“Adición de agua a vinos no se controla”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:25 PM 2017-10-28

“Chile no está controlando el agua exógena en vinos, Chile no está en condiciones de asegurar la calidad del vino que se exporta o que se vende en el mercado nacional, poniendo en riesgo la imagen de toda una industria que tanto ha costado, por la avaricia e irresponsabilidad de algunos”, afirmó la presidenta de la Coalición Nacional de Viñateros y dirigenta del Valle del Itata, Yenny Llanos, tras mostrar una carta del SAG en respuesta a una solicitud vía transparencia de la Asociación Gremial de Viñateros del Itata Prouva, en el que se indica que recién el 17 de agosto 2017 fue dictada la resolución que establece el método de análisis para detectar y medir la cantidad de agua adicionada a los vinos a través de una técnica reconocida internacionalmente.

Llanos precisó que esta técnica, al momento de dictarse dicha resolución, no se encuentra implementada en ninguno de los laboratorios autorizados por el SAG.

Y añadió que se suma a lo anterior que la metodología considera análisis de datos, para lo cual se hace necesario primero obtener muestras de uvas de todos los valles del país. “A la fecha, según nos informaron en la última reunión de la Comisión Nacional de Vitivinicultura de julio de 2017, solo se han tomado muestras de los valles de San Antonio, Leyda, Casablanca, Maipo y Colchagua. Así y según respuesta del SAG, habrá que esperar hasta la cosecha de 2018 y según presupuesto para seguir tomado muestras que permitan determinar el análisis de agua exógena en vinos para otros valles vitivinícolas del país, como el del Itata”.

La dirigenta advirtió que “estamos un tanto lejos de poder tener el control análisis de agua exógena de los vinos que Chile produce, lo cual consideramos un grave peligro e irresponsabilidad”, y lamentó que “el hecho de legalizar el 7% de agua en vinos el 2013, dio pie para el uso indiscriminado de este elemento, sin ningún control”.

Llanos recordó que en agosto pasado estalló una denuncia en Argentina, “en que se acusaba a los vinos chilenos de estar cortados con agua y de competencia desleal”. Mostrando recortes de prensa trasandino, la dirigenta de Portezuelo afirmó que “este tipo de escándalos no ayuda, y ha repercutido en alguna medida la imagen del vino chileno, ya que los productores argentinos presionaron para frenar las importaciones, entre ellas, un recurso de amparo debido a que en Argentina la ley de vinos no permite la adición de agua”. De hecho, sostuvo que solo cuatro países en el mundo lo permiten: Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Chile.

Adición de 7%
La productora recordó las críticas que han expresado contra la legalización de la adición de agua al vino, y respecto de la cual el ministro de Agricultura, Carlos Furche se comprometió a modificar en abril de 2016, en sesión de la comisión de Agricultura del Senado, “pero hasta aquí, no ha pasado nada”, dijo.

Llanos sotuvo que además, esta situación fue ratificada por el informe de la Fiscalía Nacional Económica en su investigación contra las grandes viñas por abuso de posición dominante, que envió oficios por este concepto  al Ministerio de Agricultura, al SAG y a Odepa.“La adición del agua al vino, es uno de los fraudes más antiguos”, concluyó la profesional.

Comentarios