[Editorial] Desafíos de Las Trancas

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-09-05

El Valle Las Trancas y las Termas de Chillán constituyen el principal destino turístico de la nueva Región de Ñuble. De carácter internacional, representa una de las principales fuentes de ingresos de Pinto tanto en invierno como en verano, y se proyecta como un destino sustentable que aspira a convertirse en el principal centro de montaña de Sudamérica.

Algunas cifras dan cuenta del vertiginoso crecimiento que viene exhibiendo en los últimos años, como las cerca de 100 mil visitas que se registran en Nevados durante la temporada de esquí o las más de 3 mil 500 camas que suman todos los recintos de hospedaje registrados por el Sernatur.

En este proceso ha sido fundamental el empuje y la valentía de numerosos emprendedores que han visto el potencial de desarrollo de esta zona, pero también el Estado ha cumplido un rol importante, como el cofinanciamiento de la pavimentación de la ruta a las Termas. Sin embargo, un destino que se proyecta al mundo requiere de mayores esfuerzos, tanto en el ámbito público como privado.

El primer y más urgente desafío es contar con una red de agua potable y también de alcantarillado, que permita mejorar la calidad de los servicios. En el caso del suministro del agua, contar con un servicio ininterrumpido en verano o que ésta no se congele en invierno, son necesidades prioritarias. Por otro lado, un destino que apuesta por la sustentabilidad debe resolver un problema creciente, como el tratamiento y disposición de los residuos líquidos. 

En ese sentido, resulta lamentable la demora de la Municipalidad de Chillán en dar respuesta a la solicitud de los vecinos de Las Trancas, quienes piden una servidumbre por un predio municipal que permita el paso de la tubería de aducción de agua.

En esa misma línea, se debe avanzar también en el logro de objetivos medioambientales, como la disposición de la basura y el cuidado del entorno, que en esta zona tiene un alto valor natural, de hecho, es parte del corredor biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja.

También hay desafíos en materia de infraestructura que permita potenciar el destino, tanto pública como privada, así como también en la calidad de los servicios turísticos, donde la capacitación del capital humano asoma como requisito clave.

Pero también hay un interesante camino recorrido que ha dado sus frutos. Los positivos números que arroja el destino son una muestra de aquello. El trabajo de promoción que ha desarrollado el Sernatur con conjunto con los empresarios, es parte de un plan más integral que incluye también la certificación de la calidad de los servicios, la capacitación de trabajadores y empresarios, la introducción de la eficiencia energética, la educación ambiental y la vinculación con otros destinos de la zona, son algunos ejemplos.

La buena noticia es que en Las Trancas no son pocos los que han comprendido que se requiere de un esfuerzo asociativo, tanto entre privados como en colaboración con el sector público, si de verdad se quiere aprovechar el máximo potencial del destino, con una perspectiva de sustentabilidad.

Comentarios