Proyectos acuícolas están atrasados y otros 2 en fase participativa

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 10:25 PM 2017-11-01

En diferentes estados de avance se encuentran seis millonarios proyectos de inversión que se planean instalar en cinco comunas de la Región de Ñuble.

Debido a lo invasivo que resulta territorialmente hablando la concreción de las iniciativas privadas, éstas no han estado exentas de críticas vecinales.

El principal cuestionamiento ciudadano apunta a la notable contaminación ambiental que implicaría ponerlos en marcha y, de hecho, han reafirmado su postura tajante de hacer lo posible por evitar que se instalen.

Proyectos acuícolas atrasados
Entre octubre y diciembre del 2015 la empresa Inversiones Pelícano ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de nueve proyectos acuícolas que funcionarían frente a las costas de Ñuble, los que meses después sumarían dos más hasta completar los 11.

Los proyectos consisten en la construcción y operación de centros de cultivo de salmones, cojinovas del norte, choritos y huiros, los cuales para hacerlos realidad se contempla la instalación de balsas jaulas en las comunas de Cobquecura, Trehuaco y Coelemu.

Los pescadores temen que con estos centros se contamine el rico sistema marino con materia orgánica y antibióticos, mientras que los empresarios turísticos advierten el riesgo que significa para su rubro la instalación de estos centros en una zona destacada por su valor natural, en la que a todas luces resalta el Santuario de La Lobería.

Uno de los requerimientos exigidos por el SEA para que la iniciativa siga su curso normal en su camino hacia una posible aprobación, fue que Inversiones Pelícano debía resolver todas las dudas técnicas planteadas en una DIA.

Si bien en septiembre del 2016 se venció el plazo para que el SEA comience la evaluación del documento, la empresa solicitó extender por un año más el tiempo, argumentando que era necesario debido a los numerosos estudios requeridos para contestar todas las observaciones.

Si bien octubre último fue el mes clave para el proyecto acuícola, el SEA decidió  aplazar por un año más la exigencia del DIA finalizado para su análisis, luego que la empresa solicitara una segunda prórroga a inicios de mes.

Con la nueva fecha, en octubre del 2018 Inversiones Pelícano debería entregar la declaración, de acuerdo a la información pública consignada en la página web del SEA. En rigor, el órgano de control deberá continuar con el procedimiento de evaluación de los proyectos una vez vencido el plazo de suspensión acordado.

Plantel porcino de Coihueco quiere mejorar desempeño
Doce años de continua y persistente contaminación de las aguas del río Cato y del ambiente respirable de la localidad de Bustamante en Coihueco, acusan los vecinos que habitan ese sector rural.

La dirigenta social de la comunidad, Lilian Saldías, explicó que al menos desde el 2005 vienen denunciando lo que ellos llaman “malas prácticas” en los procesos productivos del plantel porcino Santa Josefina de la Agrícola Veneto Ltda.

Denuncias ciudadanas formales ante la Secretaría Regional del Ministerio de Salud del Bío Bío y en la Superintendencia de Medio Ambiente, han efectuado en los últimos años los dirigentes vecinales de Bustamante.

En el caso de las más recientes fiscalizaciones del organismo de salubridad, los inspectores fijaron una serie de observaciones a la actividad de la empresa, los cuales deberán ser subsanados en este mes; de no cumplir con los pedidos y al ser visitados nuevamente, arriesgan nuevas multas.

De hecho, hasta el momento la firma suma casi una decena de penalidades derivadas de la Seremi de Salud, SEA y de la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

La página web del Sistema Nacional de Información de Fiscalización Ambiental (Snifa), revela que desde el 2013 se han efectuado 48 fiscalizaciones en el Plantel de Cerdos Santa Josefina-Agrícola Veneto de Coihueco, de los cuales ocho “terminaron con sancionatorio”, indica el portal de información pública.

Con el objetivo de superar las falencias que tienen durante su producción, Agrícola Veneto Ltda. presentó ante el SEA el proyecto: “Mejora del Desempeño Ambiental y Ampliación Plantel de Cerdos Santa Josefina”.

Actualmente la iniciativa se encuentra en fase de calificación y la dueña fue mandatada a desarrollar el proceso de participación ciudadana, etapa que oficialmente partió este martes y que se extenderá por 20 días hábiles, según explica el SEA en su resolución exenta.

El relleno que la comunidad de Chillán Viejo no quiere
A inicios de agosto pasado la empresa Inversiones y Servicios Inser S.A. ingresó por quinta vez al SEA su proyecto de relleno sanitario “Centro de manejo ambiental Ñuble Sustentable”.

Según el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), la iniciativa consiste en la construcción de un relleno sanitario en el sector Quilmo, 1,5 kilómetros al sur-poniente del cruce Ruta N-59 (camino a Yungay) con variante Cruz Parada, donde operó en la década pasada el relleno de Enasa.

El relleno estará habilitado para la disposición de 7.565 toneladas mensuales de residuos sólidos domiciliarios y asimilables, precisando que prestará sus servicios a las comunas de Chillán, Chillán Viejo y Cauquenes.

Desde este martes 31 de octubre se inició el proceso de participación ciudadana y, de acuerdo a las disposiciones del SEA, ya se tiene programado las dos instancias donde se socializará la iniciativa.

El próximo jueves 9 de noviembre se realizará una visita a las áreas de emplazamiento de las distintas partes, obras y acciones del proyecto propuestas en el EIA, recorriéndose el predio y las áreas de influencia del proyecto con la finalidad de verificar o descartar presencia de componentes ambientales y de medio humano. Asimismo, el titular del proyecto expondrá sobre los aspectos ambientales relevantes de su iniciativa a los organismos competentes.

Dicha reunión se llevará a efecto a las 11 horas en la localidad de Quilmo, sector rural de emplazamiento del proyecto.

Vigilantes
Las agrupaciones y colectivos ciudadanos de Cobqecura, Coihueco y Chillán Viejo aún mantienen la esperanza de que los proyectos no se ejecutarán.

Advierten que si bien éstos  tratan de presentarse con planes de mitigación que prometen un bajo impacto, temen que las millonarias inversiones afectará de manera irremediable el medio ambiente de las comunas.

Comentarios