Aprueban central de biomasa en Coelemu

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 2017-09-07

La Comisión de Evaluación Ambiental  de la Región del Bío Bío, aprobó este miércoles por unanimidad el proyecto Planta Bioenergía Ñuble, que se emplazará en Coelemu, y que consiste en la construcción y operación de una central de biomasa con una potencia de generación de 20,5 MW.

De acuerdo a la declaración de impacto ambiental presentada por la empresa Planta Bio-E Ñuble I SpA el 18 de agosto de 2016 -luego de un primer intento fallido en julio de ese año, en que no fue admitida a tramitación por el SEA-, la central representará una inversión de US$44,13 millones.

“Estamos muy contentos”, confesó este miércoles Rodrigo Torres, gerente general de la firma, tras conocer el resultado de la votación en Concepción, quien agregó que tenía confianza en el resultado, a partir de los informes favorables de los respectivos servicios que participaron en la evaluación.

El profesional también destacó la relación que han mantenido con la comunidad de Coelemu, lo que se tradujo en que no se generaron grupos de oposición. “Nosotros hemos hecho un trabajo, y se destacó en la exposición del SEA, de participación ciudadana, éste es uno de los pocos proyectos que ha abarcado ampliamente la participación ciudadana dentro de su evaluación ambiental, se hicieron tres casa abierta en puntos cercanos al proyecto, en Coelemu y Trehuaco, y eso ha hecho que la comunidad esté muy bien informada sobre el proyecto, y eso ha hecho que tengamos una muy buena relación con la comunidad, y además, porque es un proyecto que trabaja con los desechos de los aserraderos y del sector forestal, lo que es ampliamente conocido en la zona, dado que su principal actividad económica es precisamente ésa”, explicó Torres.

La central se emplazará en un predio de 10 hectáreas ubicado en la Ruta O-10, al interior del fundo Las Pataguas, en la comuna de Coelemu, a 2,2 kilómetros de la zona urbana de Coelemu.

La materia prima que se utilizará serán astillas, aserrín, viruta y corteza, entre otros desechos forestales, los que se recibirán durante todo el año y que “permitirá valorizar un recurso energético renovable y de abundancia en la zona, donde existen terrenos prioritariamente forestales”.

Respecto del impacto económico, sostuvo que “la inversión de esta planta genera una oportunidad para quienes pueden ser abastecedores o proveedores de biomasa a la planta, puesto que la planta tiene una ubicación estratégica y va a generar que tanto aserraderos como dueños de bosques, pequeños o medianos, puedan aprovechar lo que hoy es un desecho, y eso tiene una generación de empleo importante en la zona”.

En cuanto a los plazos, Torres precisó que ahora comenzarán a desarrollar la ingeniería de detalle, de manera que en el segundo semestre de 2018 esperan comenzar la construcción y así poner en operación la planta a fines de 2019.

En esta etapa, los dos socios de la firma, Jorge Brenner y Rodrigo Torres, están evaluando la estructura financiera del proyecto, con distintos inversionistas interesados en participar en el proyecto.

En el ámbito medioambiental, el profesional destacó que por la naturaleza del combustible que utiliza, este proyecto es considerado carbono neutral, en relación a la emisión de gases de efecto invernadero.

Respecto de las emisiones de gases contaminantes, Torres hizo hincapié en que “el proyecto está muy por debajo de lo que permite la ley”, y que de manera voluntaria se comprometieron a hacer un monitoreo permanente de la calidad del aire.

Comentarios