Traspaso de Competencias incluirá a la Región de Ñuble

Por: Isabel Charlin Fotografía: Subdere 09:15 AM 2017-10-26

Listo para ser despachado y votado en las salas del Senado y la Cámara de Diputados quedó el proyecto de Fortalecimiento de la Regionalización, más conocido como “Traspaso de Competencias”, uno de los requisitos para que debute en 2020 la elección directa de gobernadores regionales (actuales intendentes), ley promulgada en diciembre pasado.

La comisión mixta que debió zanjar las diferencias surgidas entre ambas cámaras durante la tramitación aprobó el martes pasado la iniciativa, que forma parte de la Agenda de Descentralización, quedando en condiciones de ser despachada.

El subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, se manifestó conforme con la aprobación del proyecto, “porque en lo sustantivo, contamos con un apoyo mayoritario”.

Pese a ello, la autoridad reconoció que “este es un proyecto que despierta diferencias, ya que hay distintas visiones que son muy entendibles y legítimas, que se manifestaron en la discusión de ciertos aspectos de la normativa”.

Agregó que lo importante de la iniciativa es que establece un mecanismo para el traspaso de competencias que van a recibir los gobiernos regionales -entre ellos, Ñuble, que debuta el próximo 5 de septiembre- y crea otras nuevas facultades y ámbitos de gestión.

La autoridad destacó, entre los aspectos que aborda la normativa, el procedimiento que le permite al Presidente de la República transferir nuevas competencias y servicios públicos, o que estos sean solicitados al Ejecutivo por el gobernador regional, con acuerdo del Consejo Regional.

El subsecretario Cifuentes resaltó el hecho que el Estado de Chile seguirá siendo unitario, aunque descentralizado. 

“Aquí no hemos planteado jamás un modelo federal o de otro tipo. Lo que buscamos es que este Estado unitario sea descentralizado, y para que eso ocurra, debe haber un gobierno central fuerte y gobiernos regionales fuertes. Por lo tanto, aquí va a haber una nueva relación entre los gobernadores regionales y el Presidente de la República, para que puedan dialogar y decidir qué ámbitos competenciales va a tener cada uno”, afirmó.

Incorporación de Ñuble
Hasta su paso por la comisión mixta, el proyecto original no contemplaba a la Región de Ñuble, pues esta se aprobó después que comenzó a analizarse la iniciativa en el Congreso.

“Estamos terminando esta ley que establece el traspaso de competencias a los gobiernos regionales, y en los artículos que corresponde, hemos incluido a la Región de Ñuble como una realidad, algo que no estaba considerado inicialmente, puesto que no existía la Región de Ñuble”, sostuvo el senador, Felipe Harboe, quien participó de la comisión mixta.

Respecto de los beneficios que podrá gozar el nuevo territorio con esta nueva ley, el senador destacó que serán varias las competencias que se traspasarán.

“Podremos determinar los planes regionales de ordenamiento territorial, como también los planes regionales en materia de bordes costeros. Son muy buenas competencias que tendrá Ñuble, por lo que es importante sacar definitivamente adelante este proyecto”, añadió Felipe Harboe.

Principales contenidos:
Entre los principales aspectos que aborda el proyecto de ley están la posibilidad de proponer un procedimiento para la transferencia de competencias; se modifica la estructura administrativa de los gobiernos regionales, creando tres nuevas divisiones: Fomento Productivo e Industria; Desarrollo Social y Humano, e Infraestructura y Transporte; se crea el cargo de Administrador Regional y una Unidad de Control, y se establece la administración de áreas metropolitanas en aquellas conurbaciones que sumen más de 250 mil habitantes. En estos casos, previa dictación de un Decreto Supremo que las constituya como tales, el gobernador regional y los alcaldes de las comunas involucradas podrán abordar y solucionar problemas comunes, tales como los de movilidad urbana o transporte público, disposición final de la basura domiciliaria, etc.

También se podrá disponer y regular la obligatoriedad de los Convenios de Programación; se fortalecen las facultades de fiscalización del Consejo Regional; se elimina la denominación numérica para las regiones; y como ya lo adelantó el senador Harboe, se confiere a los gobiernos regionales la facultad de elaborar y aprobar un Plan Regional de Ordenamiento Territorial, con carácter vinculante y obligatorio; y de proponer un Proyecto de Zonificación del Borde Costero de la región al Ministerio de Defensa.

Comentarios