Cae estafadora buscada en más de siete ciudades

Por: Felipe Ahumada Fotografía: PDI 07:30 PM 2017-09-27

Fue el 22 de mayo último que la Brigada de Delitos Económicos (Bridec) de la Policía de Investigaciones de Chillán recibió formalmente la orden de detención en contra de Rosa Barra Soto, de 50 años, una mujer domiciliada en Coihueco para esa fecha, sobre la que actualmente hay más de siete órdenes de aprehensión emanadas por la misma cantidad de tribunales del país.

La razón detrás de la intensidad con la que se buscaba a esta mujer es  los más de $120 millones que totalizan las diversas estafas que cometió en contra de personas, en su mayoría de la tercera edad o de baja escolaridad, haciéndose pasar por funcionaria de la Corfo, y por lo tanto, asegurar ser la encargada de aprobar los créditos para diversos proyectos y beneficios.

Las denuncias se repiten en Chillán, Concepción, Cabrero, Talca, Santiago, Viña del Mar y Concón, entre otras localidades aún no precisadas por la PDI.

El martes reciente, cuando se cumplía un poco más de cuatro meses de emanada la orden de detención, personal de la Bridec de la PDI de Concepción logró dar con ella y la arrestaron.

“Se la logró ubicar en el sector céntrico de Concepción, cerca de uno de los tantos domicilios en los que ella estuvo viviendo en los últimos meses, y se le detuvo en la vía pública. No hubo ningún tipo de contratiempo para realizar el procedimiento. Ella estaba plenamente consciente del porqué estaba siendo llevada al cuartel”, explicó el comisario Christian Hernández, jefe de la Bridec Concepción, y ex Brigada de Homicidios de la PDI de Chillán.

Hernández aclaró que “su captura no fue fortuita, no es que los funcionarios se hayan encontrado con ella en la calle, sino que se le estaba haciendo seguimiento en las inmediaciones, porque como ella estaba al tanto que se la buscaba en las más de siete ciudades donde hay denuncias en su contra, constantemente cambiaba de dirección y nunca permanecía mucho tiempo en ninguna de ellas”.

El modo de operar
Conforme a las indagaciones realizadas por la PDI, la mujer visitaba a personas de clase media baja, o de la tercera edad, de quienes había obtenido la información que estaban en busca de créditos para diversos proyectos.

Una vez contactados, les exhibía una serie de documentación falsa y tras varias reuniones, establecía el nivel de confianza suficiente como para comenzar a pedirles adelantos y dinero para la realización de inexistentes trámites, desapareciendo con el dinero.

Fue gracias a una denuncia hecha esta semana por un adulto mayor afectado en Concepción que la PDI logró hacerse de la información necesaria para dar con su última residencia.

“Como PDI queremos hacer un llamado a las personas para que sepan que nunca ningún funcionario público les va a solicitar dinero y menos en sus propias casas. Esto también corre para trabajadores de municipalidades o policías. Esta es una forma de estafa que se ha ido repitiendo y afecta mucho a personas mayores”, advirtió el comisario.

Tras controlarse su detención en el Juzgado de Garantía de Concepción ayer, se espera que hoy sea formalizada en el Juzgado de Garantía de Chillán por el fiscal de la causa, Mauricio Mieres.

Comentarios