PDA desfinanciado

Por: La Discusión Fotografía: Fernando Villa 2017-10-27

Cuando se trata de la contaminación atmosférica que afecta a Chillán y Chillán Viejo, a menudo los anuncios han contrastado con la frustrante inexistencia de los hechos, mientras la ciudadanía ve frustradas sus expectativas de contar con una política pública que aborde de forma integral el problema. 

Lo conocido esta semana respecto del financiamiento para 2018 del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de la intercomuna, se enmarca en esta constante donde la ciudadanía ve que la supuesta voluntad oficial para hacer cumplir la política pública, en este caso las dos medidas estructurales -el recambio de estufas y la aislación térmica de viviendas- tiene solo un valor relativo. 

La primera es responsabilidad del Ministerio de Medio Ambiente, la segunda de Vivienda y Urbanismo, y sobre ambas el proyecto de Presupuesto de la Nación que se discute en el Congreso es ambiguo y lleva a pensar que no estarían financiadas el próximo año. 

Hasta ahora el desarrollo de ambas medidas ha sido decepcionante. El recambio de estufas considera la entrega de 20 mil subsidios en el lapso de una década, no obstante, desde el 28 de marzo de 2016 solo se han entregado formalmente 1.149 y el 2017 cerrará con un total de 895 aparatos de calefacción reemplazados.

Lo mismo ha ocurrido con los subsidios para aislación de viviendas, donde la promesa también es de 20 mil, en un plazo de 10 años. Sin embargo, en el año dos de implementación, solo presenta una concreción física del 1,72%. De acuerdo a las cifras entregadas por el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) Ñuble, hasta agosto de este año se habían terminado de incorporar 344 casas, correspondiente al 30% de los 1.149 subsidios entregados en el contexto de los llamados a postulación del año 2016.

Pero no solo el “austero” Presupuesto 2018 es una amenaza para la buena marcha del plan que tiene por misión mejorar la calidad del aire que respiramos.

Actualmente, el Ministerio de Medio Ambiente (MMA) está realizando las últimas gestiones de la elaboración del PDA del Concepción Metropolitano (Concepción, Coronel, Chiguayante, Hualpén, Hualqui, Lota, Penco, San Pedro de la Paz, Talcahuano y Tomé) y tiene previsto entregar, en una década, 15 mil subsidios para el recambio de estufas, además de 20 mil para el programa de aislación térmica de viviendas. 

Lo anterior, obligaría a la jefatura regional del MMA a reorientar los recursos que ya son insuficientes y que coincidirá con la separación oficial de Ñuble, lo que augura un escenario aún más restrictivo para la capital de la nueva región y un nuevo desencuentro entre lo proyectado y lo que realmente se concreta. 

En un tema de tanta trascendencia como éste, el actual Gobierno ha tenido la oportunidad de marcar diferencia respecto de administraciones anteriores. Sin embargo, ha carecido de la voluntad y capacidad ejecutiva que también le faltaron a sus antecesores.

 

Comentarios