Busca una hazaña que no logra desde el 2011 en El Salvador

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2017-09-01

El Rojo marcha en el 5º lugar de la tabla con 8 puntos tras ganar a Cobreloa

Corría el año 2011 y Ñublense necesitaba imperiosamente ganar para alejarse de los últimos lugares de la Primera A con Luis Marcoleta como entrenador.

La tarde del 3 de abril visitaba a Cobresal en el estadio El Cobre de El Salvador y la hazaña parecía imposible en la altura, aunque los resultados anteriores, desde su retorno a la división mayor el 2007, encendían la ilusión. 

Es que el 2007 el Rojo  ya había logrado un meritorio empate 2-2 con goles de Manuel Villalobos (33’) y Rodrigo Barra (90’). Y si bien el 2008 perdió por 1-0, las temporadas 2009 y 2010, había cosechado dos meritorios empates sin goles.

Por eso el golpe de aquella tarde no parecía lejano. 

Así lo refrendaron los atacantes de Ñublense. El argentino Lucas Concistre tuvo una inspirada jornada al anotar la apertura del marcador a los 18’ y al asistir al ex seleccionado chileno, Reinaldo Navia quien puso el 2-1 a los 50’. 

El descuento para Cobresal fue obra de Claudio Pérez.

Tras esa hazaña en el campamento minero, Ñublense no supo más de victorias ya que al final de la temporada 2011 descendió a Primera B, pero se reinsertó el 2013 en la máxima categoría, año en el que se reencontró con Cobresal, pero en Chillán, donde en dos ocasiones se impuso por 2-1.

Golazo de Vázquez

Sin embargo, volvió a El Salvador el 23 de marzo del 2014, tarde en la que perdió por 2-1, pero el argentino Luciano Vázquez, marcó uno de los mejores goles de la fecha y el torneo, al pasarse a casi cinco jugadores antes de marcar su golazo a los 55’.

“Fue un gran gol, lástima que no sirvió de nada. Comenzamos ganando, pero no pudimos aguantar la ventaja”, comentaría más tarde el Tiburón, quien fue goleador de Ñublense ese año en Primera y posteriormente partió a préstamo al fútbol de Qatar.

Los goles de Cobresal esa tarde fueron obra de A. Navarro (57’) y Ever Cantero, (68), centrodelantero paraguayo que estuvo en Ñublense el 2008 y es pieza clave en el actual plantel nortino.

La última vez que Ñublense visitó a Cobresal fue el 11 de abril del 2015, pero no en El Salvador, sino que en La Pintana, ya que el estadio El Cobre había sufrido daños con la catástrofe del Norte Grande. Fue triunfo para el cuadro nortino por la cuenta mínima con gol del centrodelantero Matías Donoso. Esa temporada Cobresal se coronaría campeón del fútbol chileno, pero un año y medio más tarde, descendía a Primera B.

No le temen a la altura
El portero de Ñublense Sebastián Contreras, se crió atajando en la altura de Calama como jugador de Cobreloa. Por eso revela la clave para vencer este factor climático y salir airoso de El Salvador.

“Los primeros 20 minutos son clave. Hay que tener el segundo aire que es vital, porque si no lo agarras después de ese tiempo, te durará el ahogo hasta el segundo tiempo o hasta el final del partido y costará mucho más superarlo,  si logras el segundo aire, te ayudará a terminar bien el partido, aunque el tema de la altura ya no es lo mismo de antes, sobre todo porque físicamente los jugadores ahora están mejor preparados que antes. Ya no es lo mismo que antes jugar en Calama y El Salvador, así que vamos con fe para intentar traernos los tres puntos”, anticipa Contreras, optimista como todo el plantel que viaja hoy a las 9 horas rumbo a la Tercera Región.

Comentarios