el rojo cae en casa y ahora la consigna es no descender

Por: Camilo Díaz 07:45 PM 2017-09-10

Un temprano mazazo de cemento a los 25 segundos de comenzado el partido recibió Ñublense ayer en el Nelson Oyarzún Arenas, luego del gol vía cabeza de Gonzalo Adán y que el dueño de casa no supo sacarse los restantes 89 minutos de juego. Así se describe un partido que hunde al rojo en la tabla del descenso de la Primera B, cambiando las prioridades del equipo de Emiliano Astorga, cuya consigna inicial era pelear en la parte alta de la tabla y e ir por el un cuarto de cupo para retornar a la Serie de Honor del fútbol chileno.

Y es que así de hondo cala la derrota a manos de Unión La Calera, equipo que ahora acortó distancia a tan sólo tres puntos del equipo ñublensino en la lucha por no perder la categoría, pero donde también se suma Barnechea, único equipo entre el Rojo y los caleranos en dicha tabla. En el primer tiempo y tras el tanto de Abán, Ñublense fue incapaz de reaccionar y sólo tuvo una llegada vía balón detenido al arco defendido por un prendido Lucas Giovini, quien suma 525 minutos sin recibir gol alguno en contra.

Lo anterior, de la mano de un equipo dueño de casa que tampoco fue capaz de lograr al menos la paridad en el marcador, y donde sólo a ratos la velocidad y complemento de Ignacio Ibáñez y René Bugueño por el costado derecho diablo, intentaban crear peligro en el área calerana. A los 62’ del segundo tiempo en tanto, Eduardo Vilches recibió una segunda tarjeta amarilla, dejando al diablo con 10 jugadores, condicionando aún más el intento por remontar el marcador.

Las reacciones tampoco llegaban desde la banca, pues Astorga recién a los 70 minutos se decidió por realizar modificaciones en el campo de juego, pero que no tuvieron resultado alguno favorable para el equipo.

“A no echarse a morir”

Las caras largas y el pesar post partido se hizo evidente en los jugadores del Rojo, pues  con la derrota además, Ñublense pierde la que era su única garantía, y que correspondía a estar invicto y sin recibir gol alguno como local en el Nelson Oyarzún Arenas.

“No es por excusa ni nada, pero sí vamos a tener que cambiar el objetivo. Se nos escapó Calera y Copiapó por bastantes puntos, pero esto se logra con trabajo, hay que dar la cara cuando se da un partido como este, el partido del otro día también fue raro ante Cobresal. Ahora nos hicieron un gol antes del minuto, y no lo pudimos sacar más. A trabajar no más, que esto se saca adelante trabajando”, precisó el volante de contención Luciano Gaete.

Gaspar Páez en tanto, también se refiere a la distancia acortada por los cementeros en la lucha por no descender. “Ellos acortaron mucho, sinceramente están muy bien. No creo que estemos tan mal nosotros, pero los resultados y los puntos son los que marcan las distancias, y hoy en día están a sólo un partido de nosotros”, dijo el delantero argentino.

“Mal, mal, cómo voy a estar”, respondió el capitán del equipo, José Antonio Rojas. “Se perdió contra un rival directo, cometemos un error comenzando el partido que no nos puede pasar, y después no pudismo sacar el gol, únicamente responsabilidad de nosotros. No hicimos un partido bueno, no terminamos bien las jugadas, que es lo que nos está faltando y triste por la derrota ante un rival directo”, reiteró el defensa central.

Finalmente Rojas señaló que pese a ser reiterativo: “Esto se saca adelante trabajando. Vamos a tener que entrenar el doble, porque si nos echamos a morir, nos vamos a hundir más”. Tras el fin de semana de receso por Fiestas Patrias, Ñublense volverá a salir a la cancha el domingo 24 de septiembre ante Valdivia como forastero.

Comentarios