Calidad del aire de la intercomuna empeora desde el fin de semana

Por: Jorge Chávez 09:10 PM 2016-04-12

Un notable empeoramiento en la calidad del aire a causa de la quema de leña para la calefacción domiciliaria se empezó a registrar en Chillán y Chillán Viejo desde el fin de semana pasado, según las mediciones de material particulado fino (MP2,5) constatadas por la estación Purén.


Las bajas temperaturas y el encendido masivo de estufas a leña son los factores que empiezan a marcar el otoño-invierno de la intercomuna, en donde actualmente se encuentra vigente el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA), con el que se espera reducir la saturación extrema que se vive todos los años en la zona entre los meses de mayo y septiembre.


De acuerdo al monitor Purén, desde donde la autoridad ambiental toma datos para incluirlos como parte de las variables que permitirán la elaboración y entrega de pronósticos de calidad del aire en Chillán y Chillán Viejo con 24 horas de anticipación, desde el último viernes las emisiones del peligroso MP2,5 han fluctuado entre los 19.37 microgramos por metro cúbico (ug/m3) de MP2,5 y los 63.22 ug/m3 como promedios diarios.


Si bien entre el  fin de semana pasado y el lunes sumaron tres jornadas con un ambiente respirable considerado en la etapa de Bueno (menos del 50 ug/m3 de MP2,5), el sábado 9 se rompió el límite de aire óptimo para la salud, según considera la normativa nacional.


Una emisión promedio diaria de 63.22 ug/m3 de MP2,5 constató la estación Purén, lo que significó que la intercomuna vivió su primer episodio de saturación asociado al estado Regular, que considera un rango de material particulado entre los 50 y 79 ug/m3, que es la fase de contaminación por combustión de biomasa previa a la Alerta Ambiental. En esta corresponde la aplicación de las medidas restrictivas al consumo de leña y fiscalización en terrero de las viviendas, tal y como lo señala el PDA promulgado el 28 de marzo último.


Fiscalización en terreno
De acuerdo al documento ambiental local, que tendrá una vigencia de 10 años, cuando la Intendencia Regional proyecte que las emisiones de material particulado de la intercomuna estarán en el rango de 80 y 109 ug/m3 (Alerta Ambiental) personal de la Autoridad Sanitaria y funcionarios de reparticiones públicas como Conaf y las municipalidades se sumarán a fiscalizar que los cañones de las casi 43.650 estufas que existen en la intercomuna no emitan humo por más de 15 minutos continuos entre las 18.00 y 06.00 horas.


Del mismo modo, si el sistema predictivo de calidad del aire arroja que ocurrirá una Preemergencia Ambiental  (entre los 110 y 169 ug/m3 de MP2,5) todo el día quedará restringido la emisión de humos visibles por el lapso de 15 minutos.


Mientras que en la fase de Emergencia Ambiental (más del 170 ug/m3 de MP2,5) no se podrá usar estufas a leña, excepto las que pertenezcan a los programas de recambio del Ministerio de Medio Ambiente, se prohibirán las quemas agrícolas y el funcionamiento de calderas con una potencia mayor a 75 kw igual que en la etapa de Preemergencia.


Si bien el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, recalca que las dos medidas estructurales en las cuales  descansa el éxito del PDA son la aislación térmica de viviendas y el recambio de estufas, advierte que lo inédito del texto ambiental es que, a diferencia de la Alerta Sanitaria que se aplicó el año pasado, ahora no se esperará una saturación mayor para restringir el uso de leña domiciliaria.


“El que las fiscalizaciones partan en Alerta Ambiental nos permitirá que las emisiones de material particulado no alcancen niveles elevados que den pie a las Preemergencias; en los últimos tres años hemos reducido las Emergencias en un 50%, no así las Preemergencias, por eso esperamos bajar significativamente estas etapas de contaminación”, indicó la autoridad regional.

Comentarios