Reducirán límite de adición de agua al vino

Por: Roberto Fernández 09:55 PM 2016-04-11

El ministro de Agricultura, Carlos Furche, confirmó ayer en sesión de la comisión de Agricultura del Senado, que se reducirá el límite legal de adición de agua al vino desde el 7% actual, a un rango entre 2 y 2,5%, informó ayer el senador Felipe Harboe, miembro de dicha comisión, quien le planteó el tema al secretario de Estado.


Según el legislador, ésta constituye una de las demandas de los viñateros del Valle del Itata, quienes fueron recibidos en la comisión el pasado 21 de marzo y plantearon esta situación, pidiendo su eliminación.


La norma, contenida en las modificaciones al Decreto 78 -que reglamenta la ley Nº 18.455 sobre producción de bebidas alcohólicas- que se introdujeron en 2013, buscaba regular una situación que operaba, hasta esa fecha, como la ley de la selva, en que por un lado estaba prohibida la adición de agua, pero en la práctica cada cual añadía fuera de la ley y sin la adecuada fiscalización por parte del SAG.


Según Yenny Llanos, coordinadora de la Coalición Nacional de Viñateros -que reúne a productores de cuatro regiones-, la legalización de la adición de agua solo benefició a la gran industria del vino, que aumentó su producción en un 7%, sin mayor preocupación por la calidad de los vinos. Explicó que la adición de agua ha permitido aumentar artificialmente la producción y los stocks, lo que según dijo, ha servido como argumento para pagar bajos precios por la uva, que es el gran conflicto que mantienen los pequeños productores con la industria.


reducción
Harboe relató que en la sesión realizada ayer, se consultó al ministro por las medidas que se están implementando para apoyar a los pequeños viñateros y se abordó la solicitud de éstos en términos de eliminar el 7% de adición de agua.


Ante la consulta, Furche sostuvo que sería una muy buena medida, y precisó que será implementada a la brevedad, pues solo están a la espera de los últimos informes y consultas técnicas.


En la sesión, el ministro recordó que el límite legal de 7% fue establecido en la administración Piñera.


De esta forma, el secretario de Estado precisó que se evalúa disminuir el límite legal desde el 7% actual a un nivel entre 2 y 2,5 por ciento.


“Se trata de una noticia muy positiva para los viñateros, porque ese diferencial supera ampliamente toda la producción del Valle del Itata”, expresó Harboe.


Según explicó Llanos, en Chile se producen actualmente cerca de 1.300 millones de litros de vino, por lo tanto, ese diferencial de 5 puntos porcentuales que se rebajaría, significa que se requeriría reemplazar ese 5% con vino, lo que corresponde a unos 65 millones de litros, “esa cifra casi duplica toda la producción del Valle del Itata, que ronda los 35 millones de litros anuales”.


Una postura menos entusiasta expresó el presidente de la Asociación gremial de enólogos y profesionales del vino del Valle del Itata, Edgardo Candia, quien sostuvo que “esa ley se creó porque no estaba claro ese aspecto y ante los mercados extranjeros figurábamos sin claridad frente al agua en el vino, la cual debe utilizarse, ya que en ella se diluyen muchos insumos, ya sea en 10 o más veces su peso”.


Respecto del impacto que este cambio podría tener en la demanda, expuso que “serían alrededor de 5 millones de kilos de uva aproximadamente, para los 60 ó 70 millones de la zona. No sé si será tan relevante”, puntualizó.


fiscalización
La dirigenta de los viñateros destacó, sin embargo, la decisión adoptada por el Ministerio, y la calificó como “una muy buena señal para los pequeños productores, en el sentido de que cuando se quieren hacer las cosas, se puede, y ésta era una de las medidas que habíamos solicitado en la sesión de la comisión de Agricultura del Senado, una medida sin costo que se puede implementar ahora; y aunque nosotros pedimos que se elimine, porque técnicamente no se justifica la adición de agua, esto es un paso que va por el camino correcto, aunque sinceramente, no creo que el ministro haya tomado esta decisión sin consultar a la gran industria reunida en Vinos de Chile”.


Por otro lado, Llanos expuso su preocupación respecto de la fiscalización de esta norma: “Esta decisión es más bien un acto simbólico, es muy positivo, pero muy difícil de implementar, porque ¿cómo se va a fiscalizar? El Gobierno compró una máquina para medir la cantidad de agua en el vino, pero ¿cúantas bodegas hay en Chile? El vino no admite agua, por lo tanto, si se prohibiera la adición de agua, sería más fácil de fiscalizar y sancionar. Cuando me dicen que lo bajarán a un 2%, no me cabe duda que las viñas se manejarán en un rango muy amplio, pudiendo llegar a porcentajes superiores, sin que nadie lo detecte”.


vinificación de uva de mesa
Edgardo Candia planteó que es más relevante para el sector que se prohíba la vinificación de uva de mesa “y que no se traspase vino para destilación a vino de mesa”.


El uso de uva de mesa para la vinificación ha permitido, en la práctica, aumentar los stocks de vino de las grandes viñas, lo que se ha usado como argumento para presionar los precios a la baja, de la misma forma que la adición de agua. En la industria, es muy común mezclar vino elaborado con uva vinífera con mostos provenientes de uva de mesa.


En ese sentido, Yenny Llanos planteó que ése fue otro de los planteamientos que hicieron ante la comisión de Agricultura en marzo pasado, y expresó que seguirán luchando por lograrlo.

Comentarios