Diablo tiene el deber de quitar puntos al Santo

Por: Camilo Díaz 2017-10-08

Cerca del mediodía de ayer Ñublense arribó a Arica vía aérea, tras comenzar su periplo por tierra hasta Santiago en bus la tarde del viernes, pernoctar en la capital y hacer lo propio anoche en la puerta norte del país. Previo a ello tuvo una jornada de entrenamiento en una cancha de pasto sintético, a un costado del estadio Carlos Dittborn, el cual hoy desde las 17.00 horas, recibirá el cotejo entre San Marcos y Ñublense, válido por la décima fecha del Torneo de Transición de la Primera B.

Realidades distintas hay entre ambos equipos, entendiendo que los ariqueños tienen asegurada una final en la lucha por el ascenso a Primera A, merced de su gran campaña en el pasado Campeonato Loto de la Primera B. Claro está que de terminar primeros en el actual Transición, los comandados por Ariel Pereyra se saltarían una final, y jugarían directamente con el equipo candidato a descender de la Primera A.

“Si bien tal vez nos hemos relajado un poco a lo que hicimos en el campeonato anterior, nosotros estamos convencidos de querer saltarnos esa final con un equipo de la B, y jugar de inmediato con el equipo que baja de la Primera A”, precisó el volante de contención, ex Ñublense y actual San Marcos de Arica, Octavio Pozo. Y es que los del norte marchan, previo al inicio de la décima fecha, en el puesto seis del Transición, con un total de 15 puntos, a cinco del líder, Unión La Calera.

Obligados a traer puntos desde el norte

Ñublense, en tanto, está obligado a sumar puntos en el partido ante el elenco “santo”, pues de perder, y darse otros resultados desfavorables de parte de quienes lo acechan en la tabla del descenso, lo harían quedar a un peldaño de ser el candidato a bajar a Segunda Profesional, puesto que desde las dos últimas fechas tiene Cobresal.
“Que nos vaya bien, porque necesitamos con urgencia ganar y ya estar más tranquilos. No estar sufriendo más, pues estos meses han sido más complicados, que estamos ahí, que queremos salir del fondo y a veces no se puede. Ojalá que sea el despegue definitivo, y que de una vez por todas pensar en la parte de arriba y olvidarse de lo de abajo”, explayó el defensa central “diablo”, Hugo Bascuñán.

“Sentimientos encontrados”

Precisamente el central nacido en Antofagasta es otro de los jugadores que también tiene vínculos cruzados entre ambos elencos, pues antes de arribar al rojo, defendió los colores de San Marcos, también al mando de Emiliano Astorga.

“Un rival complicado, difícil, en una cancha donde es difícil jugar de visita, ellos ya están adaptados a lo que es el viento y el clima. Pero son ganables completamente (...) Obviamente que hay sentimientos encontrados de volver a jugar con ese club. Fue poquito el tiempo que estuve, pero gracias a Dios nos fue bastante bien, y en lo personal por lo menos dejé una buena imagen. Volver a encontrarse con amigos es bonito, pero ahora a defender los colores de Ñublense”, comentó el zaguero central de los “diablos rojos”.

Comentarios