis.

Los últimos tres proyectos fueron definidos por el profesional como transversales, y de responsabilidad en su desarrollo de FDF, es decir, “estos no tienen que ver con una especie frutícola en particular, y dicen relación con el uso de información para poder tener un manejo inteligente del territorio frutícola. Por ejemplo, tener la información para que los productores puedan definir el terreno correcto para producir, así como también temas relacionados con el desarrollo de enemigos naturales, que permitan defendernos de plagas, de manera sustentable”, cerró.

Comentarios