Listas proyectan sus resultados sobre el “piso” de los 30 mil votos

Por: Isabel Charlin 07:20 PM 2017-09-16

Pese a la incertidumbre que existe al interior de los conglomerados políticos en torno al debut del sistema proporcional en las próximas elecciones parlamentarias, los “ingenieros electorales” ya han establecido ciertos “pisos” a la hora de proyectar sus resultados.

Si bien todo depende de cuánta gente concurra a las urnas (si la participación es baja, la cifra repartidora también lo será); existe cierta coincidencia respecto de que cada lista requiere, al menos de 30 mil votos para elegir a un diputado en el distrito 19;  y 60 mil si quiere sacar a dos representantes.

En la lista “La Fuerza de la Mayoría”, que lleva dos candidatos PS, dos PPD y dos PR en el distrito 19, estiman que cada uno de estos subpactos debiera alcanzar como piso mínimo 22 mil votos, o sumar entre los tres más de 66 mil para asegurarse de contar con dos diputados electos. Menos de eso significaría obtener solo uno, según indican fuentes internas.

Al analizar las posibilidades de cada subpacto, Carlos Abel Jarpa (PR) obtuvo 37.882 votos en la pasada elección solo en el distrito 41 (lo que lo convirtió en primera mayoría). En el PPD, en tanto, compiten una diputada en ejercicio (Loreto Carvajal), quien sacó 18.744 votos en 2013, y Manuel Bello, quien tiene dos ventajas: lleva bastante tiempo en campaña, y es apoyado por el senador, Felipe Harboe. La votación de ambos le estaría asegurando al PPD contar con uno de los diputados de la lista.
En el PS, en tanto, compiten dos mujeres. Una de bastante raigambre en Chillán, pero que había estado alejada de la política contingente, como Soledad Tohá; y otra, militante de base, que ha ocupado bastantes cargos al interior del partido, y que tiene su base de operaciones en la comuna de Bulnes, donde su padre es alcalde, como es Gina Hidalgo.

En la DC y el pacto que encabeza, “Convergencia Democrática”, junto al MAS y la IC -que no llevaron candidatos en el distrito 19-, creen que Chillán no tendrá un caudillo que saque arriba de 20 mil votos. Esto, debido  a que hay muchos más candidatos que en elecciones anteriores, cuyo bastión es precisamente la capital regional (Jarpa, Quiroz, Sanhueza, Tohá, etc.)

Confían en que el principal candidato de la lista, el diputado, Jorge Sabag, mantenga gran parte de los 45 mil votos que obtuvo en el ex distrito 42 (algo difícil, debido a que la oferta creció, y la dispersión será mayor). Esto, principalmente por el piso importante que tiene en Cabrero y Yumbel que entre sus contrincantes, solo podrían igualar la diputada Loreto Carvajal y el ex diputado Frank Sauerbaum, en la oposición. A esto debieran sumarse apoyos en el distrito 41, calculados sobre la base de lo que obtuvo su padre, Hosain, en la senatorial de 2013 (fuerza del apellido Sabag); y el trabajo en terreno desplegado desde hace tiempo por el parlamentario en la zona.

Un escenario distinto es el que enfrenta la lista “Por Todo Chile”, conformada por PAIS y el PRO. Su principal carta, Cristian Quiroz, junto a los otros tres candidatos, debieran alcanzar lo mismo que Sabag y la DC (al menos 30 mil votos), para lograr ser electo diputado. En las elecciones pasadas de consejeros regionales, y ante un escenario de gran cantidad de candidatos, Cristian Quiroz obtuvo casi 16 mil votos. Ese es el piso que espera tener para sumar y lograr ser elegido.

Lista única

En Chile Vamos son bastante optimistas. Creen que la conformación de sus subpactos (con tres candidatos “fuertes” de la UDI y tres de RN), podría darles no solo dos, sino hasta tres diputados, si aprovechan el impulso que les da el buen posicionamiento de su candidato presidencial, Sebastián Piñera.

Teniendo como base la votación de la elección parlamentaria pasada, cuando sufragaron 231 mil personas  en los distritos 41 y 42 (hoy distrito 19), la oposición estima que como lista (entre sus seis candidatos) deben obtener, al menos, 30 mil votos para lograr elegir un diputado; 60 mil para sacar dos, y 90 mil para lograr tener tres diputados.

El competir en lista única, dicen, les facilita la misión de sumar votos, y por ende, aumenta las posibilidades de sacar el tercer diputado, sobre todo, en un distrito impar como este, en que la centro izquierda va dividida en dos listas del oficialismo, y postula una ex autoridad como Cristian Quiroz, quien apunta a ese mismo nicho, convirtiéndose en una tercera opción para ese electorado.

Estrategias de campaña

La gran pregunta que muchos se hacen es cómo lograr asegurar esa cuota de 30 mil votos por lista. ¿Qué estrategia de campaña es mejor, teniendo en cuenta la baja participación?

El próximo miércoles 20 de septiembre comienza el período legal de campaña electoral (por brigadistas en las calles y medios de prensa), y si bien las redes sociales cobran cada vez mayor importancia en la transmisión de mensajes de campaña, estas no serán trascendentales mientras el target que vota siga concentrándose en los mayores de 40.

“Habrá presencia de campañas en las redes sociales, pero estas requieren mayor creatividad para tener un impacto. Me parece que las redes sociales son como las famosas palomas de antes: la proliferación confunde y disminuye su impacto”, sostuvo la politóloga y académica de la UdeC, Jeanne Simon.

Al mismo tiempo, añadió, “si uno ya tiene muchos seguidores por Facebook o Twitter, un buen uso de estas redes permite a los candidatos  comunicarse directamente con sus seguidores. Todo el mundo reconoce el éxito que tuvo Donald Trump con sus interacciones en Twitter, apoyado con los medios masivos y digitales que analizaban sus intervenciones. Me parece que sirve más para una campaña negativa y rumores contra el oponente”, aseveró.

Simon recalcó que “la mayoría de los electores que vota es mayor de 40 años. Seguramente, ellos miran las noticias y no siguen tanto las redes sociales. Con ellos, una mejor estrategia sería potenciar actividades con organizaciones sociales con las cuales ya tienen un trabajo establecido. Por lo mismo, excepto en los casos que los votantes quieren castigar a un/a candidato/a, ellos tenderán a votar por los candidatos/as conocidos/as”, sentenció.

Resurgimiento del “puerta a puerta”

Según el analista Rodrigo Landa, quien ha trabajado en varias campañas electorales, “los expertos establecen que en un escenario de voto voluntario es más importante la calidad de la cobertura comunicacional que su extensión. Es decir, es mucho mejor llegar a menos personas, pero asegurar su participación electoral, que llegar a muchas, pero sin generar un vínculo emocional. Por esa razón, hemos experimentado un resurgimiento del “puerta a puerta”, que ha ido creciendo en los últimos meses, aunque en forma desordenada, sin una ruta lógica territorial”, aseveró. 

En el caso de las redes sociales, añadió, “si bien no aseguran participación electoral, construyen realidades, y eso permite que los candidatos que las ocupan bien puedan generar una sensación de posicionamiento global. Y eso, al final, suma a la percepción de liderazgo electoral”.

Comentarios