Siete causas del derrumbe de Ñublense

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-09-12

Matías Arrúa quedó en deuda en el duelo del domingo. El argentino no ha logrado ser el armador del Rojo.

Este fin de semana no hay fútbol. El Rojo trabajará para levantar el vuelo.

Ñublense está en zona de riesgo, a tres puntos de caer al último lugar que conduce al descenso y luciendo un pobre 38% de rendimiento tras cosechar apenas ocho puntos de los 21 que se han disputado en el Torneo de Transición.

¿Cuáles son las causas que explican el bajo rendimiento de un equipo que se armó para pelear el torneo y ahora está a punto de descender?

1.- La irregularidad futbolística: El DT Emiliano Astorga reconoció esta falencia en su equipo. “Hay un irregularidad en el equipo, de rendimientos, uno busca poner a la mejor gente, pero no hemos sido regulares. En este plantel hay jugadores experimentados de esta división, no podemos decir que es un equipo de jóvenes, se formó para pelear más arriba”, cuestiona el aproblemado entrenador del Rojo. Ñublense goleó a Cobreloa por 3-0, pero luego ofreció dos paupérrimas presentaciones frente a Cobresal (0-5) y Unión La Calera (0-1) que lo dejaron con riesgo de descenso directo.

2.- La propuesta táctica: “Nos gustaría jugar de visita faltándole más el respeto al rival”, declaraba el capitán José Antonio Rojas la semana pasada, reflejando que la propuesta del equipo es “mezquina” o poco “osada”, sobre todo, de forastero. Astorga ha probado con un 4-3-3 y un 4-4-2, pero no ha logrado consolidar su propuesta de juego, resistida por ser limitada, predecible y conservadora, con escaso espacio a la creatividad e insolencia ofensiva. Frente a Unión La Calera tardó en ofrecer un plan B luego que el equipo quedara en desventaja a los 25 segundos de iniciado el partido.

3.- La falta de gol: El equipo sufre para llegar al gol. En siete fechas ha marcado apenas cuatro tantos, todos anotados en casa, porque fuera de Chillán el equipo no registra conquistas al cabo de tres fechas. Varas ha aportado dos goles en esta producción, pero su condición física es deficiente y ya no aporta potencia, explosión y movilidad, debido a que estuvo casi nueve  meses inactivo tras cortarse el talón de aquiles en Everton. En Ñublense, sufrió una fractura en su codo izquierdo. Juega, pero no en plenitud de condiciones físicas.

4.- Las lesiones: Las lesiones mermaron el rendimiento del plantel. Jugadores vitales en la estructura se resintieron y llegaron con escaso ritmo de competencia. José Antonio Rojas se lesionó en pleno rodaje futbolístico de la pretemporada. Hugo Bascuñán se lesionó en plena Copa Chile y aún no ha podido debutar tras recuperarse. Matías Arrúa ha jugado con una dolencia en el tobillo y hasta se ha infiltrado para estar en cancha. Sebastián Páez sufrió esguince de tobillo y recién sumó minutos el domingo. Sebastián Varas volvió con escaso ritmo de competencia tras fracturarse el codo y antes, debió realizar un trabajo especial para dejar atrás la rotura del talón de aquiles que sufrió en Everton.

5.- Expulsiones: Tres expulsiones ha sufrido Ñublense en siete fechas. En Coquimbo la salida de José Antonio Rojas costó caro, pues inmediatamente el local anotó y se llevó el triunfo. Eduardo Vilches ha protagonizado dos expulsiones. Contra Rangers en Chillán perjudicó al equipo que sufriendo aguantó el

1-0 hasta el final, pero el domingo su expulsión hundió a Ñublense que no pudo dar vuelta el 0-1 ante Unión La Calera. 

6.- Deficiente respuesta física: El promedio de edad del equipo titular es de casi 30 años. El plantel tiene varios jugadores que tienen una recuperación física más lenta y han sentido el desgaste de las últimas fechas. El equipo ofrece transiciones lentas, un fútbol anunciado, predecible y plano, sin chispa, intensidad y escasa movilidad. 

7.- Escaso recambio de calidad. Aquí la dirigencia y Astorga tienen responsabilidad. El plantel fue, otra vez, mal estructurado, con un recambio frágil y de escasa calidad en puestos vitales. Cuando se pudo reforzar el plantel, se optó por no potenciarlo. 

Comentarios