Catastro de escuelas definiría sitios para ser enajenados

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 09:05 PM 2017-11-02

La Municipalidad de Chillán realizó un estudio de los títulos de propiedad de cada uno de los establecimientos educacionales que controla a través del Departamento de Administración de la Educación Municipal, Daem, con el fin de visualizar los usos que se les puede dar a los terrenos frente a eventuales cierres y fusiones.

Y los resultados obtenidos, a juicio de autoridades y ediles locales, es mejor de lo pensado, pues gran parte de los sitios en los que se encuentran emplazados las escuelas y liceos de la ciudad pertenecen precisamente al gobierno local.

La impresión que se tenía era que muchos les correspondían al Ministerio de Educación, lo que hubiera sido un factor que podría afectar cualquier decisión que hubiera querido adoptarse a nivel local sobre el destino final de los establecimientos.

Al contrario, plantea el jefe del Daem, Nelson Marín, la Municipalidad de Chillán en teoría tiene la capacidad de adoptar en el marco del respeto a la legalidad vigente, los usos que estime para las unidades educacionales.

Marín recalca que “este es un estudio que hizo el municipio a través de su dirección jurídica para determinar la propiedad y hay un porcentaje significativo de terrenos que son de propiedad del municipio”.

La autoridad educacional reconoce que uno de los terrenos que pertenece al municipio es el del Grupo Escolar en la intersección de Collín con Argentina, donde se había postulado la creación de un gran establecimiento, lo que está prácticamente desechado.

Desde el municipio chillanejo se reconoce que efectivamente realizaron un análisis pormenorizado de cada una de las unidades educativas, lo que dio como resultado estudios de título  que ahora les da seguridad jurídica frente a  cualquier decisión que sea adoptada.

La información que existe y que aún no es entregada a los concejales de manera completa plantea que la mayor parte de los recintos de la red de escuelas y liceos son del municipio y que solo un porcentaje menor serían del Ministerio de Educación.

Desde la entidad edilicia se comentó que efectivamente “hay terrenos municipales regularizados  en su oportunidad para el óptimo desempeño de las escuelas y otros que fueron objeto de traspaso por parte del ministerio” sin mencionar cuales corresponden a cada caso.

Lo que debe resolver el municipio y el Daem es si en la eventualidad que cierren establecimientos locales con aja matrícula, podrá darles un uso diferente al educacional. Y en este caso desde la entidad edilicia comentan que aquello dependerá “de las prohibiciones que permanezcan en los terrenos desde su traspaso al municipio”.

Venta a privados 

Otra temática tan relevante como aquella es si la municipalidad podrá vender terrenos que queden desocupados con el fin de que privados realicen proyectos inmobiliarios. 

En este caso la municipalidad podrá iniciar las gestiones de traspaso a privados con lo cual podría obtener ganancias importantes en algunos casos, “siempre y cuando no tengan prohibición de enajenar”.

La concejala Brígida Hormazábal, presidenta de la comisión Educación del Concejo Municipal, anunció que en la comisión fijada para el lunes 6 de noviembre solicitará oficialmente que el alcalde entregue el catastro desarrollado por el departamento de Jurídica.

La edil PS y presidenta del Colegio de Profesores, recalca que el documento debiera ser discutido e incluido como anexo en el nuevo Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal”.

Para los ediles se trata de un insumo básico que tendrá una relevancia impensada en el futuro y que debe ser discutido para aclarar las dudas existentes, como cuales terrenos tienen prohibiciones de enajenar.

La concejala, Nadia Kaik, agrega que hasta ahora conocen antecedentes generales del documento que es la base de decisiones relevantes para el futuro de escuelas y para el propio municipio, que a partir de él podrá incluso tomar la decisión de construir nuevas dependencias en terrenos propios sin tener que seguir arrendando.

Recalca que “en la medida que sepamos que los terrenos son nuestros podremos presentar proyectos para construir nuevos edificios para reparticiones municipales que están dispersas por la ciudad y por las cuales pagamos mucho dinero anualmente en arriendos”.

El concejal, Camilo Benavente, sostiene que entiende que los terrenos de las escuelas pueden tener otros usos pero refiere que la prioridad debe ser educacional o para asentar unidades municipales.

“Los terrenos municipales son muy valiosos, la plusvalía hoy subió con la instalación de la Región de Ñuble. En la eventualidad que tengamos terrenos disponibles en el futuro estos deben ser ocupados por dependencias municipales”, destaca.

Benavente agrega que una decisión de ese tipo “posee dos atributos, por un lado mejorar nuestro nivel de infraestructura que hoy está sobrepasada y descentralizar al tener algunas reparticiones en diversos sectores de la ciudad”.

El cierre y fusión de establecimientos educacionales de Chillán es una realidad que el gobierno comunal y Daem comenzaron a analizar seriamente a partir de este año, con la finalidad de implemantarlo desde el 2019.

Según un estudio externo que maneja el municipio, diseñado por la empresa Optimiza y entregado el año 2016, el Grupo Escolar se podría haber construido a partir del cierre de otros recintos. Además se sugerían las fusiones de las escuelas Israel y Rosita O’Higgins; El Tejar con Cardenal José María Caro; Amalia Saavedra con República de Portugal y el cierre de Quilamapu, cuya matrícula sería desplazada a Reyes de España.

Comentarios