La evaluación de Lorena Vera a un mes de su nombramiento como delegada

Por: Isabel Charlin 11:35 AM 2017-09-24

Un mes y tres días han transcurrido desde que la Presidenta, Michelle Bachelet, oficializara el nombre de la exgobernadora, Lorena Vera Arriagada, como delegada presidencial para la instalación de la Región de Ñuble. Cinco semanas que han estado marcadas por tres hitos para la autoridad: lograr conformar su equipo de trabajo (lo cual aún está pendiente), instalar la delegación propiamente tal (ya tienen sede oficial, ubicada en Constitución 288, Chillán); y quizás lo más importante y complejo, comenzar a sentar las bases de lo que será su trabajo y recopilar la información necesaria para ello, coordinando acciones con la Subdere, los ministerios y el Gobierno Regional del Bío Bío.

Quizás el principal escollo que ha encontrado ha sido no poder contar desde un principio con los seis funcionarios que la ley le permite, para desarrollar su trabajo. Si bien se trata de funcionarios de planta de los propios organismos que deben ser reasignados, las presiones a nivel partidista para incluir nuevos nombres al grupo de trabajo no han sido menores. Actualmente, la delegada solo cuenta con el respaldo técnico del jefe de la División de Desarrollo Regional de la Subdere, Rodrigo Suazo; y del profesional del GORE Bío Bío, Pablo San Martín, apoyo no menor si se tiene en cuenta que en octubre debe comenzar a liderar políticamente el proceso de instalación, con una nutrida agenda de reuniones, que incluirá a diversos actores locales.

Por ello admiten desde el interior del oficialismo, es vital que Lorena Vera logre conformar un sólido equipo que no solo sea de su confianza, sino que además, muestre solidez en lo técnico, para que ella pueda abocarse a la tarea de difundir el proceso y aunar posiciones. La independencia con que pueda actuar la delegada en los próximos meses será esencial, también, porque habrá presión para dejar “amarrada” la mayor cantidad de cargos posibles, antes del cambio de Gobierno. Será ella la llamada a poner paños fríos y anteponer el éxito del proceso, por sobre los intereses partidistas. 

La oposición estará expectante ante cualquier error o falta de liderazgo al respecto. Ya anunciaron que no tolerarán -al igual que otros actores del territorio- el cuoteo y el amiguismo a la hora de llenar los cargos. Por ello, la pericia que demuestre la delegada presidencial a la hora de manejar la situación y dejar contentos a todos, podría marcar la diferencia entre un proceso de instalación fallido, que a mitad de camino partirá de cero; y uno sólido, continuo, llevado a cabo por todos, y liderado por alguien que buscará preservar el desarrollo de la nueva región, por sobre los intereses particulares.

Darle forma al proceso

- A un mes de su designación. ¿Cuál es la evaluación que hace respecto de lo avanzado hasta ahora?

- Ha sido un período intenso, y tiene que ver con lo rápido que ha corrido el mes. Los avances se han centrado básicamente en iniciar el trabajo de diagnóstico de necesidades con los respectivos ministerios y servicios, de tal manera de tener claridad respecto de la realidad que tenemos y los requerimientos para instalar la región. A la vez, estamos delineando cómo llevaremos adelante el proceso. No porque exista la ley, todo el mundo está enterado de cómo es y qué va a ocurrir, por lo tanto, mucho de este trabajo tiene que ver con entregar información, con explicar de qué se trata, darle forma al proceso y con involucrar no solo por normativa, sino con voluntad, para que las cosas ocurran y ocurran bien. Ése ha sido mi trabajo durante este primer mes, que no olvidemos, ha ido de la mano del proceso de instalación de la propia delegación, que es un aspecto bastante más doméstico, pero no menos importante. 

- ¿Se podría esperar que a partir de octubre comience una etapa más política de su cargo, con reuniones con distintos actores?

- Sí, ése es mi objetivo. De hecho, tengo una lista importante de reuniones que están a la espera con distintos actores, y espero poder comenzar a ejecutarlas la primera semana de octubre. Tal vez algunas pueda adelantarlas para la próxima semana.

- ¿Su equipo de trabajo ya está conformado?

- Estamos en proceso todavía. Todavía somos pocos, estamos en proceso de trabajo con el Gobierno Regional, que es el que de acuerdo a la normativa, debe proporcionar una parte importante del equipo, que debe conformarse con hasta seis funcionarios de la planta del Gobierno Regional.

- ¿A ellos podría sumarse la contratación de alguien externo cuyo perfil sea requerido?

- Sí, por supuesto, lo estoy evaluando. Pero es algo que tiene que ver claramente con lo que el intendente está analizando al interior del Gobierno Regional.

Comentarios