Ñublense da señal de unidad para salir del pozo

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Ñublense SADP 2017-09-26

La inédita postal cosechó diversos comentarios de apoyo en redes sociales. 

Minutos después de la batalla ganada en Valdivia, los jugadores de Ñublense se fotografiaron abrazados, unidos, felices y fortalecidos en el camarín.

“Todos somos uno. Feliz regreso a casa”, posteó en su muro de Facebook el aguerrido volante de corte, Luciano Gaete, confirmando que en medio de la lucha por zafar del descenso los “diablos rojos”  se comprometieron a bregar unidos por un solo objetivo.

“Lamentablemente por los resultados anteriores se especuló por ahí que el camarín estaba dividido, que habían problemas internos, pero con esta fotografía queremos demostrar que estamos unidos y comprometidos con la causa. Esperamos seguir por la misma senda”, confesó el portero Sebastián Contreras.

“Yo sé que siempre se dirá esto cuando el equipo no gana, es entendible, lo hablamos en el grupo, con Lucho Flores, Varas, Sebastián, porque no sé de dónde inventan cosas.  Buscan conflictos donde no los hay, pero estamos claros que no es así, el grupo está más unido que nunca y las cosas van a cambiar”, comentó Hugo Bascuñán.

“El grupo está fuerte, unido, porque cuando no se puede jugar bien, hay que poner lo otro. Tenemos plantel para estar más arriba”, acotó el argentino Matías Arrúa, quien reveló que volvió a inyectarse el tobillo derecho para jugar en Valdivia.

El técnico Emiliano Astorga destacó el coraje de sus dirigidos. “Hicieron un gran esfuerzo. Terminaron agotados, algunos con los ojos hinchados, golpeados, este triunfo remece mucho en lo anímico. Cada partido hay que jugarlo así, como una final”, comentó el DT que ahora aspira a ganar los tres duelos que restan de local ante La Serena, Santiago Morning y Puerto Montt.

Rojas: incómodo
Uno que lo está pasando mal es José Antonio Rojas. El capitán perdió la titularidad y reconoce que no ha sido fácil asumir la suplencia. El domingo ingresó, pero como volante de contención, posición que no le acomoda.

“Me siento incómodo, pero así es el fútbol y hay que tratar de asumirlo y aportar en lo que uno pueda. No me acomoda ser volante de contención, pero lo importante era ayudar al equipo. No estoy acostumbrado a estar en la banca, pero hay que asumirlo rápidamente”, confesó.

Comentarios