Avanza histórico cambio en la planta municipal local

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Víctor Orellana 10:50 PM 2017-09-01

El Fondo Común Municipal Nacional sube de 21.000 a 1.050.000 UTM el 2018.

Cada vez más cerca parece encontrarse el esperado reacomodo de la planta municipal de Chillán, luego de que se produjeran avances concretos en las negociaciones que se desarrollan al interior del gobierno comunal.

Se trata de un viejo anhelo de los funcionarios y que la actual administración edilicia tiene la misión de llevar a cabo luego de que hace dos años fuera aprobada la ley de Plantas que rige para todo el país.

En el caso de la comuna de Chillán los funcionarios ya han percibido los efectos de la normativa legal que entre otras cosas mejoró las remuneraciones y entregó una serie de regalías.

Pero lo que se espera en el mediano plazo es una reestructuración de las plantas municipales que ciertamente tendrá efectos sobre todos los que se desempeñan bajo el rótulo de “contrata” e incluso de los honorarios.

El alcalde Sergio Zarzar señaló este viernes que efectivamente se encuentran trabajando el tema de manera interna con las asociaciones de funcionarios de planta y contrata en una mesa tripartita que está dando frutos.

La autoridad planteó que en las próximas semanas habría novedades de tal manera que la nueva estructura que modela los diversos estamentos municipales y reasigna funciones en el gobierno comunal pueda debutar próximamente aunque no da fechas precisas para ello.

El municipio chillanejo ha desplegado a profesionales de diversas unidades con la finalidad de conducir a buen puerto esta modificación de tal manera que participan en las gestiones personal de Administración, Secpla, Control, Finanzas y Relaciones Humanas.

Respecto de plazos que es un tema más bien flexible, para el ente municipal lo ideal es concluir el proceso antes de fines de este año, pero desde las asociaciones de funcionarios se observa que es difícil que se logre esa meta dados todos los temas pendientes.

Uno de los elementos básicos de los cambios en la estructura interna es lograr que prime el concepto de profesionalización estipulado en la ley 20.922, donde se busca que el 75% de los cargos deben ser llenados por técnicos o profesionales.

Desde el prisma de los trabajadores municipales, el tema tiene prioridad, dadas las profundas implicancias técnicas y económicas y es por ello que alientan al municipio a dar pasos más veloces para sacarlo adelante.

Los funcionarios del municipio chillanejo que obiamente son los más interesados, están a la espera de la propuesta que la entidad edilicia realizará para culminar con el proceso de reformulación de las plantas municipales que está en desarrollo y que debiera manifestarse, estiman, durante el 2020.

Las tratativas para realizar modificaciones en la administración municipal comenzaron durante el año 2016 luego de que fuera aprobada la nueva ley de plantas que genera una nueva relación entre el gobierno comunal y los funcionarios.

Pero lo relacionado con el reencasillamiento es una temática que ha ido marchando más lento de lo que inicialmente se eperaba, cuando se calculaba que a partir de enero de 2018 comenzarían a operar las nuevas condiciones laborales.

La presidenta de la Asociación de funcionarios de planta Zoraya Martínez, destacó que hasta ahora las conversaciones con la municipalidad han sido bastante fluidas y por ello estima que si bien los plazos se extenderán, lograrán finalmente los objetivos planteados.

Reconoce que el tema tiene sus complejidades y que para llegar a la meta propuesta restan aún muchas reuniones de coordinación, pero lo que han avanzado parece ser terreno bastante seguro lo que da pie para creer que no debieran haber problemas mayores en el futuro.

Martínez informó que durante esta semana se reunieron en varias ocasiones con el alcalde y altos personeros municipales con los cuales avanzaron en temas relevantes como el reencasillamiento y la reestructuración de las plantas.

La dirigente especificó que en el caso del encasillamiento, un insumo básico es definir cuántas personas integrarán la planta municipal en el futuro partiendo de la base actual y que data del año 1994.

Dotación de funcionarios
La antigua norma considera una planta de funcionarios de 261 personas, pero con el correr del tiempo y por diversos motivos muchas personas dejaron el gobierno comunal y las vacancias no fueron suplidas de tal manera que en esa condición hay unas 180 personas.

En tanto, se encuentran en el escalafón de contrata alrededor de 120 personas mientras que los contratos a honorarios llegarían a los 350 aproximadamente.

El reencasillamiento, está estrechamente ligado con la reestructuración interna, la que alude a los cargos y entidades que tendrían que ser creadas en el gobierno local para satisfacer nuevas necesidades.

Para esto último se requiere primeramente tener un completo diagnóstico de las necesidades de cada una de las reparticiones municipales y en función de ello planificar objetivos, contrataciones y recurso humano adicional que se integre a los diferentes escalafones.

Se estima que a mediados de este mes la municipalidad luego de los diagnósticos parciales entregue un informe con las proyecciones de personal y las nuevas unidades que podrían ser creadas para cumplir con los objetivos del ente municipal.

A contrata
El dirigente de los trabajadores a contrata, Víctor Fernández, reconoció que los diferentes estamentos implicados en las negociaciones tienen aún varios objetivos por cumplir antes de que termine el proceso, siendo uno de los principales, asegurar que quienes están en aquella condición contractual pasen a “planta” en el futuro.

Fernández recalca que en el organigrama municipal “existen valiosos profesionales y técnicos que llevan muchos años en calidad de contrata, pero que han demostrado interés, capacidad y eficiencia en sus labores por lo que tienen los méritos para tener contratos indefinidos”.

Sostiene además que propugnan que las personas que están en calidad de honorarios puedan igualmente subir en el escalafón municipal y se integren en calidad de contrata en el futuro, dejando los vínculos precarios con el gobierno comunal.

El cuerpo que permite modificar la planta municipal sufrió un cambio histórico por primera vez en más de veinte años y tiene efectos positivos para quienes trabajan en la municipalidad chillaneja, plantea el dirigente de los funcionarios a contrata.

Luego de que fuera promulgada la ley el municipio chillanejo se comprometió a entregar los beneficios considerados y que contemplan bonos que equiparan las condiciones laborales de los municipales a los de otros agentes del Estado.

Desde esta perspectiva, los funcionarios ya perciben asignación profesional para quienes están en las plantas directivas, profesionales y jefaturas, homologándolos así con sus pares del sector central.

Para Fernández la normativa dará mayor flexibilidad a las plantas municipales, pues cada ocho años podrá ser posible que el alcalde y concejales puedan realizarle modificaciones y enmiendas para adecuarla a las reales necesidades de la ciudad.

Comentarios