“Cuidado con el perro”: ahora los están robando

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:15 PM 2016-04-13

Según el capitán de la 2ª Comisaría de Carabineros de Chillán, Christian Morales, “es alarmante ver como en la mayoría de las villas de Chillán anda tanto perrito suelto, perros de raza que se nota que son de alguien, pero los ves paseando solos por todas partes”.


Por esta razón, dice, “no es de extrañar que se los estén robando”.


Y es que si bien ni Carabineros ni la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) de la PDI cuentan con denuncias por robos de mascotas este año, las publicaciones en las redes sociales que denuncian su desaparición en Chillán se están multiplicando y se han convertido en una constante casi diaria.


“No todos saben que sí se puede denunciar el robo de sus mascotas, además, como no existe una tenencia responsable, muchas veces cuando se desaparecen piensan que el perro se les escapó  y rara vez consideran que se los robaron, entonces  esperan días para que vuelva en vez de denunciar”, agrega Jorge Aguillón, jefe de la BIRO.


Aguillón explica que fue a fines de 2014 cuando recibieron la única denuncia por el robo de perros de raza en los últimos años, “y en esa oportunidad hubo resultados positivos porque los encontramos. Ahora, muchos piensan que es difícil robarse un perro por su carácter de mordedor, sin embargo, son esos perritos pequeños y que generalmente viven dentro de las casas con sus amos, o perros más grandes, pero que siempre han sido tratados con cariño los que pierden su naturaleza e instinto de supervivencia y se dejan acariciar por cualquier persona, y así son los que más riesgo corren de ser sustraídos”.


La instalación de chip
La contadora Patricia Reyes admite que su perro poodle “Pancho” vive dentro de la casa  e incluso cada vez que salen de viaje, lo llevan con ellos. “Es súper regalón y por las noches sale a dar sus vueltas por la villa (Doña Francisca) solo”.


Hace un mes se le perdió y “salimos a buscarlo y nada. Pensamos que lo habían atropellado o algo así porque nunca abandonaba la villa”.


Lo que hicieron fue publicar su foto en Facebook y por Whatsapp con sus amigos. “Entonces un amigo que compartió el aviso nos dijo que alguien lo había visto en la Población Bonilla”.


Fueron al lugar y dieron con el perro, que al escuchar su nombre con la voz de su legítima dueña corrió a sus brazos haciendo estériles los argumentos de la mujer que aseguraba ser su propietaria de años.


El veterinario Guillermo Hidalgo, de la Clínica San Francisco de Asis, comentó que “es muy raro que alguien venga a ponerle un chip a su perro, más bien somos nosotros quienes lo ofrecemos y acá se instala uno a la semana como máximo”.


Hidalgo relata que “a un cliente que se le desapareció un beagle de 5 meses, lo daba por perdido y a los tres meses vio en Internet que lo estaban vendiendo. Demostró que era suyo por el chip que le había puesto”.


La profesional de la clínica Kennedy, Yasna Navarrete, presidenta del Colegio Médico Veterinario de Ñuble, explicó que “la instalación de chip es parte de una ordenanza municipal que nosotros propiciamos en Chillán, pero hay que aclarar que el chip no es un GPS, es decir no se puede rastrear”.


El chip se inyecta de manera subcutánea en una posición estandarizada y son detectados por lectores universales en cualquier país. La instalación cuesta entre 8 mil y 12 mil pesos.


Estos animales reciben un número rol único que se inscriben en páginas webs que son las homólogas al Registro Civil, siendo la de mayor registros zoodata.com.
 “Pero no más de 10 o el 15% de los perros de raza de Chillán cuentan con uno”, calculó


Los perros más caros
La doctora Yasna Navarrete  dice que las razas más costosas de perros que hay en Chillán, tienen un  valor que parte en los 500 mil pesos, como  “los Chihuahua, algunos Bulldog que cuestan sobre el millón de pesos, también se ven algunos Pug  y galgos italianos, que son como los comunes, pero en miniatura. Además se han visto algunos Komondor. Luego vienen algunas razas grandes, pero hay una diferencia considerable de precios en estas razas, dependiendo si están o no inscritos y eso se puede certificar en la página de Kennel Club Chile”.


Para las policías “no es  recomendable ofrecer recompensas para quienes den datos o para quienes los devuelvan porque, por un lado eso puede motivar a un ladrón a robarse el animal y esperar que se pida esta recompensa y, por otro lado, hoy las redes sociales y los Whatsapp permiten que mucha gente los busque en forma desinteresada”.

Comentarios