La lucha de un menor de San Ignacio contra una rara enfermedad

Por: Susana Núñez Fotografía: Gentileza Paloma Moreno 2017-09-27

Con cuatro años, Mateo Torres Moreno, ha tenido que enfrentar la crudeza de una rara enfermedad que ataca su corazón y sus pulmones.

Cuando tenía solo dos años y nueve meses el menor sanignacino sufrió tres infartos y su estado de salud empeoró. Fueron muchos exámenes y análisis para poder llegar al diágnostico de su patología, una hipertensión pulmonar idiopática en etapa 4, cuyos síntomas suelen confudirse con otros males, más aún, cuentan sus padres, cuando la experiencia médica en estos casos es escasa.

En la actualidad, Mateo se encuentra conectado a una máquina para poder respirar y son nueve los medicamentos que requiere cada mes para poder vivir. Una caja de éstos puede llegar a costar 3 millones de pesos, sin embargo, por ser una enfermedad rara el sistema de salud cubre las medicinas más costosas y el resto deben ser cancelado por sus padres que desembolsan 300 mil pesos para la atención de Mateo.

Sus padres han agotado todos los recursos por mejorar la condición del niño, incluso enviaron los antecedentes a España en la búsqueda de un mejor tratamiento. Los costos de los medicamentos, de las hospitalizaciones y de las atenciones han llevado a su familia a vender la casa para poder pagar lo necesario para el bienestar de Mateo.

“Esta enfermedad lamentablemente no tiene cura, es terminal y se puede salvar solo con un doble trasplante, un corazón y un pulmón, tiene la misma patología que tenía la joven Jacinta Zañartu. Este caso es así de extremo, con la diferencia que Mateo tiene cuatro años y no le da la edad para el trasplante, porque su corazón está súper dañado. Tendría que tener sobre 10 años para poder preparalo”, comentó su madre Paloma Moreno a LaDiscusión.cl

Han sido años díficiles y dolorosos para la familia, sin embargo, no pierden la fe en un mejor futuro para Mateo, quien ha pasado estos meses en su hogar en San Ignacio y cada seis debe viajar a Chillán a sus controles en el Hospital Herminda Martín.

“Aquí estamos con él luchando cada día con sus limitaciones de no poder ir al colegio, no puede hacer la vida de un niño, está todo el día sentadito, mira por la ventana es lo máximo que hace. A nivel país es complicado, porque no hay más casos, dentro del hospital Roberto del Río era el único. Yo mandé documentanción a España y hablé con unos médicos que hacían unos implantes en la arteria pulmonar, que se va estrechando, y en ese proceso estamos, pero llevarlo, por la altura y el viaje, no aguantaría”, detalló.

A pesar de las dificultades, Paloma Moreno no pierde el sentido del humor y cuenta que Mateo es su “paciente favorito”, ya que tuvo que dejar de trabajar como técnico paramédico para poder cuidarlo junto a su marido Cristian, además de los dos hijos, de 18 y 12 años.

La familia se manifestó agradecida con las personas que han apoyado a su hijo, especialmente, con el equipo médico del hospital Roberto del Río.

"Excelente atención, fueron y hasta ahora son nuestra mayor ayuda, especialmente, la doctora Cruz Barros, el cardiólogo Daniel Aguirre y la pediatra Sánchez", finalizó.

Quienes desean ayudar con el tratamiento de Mateo se pueden comunicar al +56 979410706.

 

Comentarios