[Editorial] Temporada invernal

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:55 AM 2017-09-21

Con más de 80 mil tickets vendidos durante la temporada de esquí 2017, Nevados volvió a alcanzar cifras equivalentes a los mejores años de la concesionaria que desde 2008 controla las Termas de Chillán. El número, entregado antes de Fiestas Patrias está muy cerca del récord de 90 mil tickets registrado en 2014 y confirma que tanto el predio perteneciente a Chillán como el Valle Las Trancas, constituyen el principal atractivo turístico de la Región de Ñuble y también del Bío Bío. De hecho, se trata del único destino de carácter internacional de ambas regiones, que reporta importantes dividendos no solo a los empresarios hoteleros y gastronómicos de la zona cordillerana, sino que también a otros actores de los rubros comercio, servicios y transporte. 

Tres factores explicarían los positivos números de la temporada que concluye. Primero, que a nivel nacional se ha instalado la idea -correcta por lo demás- de que las condiciones de nieve son bastante superiores a otras localidades del país. De hecho, este año su abundancia fue clave en el aumento de visitantes durante una temporada que aún no termina (el cierre está previsto para el 9 de octubre), y todo indica que el cambio climático acentuará este fenómeno en los próximos años. 

Un segundo factor tiene que ver con una acertada estrategia de marketing e información de su oferta, pero sobre todo con mejoras sustantivas en la atención, donde la  concesionaria está cosechando los frutos de una mayor profesionalización y estabilidad de su personal.  

Por último, este año se observó un mayor flujo de turistas nacionales y extranjeros, principalmente de Santiago y Brasil, lo que tiene que ver con la consolidación de un sostenido trabajo de promoción y post venta en ambos mercados. 

Empresarios y operadores han entendido muy bien que la clave es que el servicio que prestan cumpla con los más altos estándares, de manera que cada turista se vaya con el deseo de volver y recomendar la zona, lo que contrasta con el entendimiento de otros desafíos, más complejos de evaluar, pero que son de tal importancia que comprometen el futuro de la actividad. 

Nos referimos a la sustentabilidad ambiental, a cómo manejar la carga que impone el crecimiento en los flujos de visitantes, tema que le compete al concesionario del dominio esquiable, a los empresarios de las Termas y Las Trancas, como a las autoridades regionales y locales. 

Es aquí donde el emprendimiento, las inversiones y el desarrollo de infraestructura de la cordillera de Ñuble muestran su cara menos amable al degradar el medio ambiente y dañar su calidad turística, corriendo el riesgo de entrar en una espiral negativa que podría dañar seriamente un sitio de extraordinario valor natural. 

Resulta evidente, entonces, que una planeación estratégica para el desarrollo sustentable de este territorio debe ser prioridad para las autoridades y empresarios de la nueva región. Es de esperar que se comprenda el impacto positivo que la planificación de largo plazo tiene para un destino turístico de clase internacional como éste, y se inicien las acciones tendientes a su concreción cuanto antes.

Comentarios