$2.592 millones propios invierte el municipio en obras este año

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 08:10 PM 2017-10-27

A mediados de noviembre próximo podría empezar a usarse la bacheadora.

En rigor cualquier tipo de proyecto puede ser financiado con platas municipales.

Fondos de las arcas municipales que en total suman $2.592 millones ha invertido este año el gobierno comunal de Chillán, en la ejecución de obras de urbanismo y compra de maquinaria pesada para ser usada en faenas de la comuna, de acuerdo a la información entregada por la administración local.

Mejoramiento de espacios públicos, reposición de luminarias tipo led en reemplazo de antiguos focos de sodio en una veintena de puntos de la ciudad y la intervención de plazas, son solo algunos de los proyectos emprendidos por la administración de la capital regional de Ñuble.

Las iniciativas que más presupuesto demandó fue la construcción de tres canchas de pasto sintético para el fútbol amateur.

Se trata de los reductos ubicados en las poblaciones Arturo Prat, Vicente Pérez Rosales y Rosita O’Higgins, en los que se desembolsó $1.500 millones en la carpeta del campo, el cierre perimetral y para la reposición de los servicios higiénicos.

En cuanto a la conservación de zonas ornamentales y de aprovechamiento diario de la comunidad, la Casa Consistorial destinó aproximadamente $600 millones en la remodelación de infraestructuras como alumbrado público, asientos, juegos infantiles, entre otros, lo que ha significado la recuperación de miles de metros cuadrados de áreas verdes.

Compra de máquinas
La presencia de hoyos y desniveles en el pavimento de algunos sectores céntricos y periféricos de la comuna se han convertido en un dolor de cabeza, no solo para los que a diario deben transitar las arterias con desperfectos, sino también para el gobierno comunal que muchas veces no da abasto para la demanda que debe cubrir la cuadrilla municipal.

Los problemas viales de la comuna también se extienden al sector rural. Al menos 100 kilómetros de caminos de tierra tiene en la actualidad Chillán, según cálculos del propio alcalde Sergio Zarzar, quien admite que los inconvenientes se agudizan para los conductores en las épocas lluviosas.

Con el objetivo de mitigar el impacto negativo que producen estas carencias, la municipalidad compró una bacheadora para la reparación de hoyos dentro de la urbe y maquinaria pesada para restaurar tramos camineros de la periferia rural, además de camiones para ser usados en emergencias, todo por casi $590 millones (ver cuadro aparte).

Burocracia
Hasta julio pasado, el gobierno comunal mantenía una variada lista de proyectos elaborados y remitidos a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere). 

Las iniciativas sumaban 77 y en ellas se buscaban obtener recursos económicos para la realización de obras como el levantamiento de multicanchas y la reparación de establecimientos educativos de diferentes puntos de la ciudad, hasta la construcción de soluciones sanitarias de alcantarillado en la céntrica Población Brasil.

Pese a la gran cantidad de propuestas ingresadas, solo 15 tuvieron resolución y se encontraban en fases decisivas, representando el 19% del total.

La lentitud en el visto bueno de los proyectos y los largos procesos que se debe cumplir para que el Estado libere los dineros ha originado que incluso existan solicitudes chillanejas “durmiendo” en los archivos de la Subdere o el GORE desde el año 2011.

Ante esto, el municipio gradualmente ha ido considerando dentro de su presupuesto un ítem para realizar inversiones prioritarias y así paliar algunos inconvenientes de tipo urbano, vial, sanitario u otros que puedan estar surgiendo.

Desde el gobierno comunal informaron que, de acuerdo a cálculos generales, en 2016 se financiaron obras con recursos propios del orden de los $1.000 millones en trabajos como el techo del mercado y  la instalación de luces led, lo que asciende a un 39% de lo que en total se inyectó el presente año.

Gestión
Factores como la falta de recursos provenientes del Gobierno Regional (GORE) y la priorización o urgencia de los proyectos que se postulan a financiamiento externo son algunos de los que finalmente inciden para que las autoridades ediles decidan evaluar la posibilidad de financiarlos con platas de las arcas comunales.

En rigor, es posible abordar cualquier proyecto con dineros propios, pero existen montos de algunos que lo hacen inviable muchas veces; por ejemplo obras millonarias como la construcción del nuevo colector que implica una inversión de $9.000 millones; según mencionan desde la municipalidad.

Asimismo, recalcan que los fondos asignados este año solo implican la compra de materiales e insumos, descartándose así gastos en la ejecución de algunos trabajos, puesto que estos se hacen con cuadrillas y funcionarios municipales.

El jefe comunal, Sergio Zarzar, lamentó que la capital de la Región de Ñuble no tenga los recursos adecuados para poner en marcha sus iniciativas, por lo que destacó el esfuerzo de reorientación de recursos que están haciendo actualmente.

“Yo esperaba más del Gobierno Regional para una ciudad de la importancia regional y nacional que tiene Chillán(...), hay tanto que hacer, son tantas las necesidades, que aplicamos una economía de recursos para canalizar los dineros en la ejecución de proyectos que van en directo beneficio de la comunidad”, comentó.

A juicio del administrador municipal, Ricardo Vallejos, la ciudad actualmente está pasando por una buena salud económica, lo que le permite resolver una variada cartera propia de proyectos.

“Estamos ordenados en el tema económico. Estas son platas que se tienen de ingresos, además de los que en su momento el alcalde y el municipio ven que es necesario disponer para invertir”, explicó.

El funcionario público agregó que la holgura que muestra en los últimos años la Casa Consistorial posibilita disponer de un piso de casi $1.000 millones para obras de diversa índole en la comuna; incluso, este año la cifra de gastos municipales casi se triplicó.

Comentarios