Región de Ñuble y descentralización fueron temas en debate

Por: Isabel Charlin Fotografía: AGENCIA UNO 2017-09-28

Los ocho candidatos presidenciales debatieron por primera vez en el Salón de Honor del Congreso.

Tibio fue el comienzo del primer debate presidencial en que estuvieron presentes los ocho candidatos a La Moneda, organizado por la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y transmitido por UCV TV y diversas plataformas digitales, incluida www.ladiscusion.cl.

Preguntas personalizadas a cada candidato y respuestas “aprendidas”, que a veces venían al final, después de haber enviado algún mensaje a los electores, o plantear derechamente una agenda propia; dieron paso en una segunda ronda de preguntas a temas más de fondo, que dieron pie a que los candidatos se interpelaran entre sí y surgieran las primeras diferencias.

Constantes fueron los emplazamientos de Marco Enríquez-Ominami (PRO) hacia Sebastián Piñera (Chile Vamos) y Alejandro Guillier (La Fuerza de la Mayoría), en una clara estrategia de acercarse hacia quienes lideran las encuestas.

José Antonio Kast (independiente), también encaró a Guillier, pero especialmente, a Beatriz Sánchez, por el conflicto mapuche, tema que ha estado en la agenda durante las últimas dos semanas.

Descentralización
Si bien no fue un tema que abordaran todos los candidatos, la descentralización, e incluso, la creación de la Región de Ñuble, estuvieron presentes en el debate.

Fue al candidato Marco Enríquez-Ominami  a quien le preguntaron su opinión respecto del surgimiento de nuevos territorios y de las macrorregiones.

“Sí a la Región de Aconcagua, sí a la Región de Ñuble. Pero no hagamos trampa. La región que le hace el peso a Santiago, que es más del 8% del PIB, es esta (Valparaíso), y esta región, si la dividimos en dos, cosa que suena sensata, tiene un problema: Santiago representa más del 40% del PIB. Por lo tanto, yo propongo sí, pero también dividiendo Santiago. La Región Metropolitana no puede ser un país dentro de Chile. Si hay más regiones, Santiago también”, respondió el candidato del PRO, a quien le insistieron en la pregunta: ¿Más fraccionamiento o mayor descentralización?

“La descentralización es de tres tipos: política (plebiscitos regionales; fiscal (que las empresas paguen sus patentes en las regiones) y traspaso de competencias, que actualmente está en el Congreso”, añadió Enríquez-Ominami.

En cuanto a la descentralización, Alejandro Guillier sostuvo que en regiones “estamos cansados que las decisiones sean tomadas por una cúpula en Santiago.

Eso para las regiones es una desgracia, como si nosotros no tuviéramos capacidad. Soy partidario de la descentralización en la toma de decisiones, con competencias para los gobernadores elegidos por voto popular y fiscalizados por cores realmente empoderados; de impuestos regionales lo que no significa que estos aumenten, sino que cambie la estructura tributaria, de manera que parte de la riqueza quede en nuestras comunas, en nuestras regiones”, arguyó.

Carolina Goic (DC), también planteó una de sus propuestas: que los seremis sean elegidos por los intendentes (futuros gobernadores regionales), y no por los ministros.

“Yo planteo cambiar el eje del poder. Hoy, de una terna que presenta el intendente, elige el ministro, y yo pienso que debe ser al revés. Se trata de cambiar la mirada de nuestro país, si queremos crecer, debemos romper el centralismo, y necesitamos tener una mirada distinta desde las regiones”, manifestó.
Alejandro Navarro (PAIS), fue otro de los candidatos que se refirió a los desafíos de las regiones. “En el Senado hay 38 senadores, y 34 son de regiones.

La verdad es que la lucha contra el centralismo ha sido débil, hay una necesidad de fortalecer las regiones, la suma de las regiones es mayor que el todo, más que el país. El compromiso que hoy debe haber debe ser real, el discurso regionalista me enferma, yo estoy por las acciones regionales”, sostuvo.

Puntos álgidos
Uno de los momentos tensos del debate ocurrió cuando ME-O emplazó a Sebastián Piñera por los dichos de una de las candidatas a diputada de su sector, Loreto Letelier, quien responsabilizó a las víctimas del Caso Quemados, de haberse quemado por portar elementos incendiarios.

Sebastián Piñera respondió que Letelier “cometió un error”, dado que la justicia determinó que “en este caso, algunos personeros de las FF.AA. y orden chileno habían cometido el crimen atroz que se cometió contra Gloria Quintana y su compañero que murió”.

También, al preguntársele sobre los cómplices pasivos de la dictadura, y la presencia de algunos de ellos en su anterior Gobierno, sostuvo que “el hecho de haber participado en el gobierno militar no es ningún pecado. La única forma de evitar que se repita es que exista conciencia de que la defensa irrestricta de los DD.HH. es en todas las circunstancias y que nada lo justifica”, dijo.

El conflicto mapuche, en tanto, enfrentó a Beatriz Sánchez (Frente Amplio) y a José Antonio Kast. 

“Si seguimos repitiendo las mismas fórmulas de los últimos 20 años no vamos a tener resultados distintos. La ley antiterrorista es muy ineficaz, ha habido 100 procesados y un solo condenado”, afirmó la candidata, a lo que Kast respondió: “lamento que Beatriz Sánchez esté del lado de los terroristas y no de las víctimas”.

Comentarios