“Me dijeron que a mi esposo se lo llevó el río”

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Víctor Orellana 2017-08-31

Es primera vez que se realiza una reconstitución de escena en el Regimiento.

5 reconstituciones de escena ha ordenado el ministro Aldana en Chillán.

Una decena de personas con fotos en blanco y negro enganchadas en el pecho como escarapelas batieron las palmas cuando se abrieron las pesadas puertas de madera del Segundo Juzgado Civil de Chillán y apareció María Teresa Ferrada, la esposa del ex director del Indap y militante del MAPU, Reinaldo Jeldres Riveros, desaparecido en el Regimiento “Chillán” el 19 de septiembre de 1973.

Los aplausos, de quienes antes le gritaron “asesino” a los ex oficiales del Ejército, el general de división (r) Juan Toro Dávila; del coronel (r) Abel Arellano Arellano y del capitán (r) Andrés Morales Pereira, fue porque a esa hora, las 13.55 de la tarde de hoy, ya sabían que por orden del ministro Carlos Aldana, de la Corte de Apelaciones de Concepción, habían sido procesados y quedaban en calidad de detenidos.

La voz trémula de la esposa de Jeldres no solo se debía a que tras 40 años recuperaba la esperanza de que se hiciera justicia, ni por la determinación del ministro, sino porque “me acabo de enterar, por lo que le dijo ahora Toro al ministro, que a mi esposo lo habían matado y que lo iban a enterrar en el sector del Puente El Ala, pero se les había soltado el cuerpo y se lo llevó la corriente”.

Lo anterior, de todas maneras, no podría cambiar el hecho que se les procese por el delito de secuestro calificado en vez de homicidio calificado ya que “hasta el momento no hay nada más que eso que dice Toro ahora. Nosotros no tenemos antecedentes de lo que él está diciendo. Toro dice que él ya había declarado eso antes, lo que no es cierto”, apuntó la abogada querellante, Patricia Parra.

Sorpresivo lo del ex general Toro, si se considera que solo había sido citado en calidad de testigo a participar de la reconstitución de escena en el Regimiento “Chillán” (primera vez que se hace una diligencia de esta naturaleza en ese lugar) y terminó en calidad de detenido,  misma condición en la que fueron llevados Abel Arellano y Andrés Morales.

“Todos ellos dicen que no saben nada, que no se acuerdan, que no estuvieron allí, pero eso es mentira; fue Toro el que me dijo que a mi marido se lo habían llevado a la comisaría de Carabineros, cuando lo fui a buscar al Regimiento al día siguiente de su detención”, prosiguió la viuda de Jeldres, quien participó del careo al que fueron sometidos por el ministro Aldana.

Es más, el hijo del desaparecido funcionario del Indap, Juan Carlos Jeldres, agregó que “cuando mi mamá llegó al regimiento, la recibió Toro y le mostró así un alto de cartas (separa las manos unos 20 centímetros) y le dijo que eran peticiones de los agricultores de la zona que le pedían al Ejército que mataran a mi papá,  porque él era el encargado de la reforma agraria acá en Ñuble, entonces estaba encargado de las expropiaciones”.

Esperanza para el resto
La de hoy fue la quinta reconstitución de escena que se realiza en Chillán en el contexto de detenidos desaparecidos, todas ellas ordenadas por el ministro Aldana, a quien se le asignaron todas las causas de Derechos Humanos en Ñuble.

“Con este ministro estamos viendo resultados por primera vez en todos estos años. Eso nos abre a todos una esperanza enorme, porque ya había muchos que pensaban que la justicia nunca nos iba a responder, pese a que las investigaciones ya están hechas, solo faltaba alguien que realmente hiciera su trabajo con ética y honradez”, dijo Teresa Retamal, de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Ñuble.

Desde mayo de este año, a la fecha, el ministro Aldana dejó privado de libertad a los ex uniformados Patricio Jeldres, Patricio Marabolí, el civil Juan Antonio Sepúlveda Peña, a los que se suman estos tres ex funcionarios del Ejército.

Toro, Arellano y Morales, cumplirán su medida cautelar en el Regimiento Reforzado Nº 7 Chacabuco, en la ciudad de Concepción.

Comentarios