[Editorial] La oportunidad china

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 07:25 AM 2017-09-26

La gira realizada la segunda semana de septiembre por una delegación regional encabezada por el intendente Rodrigo Díaz a China, da cuenta del buen momento de las relaciones entre ambos países, pero sobre todo ratifica el trabajo realizado durante esta administración para estrechar vínculos comerciales y de cooperación cultural y académica entre el gigante asiático y la Región del Bío Bío. 

Esta gira fue la tercera desde que se firmó un convenio entre la provincia china de Hubei y la Región del Bío Bío, en octubre de 2014. Tres años después, el número de privados creció a 45 empresas -de Concepción, Bío Bío, Arauco y Ñuble- y la misión evolucionó hacia las ruedas de negocios, la firma de acuerdos de colaboración y la promoción.

Bajo el paraguas de Chile Week en China, la Bío Bío Week se desarrolló en Wuhan, una ciudad de 7 millones de habitantes, capital de la Provincia de Hubei (30 millones de habitantes), ubicada en la zona central de China y actualmente la región que exhibe el mayor dinamismo económico, con tasas de crecimiento de 11% al año.

Poniéndola en contexto, Hubei es hoy la máxima expresión de los cambios sociales y económicos que está registrando la sociedad china, con un fuerte aumento del poder adquisitivo en los sectores medios y una alta demanda de productos importados, especialmente alimentos de calidad, razón por la cual la Región de Ñuble, por su vocación productiva, tiene una innegable oportunidad de ser un proveedor importante para dichos consumidores.

Actualmente, las mejores oportunidades la tienen los frutales y vinos. Las cerezas están encumbradas a nivel de delicatesen, mientras que arándanos, kiwis y manzanas también son muy demandadas y obtienen altos precios. Los vinos del Itata, en tanto, ya comienzan a ser conocidos en nichos bastante exigentes y hay mucho espacio para crecer, pues los consumidores chinos aún beben solo 1,14 litros de vino al año.

Pero también hay que tener presente que la industria alimentaria es mucho más que fruta fresca, y la Región de Ñuble tiene la oportunidad de seguir avanzando en la agregación de valor a su producción, desarrollando productos para nichos específicos, pero también apostando por los alimentos elaborados y los ingredientes.

Sin embargo, como bien se pudo constatar durante la gira, hacer negocios en China requiere de tiempo para construir confianzas. El trayecto puede ser largo, pero el inicio del camino está en giras público-privadas como ésta, que justamente comienzan a dar frutos por el esfuerzo sostenido en el tiempo. Interrumpir este trabajo por un cambio de Gobierno sería un error.   

Pero tan importante como el rol del Estado, es el compromiso real de los productores locales por aprovechar esta oportunidad, lo que implica en el caso de los pequeños y medianos, avanzar en tareas pendientes como la asociatividad, la certificación de la calidad y la trazabilidad, la adopción de tecnologías y conocer el mercado chino, de manera de dar respuesta a sus necesidades.

La Región del Bío Bío se puso como meta convertirse en una plataforma de negocios en Latinoamérica para China y tiene una alta probabilidad de lograrlo si sigue trabajando en esta dirección. Ñuble, en tanto, aparece como un socio estratégico para la concreción de inversiones y en un proveedor de alimentos de primera calidad. Las puertas de China están abiertas para la nueva región. Ahora es cuestión de atreverse. 

 

Comentarios