Gendarmería recibe capacitación sobre Derechos Humanos

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Víctor Orellana N 10:10 PM 2016-04-12

Un seminario sobre derechos humanos se está dictando durante esta semana al interior del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Chillán, serie de ponencias que están dirigidas a los gendarmes, en especial a quienes están en contacto directo con los reos.


Los encargados son los integrantes de la Unidad Nacional de Promoción y Protección de los Derechos Humanos de Gendarmería de Chile, cuyo director, Pedro Pablo Parodi, si bien aclaró que “estos talleres se llevan a cabo desde hace un tiempo en la institución, fue a raíz de los hechos ocurridos en marzo (agresiones de funcionarios en contra de tres reos), que “la visita que estaba programada en Chillán se adelantó”.


Parodi, quien además es abogado del Estado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y autor del libro “El Complot. Último Viaje del General”, dijo a LA DISCUSIÓN que el seminario contará con la participación de más de 50 funcionarios locales, destacando que las charlas se centrarán en las normas legales que son de carácter internacional y que limitan “el uso irracional de la fuerza y la tortura”.


El experto comentó que “no se puede exigir a un gendarme que no se exceda en sus funciones pasando a llevar lo que son los derechos humanos y fundamentales de un interno, si es que este funcionario ignora cuáles son esos derechos, por eso es que hemos estado trabajando en estas materias, abordándolas desde diversos puntos en prácticamente todas las cárceles de Chile”.


A su juicio, el capacitarlos no solo apunta a garantizar los derechos de los internos y generarles un mayor bienestar, sino que “este es un seminario hecho para los gendarmes, porque entender estas materias es a ellos a quienes más beneficia”.


“Son bombas de tiempo”
El cabo Cristian Montecinos, presidente de la Asociación de Funcionarios Penitenciarios de Chillán, apuntó a que si bien recibían el seminario como una instancia de gran ayuda, “nos gustaría que así como se han preocupado tanto de los reos agredidos, también lo hicieran con los funcionarios. Acá nadie se ha preguntado por qué ellos reaccionaron así, nadie se ha preguntado por el nivel de estrés y los turnos inhumanos a lo que están sometidos los gendarmes”.


Montecinos explicó que hay un gran número de funcionarios que no solo deben trabajar con personas de alta peligrosidad, sino que además “la mayoría pertenece a familias disfuncionales, porque con estos turnos y sobre todo cuando se trabaja en zona, se es un padre ausente, y muchos se terminan separando. Si a eso se le  suma que a veces debemos defendernos de ataques con lanzas en el patio u a otras agresiones, entonces es más fácil entender por qué a veces se actúa de mala forma”.


Al respecto Pedro Pablo Parodi dice que “ese es un problema que lamentablemente escapa a lo que puede hacer Gendarmería, porque por ejemplo reducir los turnos significaría también contar con más personal y todo eso termina siempre en la necesidad de mayores recursos. Eso es un punto cuya solución no está en manos de esta institución”.


Respecto a la agresión del 11 de marzo, aún hay un sumario en curso y una investigación fiscal en contra de cinco funcionarios, quienes se encuentran suspendidos por lo que dure el proceso, arriesgando la expulsión.

Comentarios