Beneficios y dificultades que deja la lluvia en la agricultura local

Por: Claudio González 2017-11-02

Las últimas lluvias primaverales han favorecido los cultivos tradicionales como el trigo, remolacha y maíz, sin embargo, también preocupan sus posibles efectos en la producción de frutas.

De acuerdo a las mediciones realizadas por el Dirección de Meteorológica de Chile, el total a la fecha en la zona llega a los 826 milímetros y en un año considerado normal debieran caer 1058 mm de agua, por lo que aún existe un déficit de un 18 por ciento, pero la cifra puede reducirse en los próximos días en que se pronostican nuevas lluvias.

Los efectos en el sector agrícola de la zona si bien benefician, también se debe considerar la aparición de hongos u otras enfermedades relacionadas con el exceso de humedad en la fruticultura, en especial, en los cerezos y las viñas.

Para el ingeniero agrónomo del INIA Quilamapu, Cristian Balbontín, especialista en frutales menores, los impactos repercuten en la caída de frutos y en la eventual aparición de hongos.

“Hubo una acumulación térmica en el invierno, eso dio paso a que hubiera una abundante floración, sin embargo, las temperaturas de la primavera han sido bajas, lo cual ha retrasado los procesos tanto de cuaja, donde se forma el fruto como de crecimiento de frutos, por lo tanto, las precipitaciones de estas últimas semanas han afectado en el término de floración y cuaja y crecimiento de pequeños frutos, los cuales están muy sensibles, y hay condiciones que favorezcan la aparición de hongos y haya habido una caída de frutos, en lo que es cerezos, principalmente”, explicó el profesional a Radio La Discusión 94.7 FM.

El sector del secano es el más favorecido con estas lluvias manifiesta el dirigente agrícola de Ñuble Carlos González Mudfi, quien, además, destaca la mayor disponibilidad de agua en los tranques, lo que asegura el riego para el verano, sumando la acumulación de nieve en la alta cordillera.

“Nos viene sumamente bien esta agua, porque vamos acumulando más humedad para los meses venideros, así que ha sido muy bueno, también ha aportado mucha humedad en padreras. Ahora hay que estar preocupados de estas lluvias y temperaturas, y de los controles sanitarios correspondientes en los cultivos. En noviembre ya empiezan los llenados de granos de los trigos (…) hay mucha más nieve de calidad con respecto al año pasado lo que augura mayor disponibilidad de agua en los meses de verano, de hecho el tranque de Coihueco está en su plena capacidad.”, sostuvo.

De acuerdo al pronóstico de Meteorología de Chile, se anuncian lluvias hasta el día sábado 4 de noviembre.

Comentarios