Cuando ganar se transforma en un verdadero parto

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno6 2017-10-26

Luis Landeros, técnico de Iberia, le “sacó la foto” a Ñublense cuando lo espió en Chillán.

“Es un equipo equilibrado, con un buen dispositivo defensivo, y que tiene paciencia”. Así, con diplomacia, describió el entrenador de los angelinos el sello futbolístico del elenco de Emiliano Astorga.

En palabras simples, Ñublense es un equipo “defensivo”, que sufre para llegar al gol y ganar. Y lo dicen los números de su decepcionante campaña.
El cuadro chillanejo es uno de los tres elencos del torneo que menos goles ha marcado en el campeonato. 

Deportes Valdivia, el colista de la tabla acumulada del descenso, ha anotado apenas siete  goles en 12 fechas, mientras que Ñublense y San Felipe, también cercanos al infierno, asoman solo con nueve festejos.

“Lo importante es que al menos el equipo está poniendo ‘huevos’ y jugando así nos alcanzará para tener más buenos resultados que derrotas”, argumentó Luciano Gaete, tras marcar el agónico gol del empate frente a Barnechea.

Le cuesta llegar al gol

Ganar se ha transformado en un parto para los “diablos rojos”, que no se abrazan hace cuatro fechas. Es más, los últimos tres partidos lograron empates agónicos cuando la derrota parecía sentenciada.

Frente a Arica, Ignacio Ibáñez anotó la igualdad en el último minuto de descuento tras pase de Varas. Contra Santiago Morning, el propio Varas, con mucha fortuna, decretó el empate a seis del final con un zapatazo que se desvió en la espalda de un zaguero del “Chago” Morning.

Y en Barnechea, un grosero error del portero Jorge Manduca permitió el empate de Luciano Gaete.

Ñublense es el cuarto equipo del campeonato de Transición que menos victorias ha alcanzado. Solo tres triunfos. Dos de local, frente a Cobreloa y Rangers, y uno de visita ante Valdivia. Luego cierran la tabla de los menos ganadores, Rangers, San Felipe y Valdivia, todos con apenas dos triunfos.

La deficiencia creativa y la conservadora convicción táctica de Astorga explican la baja producción goleadora del Rojo. Para llegar al gol, el equipo de Astorga, que enfatiza en el orden defensivo, ha apelado a lanzamientos de distancia que han tenido la complicidad del rival (empate ante S. Morning y Barnechea), la penetración de Ignacio Ibáñez (gol ante Arica), el oportunismo tras rebotes (dos de Gatica y uno de Varas) y la pelota parada (cabezazo de Rojas).

Comentarios