Rescatan leyendas y mitos de Quinchamalí

Por: Carla Aliaga Fotografía: Gentileza Marco Alvial 2017-09-11

Gran impacto han causado los trabajos audiovisuales de Alvial en los que rescata historias paranormales de Ñuble.

Marco, además, participó en  el programa “La hermandad”, de Chilevisión.

“Mi tío Humberto dice que se iba de aquí, cuando estaba oscureciendo como a las nueve, y habían unos membrillos. Una mujer se columpiaba y se le alumbraban los dientes, los tremendos ojos, con un pelo zambo y chascona y lo siguió hasta la casa donde vivía él”. Este es el relato de Riola Castro, una connotada artesana de Quinchamalí de 87 años, quien cuenta uno de los tantos mitos urbanos en el documental “Quinchamalí: la tierra del diablo”, del realizador Marco Alvial.

“Siempre busco el patrimonio vivo. Hace poco participé en una convención acerca de ‘cultura para patrimonial’, es un concepto que tiene que ver con el patrimonio, pero la que no se conoce, como lo secreto, como las tradiciones del boca a boca”, sostiene el realizador santiaguino, radicado en Chillán. 

En esa línea el interés por lo paranormal llevó a Marco a desarrollar una serie de programas de radio, que con el paso del tiempo pasó al formato video en un canal de Youtube y en Facebook. Se trata de “La voz de las sombras“, un trabajo que llevó al diseñador gráfico de profesión a conocer las historias locales relacionadas con sucesos paranormales, que con el paso de los años se han convertido en mitos urbanos.

“Las leyendas quedan ahí dando vuelta y nadie las registra. Entonces eso es lo que yo intento, primero buscar el patrimonio vivo de los abuelos, que tienen gran cantidad de información de los lugares”, manifiesta el realizador. 

Esta vez fue el turno de Quinchamalí. En nueve minutos con 23 segundos, habitantes del lugar, en su mayoría adultos mayores, transmiten vivencias propias y de sus antepasados  acerca de una figura misteriosa que se aparecía especialmente por las noches en callejones oscuros y solitarios. Los relatos también hablan de animales levitando y de ruidos misteriosos, todo ligado a historias traspasadas generacionalmente.

Los temas que busca Marco Alvial son de corte cultural y patrimonial, pero siempre con una pincelada entre lo oculto, lo misterioso y lo siniestro. “Esa mezcla de la cultura oculta es lo que está llamando la atención”, asegura.

Próximos proyectos
Tal es el impacto que han generado los trabajos de Marco (publicó un video del cementerio de Chillán y otro del Chacal de Nahueltoro), que ya prepara sus próximos proyectos, en la misma línea de lo paranormal. Ahora espera el apoyo del municipio para comenzar a trabajar en las historias “b” del “Finado Raimundo” y de la Iglesia San Francisco.

“Son lugares que generan expectación, son historias entretenidas con mucho mito urbano y yo busco registrarlos desde el mismo testimonio”, explica el realizador.

Comentarios