El plan diablo para sobreponerse a la altura de El Salvador

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Víctor Orellana 2017-08-31

Matías Arrúa anticipa que será clave soportar los primeros 20 minutos durante los cuales asoma el ahogo.

Los “diablos rojos” repetirán la oncena ganadora que apabulló a Cobreloa en Chillán.

Ñublense ya prepara la “Operación El Salvador”.

Los “diablos rojos” trabajaron hoy la estrategia para sobreponerse a la altura y sorprender a Cobresal en el estadio El Cobre.

El técnico Emiliano Astorga mantendrá el equipo titular que venció a Cobreloa, confiado en que en la Tercera Región el equipo no sucumbirá al factor climático.

El argentino Matías Arrúa, reconoce que la altura también influye, pero solo los primeros minutos.

“He tenido la posibilidad de jugar dos o tres  veces en esa cancha, los primeros minutos es difícil el cambio de aire, pero después pasa el ahogo, es igual que otros partidos. Hicimos trabajos de ahogo para conseguir el cambio de aire rápido, así que creo que  llegaremos bien. Ellos aprovechan el tema de la altura y buscarán intensidad en los primeros minutos, serán clave para mantener el cero”, reflexiona el enganche de Ñublense, para quien será vital la tenencia del balón para dosificar el esfuerzo.

“Recién trabajamos la tenencia del balón, esperando en tres cuartos de cancha, para poder recuperar y jugar rápido a los costados porque tenemos extremos bastante rápidos en ataque, y si no se puede hacer ataque directo, hay que tratar de tenerla”, analiza.

El factor altura
El delantero Vicente Gatica, quien marcó su primer gol por Ñublense ante Cobresal, cree que la altura “es un factor importante, no es el clima en el que jugamos cada fin de semana, pero con orden y aplicados podemos sacarlos adelante. Si ganamos este partido, sabemos que nos metemos arriba porque después viene La Calera, un rival directo”, complementa. 

El puntero derecho Ignacio Varas también palpita el choque en El Salvador.

“He jugado poco en la altura y es intenso el tema, se notan los primeros 20 minutos, pero se debe ir manejando con la tenencia del balón para que no solo nosotros corramos detrás. Si hacemos el partido como lo trabajamos podemos aprovecharlo”, sentencia.
Arrúa agrega que Ñublense “debe jugar con la desesperación de Cobresal, porque tiene la obligación de ganar de local, pero nosotros debemos aprovechar los espacios”.

El argentino confiesa que aún siente una molestia en su tobillo, pero que a pesar de esto, ha elevado su nivel para conducir, recuperar balones o llegar al área. E

l domingo, como todos sus compañeros, quiere estar a la altura. Para eso Astorga ya elabora su plan.

 

Comentarios