[Editorial] Patrimonio de la Unesco

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:35 AM 2017-11-01

Hace pocos días se realizó en Quirihue la quinta versión del seminario nacional de patrimonio vitivinícola, que por primera vez se desplazó fuera de Santiago, en el cual se planteó con fuerza a los representantes de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) la propuesta de postular al Valle del Itata ante la Unesco para ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

En Quirihue se reunieron productores, profesionales y representantes del sector público, donde se analizaron los desafíos de la zona en un contexto marcado por la revalorización de la cepas patrimoniales y la oportunidad de posicionar al valle a nivel mundial, de la mano de características que lo hacen único, como su historia de cinco siglos que lo convierte en la cuna de la vitivinicultura de Chile, sus parras centenarias, las prácticas ancestrales de manejo de las vides que perduran hasta hoy y las particularidades geográficas y climáticas que han llevado a algunos expertos internacionales a denominarlo “la Toscana chilena”.

La idea, que surgió hace tres años al interior de la Asociación de enólogos y profesionales del vino para el Valle del Itata (Agepvvi), cuando la entidad gremial era encabezada por el enólogo Claudio Barría, ha ido madurando con los años, sin embargo, aún no se concretan pasos formales en el proceso de postulación. Debido a lo anterior es que la actual directiva de Agepvvi ha tomado este desafío como una bandera, y si bien advierten que el proceso de postulación y declaración formal puede tardar varios años, existe la voluntad de avanzar desde ya por ese camino, de hecho, ya anunciaron que trabajaran en conjunto con la Dibam en la organización de una serie de encuentros y charlas con el fin de recoger las distintas visiones que existen sobre el desarrollo del Valle, limitado actualmente por el rezago económico y social, y sumar a los distintos actores a esta iniciativa, en que la postulación formal debe ser realizada por el Gobierno de Chile.

De esta manera, el Valle del Itata se convertiría en el primer valle vitivinícola y en el séptimo bien cultural del país en ser declarado Patrimonio de la Humanidad, sumándose al barrio histórico de Valparaíso, Rapa Nui, Sewell, Humberstone, las iglesias de Chiloé y el sistema vial andino, lo que permitirá, además de reconocer el innegable patrimonio del Valle, salvaguardar aquellos lugares y actividades que hoy se ven amenazados por la emigración y el despoblamiento, por la expansión de las plantaciones forestales y por prácticas agrícolas no sustentables.

Asimismo, la declaración tendría un efecto positivo en el turismo a través de la visibilización internacional del destino, que hoy exhibe un bajo nivel de explotación pese a que existe un amplio potencial de crecimiento en el enoturismo y en el turismo rural, y donde ya se están implementando proyectos tanto públicos como privados, como la declaración de zona de interés turístico o el tren patrimonial, ambos por parte de Sernatur.

Sin embargo, esta apuesta exige el compromiso y el trabajo de todos los involucrados, de manera asociativa, con la participación activa de las autoridades, de la academia, de los viñateros, de las empresas y de los habitantes, en primer lugar, reconociendo esta riqueza patrimonial como propia, valorándola, protegiéndola y educando sobre la importancia de preservar este lugar extraordinario.

Comentarios