Vecinos protestaron por ruidos molestos de hélices en camino a Pinto

Por: Claudio González 2017-09-07

Desde el mes de agosto los vecinos sufren ruidos y vibraciones en sus hogares provocados por ocho hélices instaladas a solo metros de sus casas, en el kilómetro 8 de la ruta que une Chillán y Pinto.

Molestos se encuentran los habitantes, quienes sostiene que estos equipos se elevan por sobre los siete metros y los hacen funcionar durante toda la noche y parte de la mañana sobre un huerto de aproximadamente siete hectáreas de cerezos.

Los vecinos salieron durante esta jornada a la ruta con carteles y neumáticos encendidos para protestar ante el dueño de este predio y llamar la atención de las autoridades para que detengan lo que consideran un “verdadero atentado a la tranquilidad”, así da cuenta Yousef Nome, quien actúa como vocero de las 200 familias afectadas.

“Vivimos entre el kilómetro 7 y 10 de camino a Pinto, y en estos últimos meses no hemos visto afectados por esta hélice gigantesca, el ruido que emiten es igual al un helicóptero. Toman el viento norte y se encajona en nuestras viviendas y este ruido molesto no deja dormir, es algo constante y durante toda la noche. Esto nos ha traído un desmedro a nuestra calidad de vida”, denunció.

El vocero espera que el alcalde de Chillán tome alguna medida, ya que la situación se puede agravar con la acción de algunas personas.

“Se han escuchado algunas medidas que no son muy amigables, se han escuchado algunos escopetazos en la noche, esto está tomando otro color. Por eso solicitados al alcalde Sergio Zarzar se haga presente en el lugar para solucionar esta situación”, pidió.

Los menores de edad son quienes se ven más afectado, y a pesar de la serie de partes que se la ha cursado al dueño del huerto la situación continua, según otra vecina Carolina Nasser.

“Estamos desesperado, de una rato a otro nuestra vida cambio, no hemos podido dormir. Muchos tenemos niños, yo tengo uno de 4 y 6 años, que se despiertan en noche y que están asustados. Aquí se está vulnerando un derecho humano que es el descanso. Aquí vivíamos tranquilamente, hasta que apareció esto, hemos mandando cartas y lo único que nos queda hacer es protestar y sacan partes, pero para la empresa no es nada, ni siquiera una incomodidad”

La vibración y el ruido ha deteriorado la calidad de vida de un sector tranquilo, agrega Ximena Henríquez.

“Los niños se están quedando dormidos en el colegio, porque no duermen en la noche, es muy malo el ruido”, alegó.

Desde la Seremi de Salud, donde se hizo llegar la denuncia se informó que ésta fue derivada hasta la Superintendencia del Medio Ambiente, entidad que debiera definir los próximos días las acciones a seguir.

Comentarios