El diablo fue más “zorro” y volvió a los abrazos

Por: Camilo Díaz Fotografía: Victor Orellana 09:20 AM 2017-08-28

Y convirtió el goleador.

En un partido perfecto jugado ayer por Ñublense ante Cobreloa, los rojos volvieron a encontrarse con la victoria ante su gente y cortaron una racha de 11 partidos invictos de los loínos,  con un inapelable 3-0.

El protagonista del duelo fue el delantero “diablo” Sebastián Varas, quien anotó dos de los tres goles del equipo ñublensino, alcanzando además a Manuel Villalobos, con 44 tantos, que los tienen a ambos como los máximos artilleros del centenario club.

Varas convirtió a los 10 y a los 44 minutos del partido, mientras que la lápida la puso Vicente Gatica, tras gran jugada asociada con el “Tanquecito”, quien le asistió y lo dejó solo frente al arquero Cacace para poner la tercera y última diana a los 48 minutos.

Los dirigidos por José Sulantay se vieron desde un inicio complicados por la lluvia que se hizo sentir en la capital de Ñuble, y que también les hizo pasar estragos dada las condiciones del campo de juego.

Diezmado quedó además el elenco del norte, ya que a los 38 minutos Arturo Sanhueza se hizo expulsar tras roja directa mostrada por el árbitro Marcelo González, quien le escuchó decir fuertes improperios en su contra.

El partido de Ibáñez
Si bien el nivel de los jugadores del rojo fue superlativo, uno de los puntos más altos fue el aporte del veloz extremo por derecha Ignacio Ibáñez, quien aprovechó con creces la oportunidad dada por Emiliano Astorga, que lo hizo arrancar desde el pitazo inicial en el once titular, desbordando una y otra vez por el costado derecho, llegando al arco rival y sirviendo de buena manera a sus pares en ofensiva.

“Con la velocidad de Ignacio Ibáñez y Vicente Gatica por el otro lado creo que estuvimos complicando siempre a Cobreloa (...) siempre me gusta destacar a los compañeros y le tocó la oportunidad a ‘Nachito’ Ibáñez, quien demostró que es un jugadorazo y que con ese nivel, si lo mantuviera, sería imposible retenerlo aquí en Ñublense por mucho tiempo”, precisó post partido Sebastián Varas, en alusión a su par chillanejo.

Las loas también llegaron de parte del estratega de Ñublense respecto al cometido de sus dirigidos, reconociendo contar ahora con un equipo más compacto.

“Nosotros venimos trabajando desde hace harto tiempo buscando la forma de poder tener un equipo más compacto. Un equipo que de local sea fuerte, y hoy (ayer) creo que se demostró eso. El equipo se paró muy bien sabiendo que teníamos un rival muy difícil. Leímos bien lo que hacían ellos, lo trabajamos y llegó el resultado convirtiendo tres goles, pues habíamos convertido muy poco”, asumió el oriundo de San Antonio, quien asegura nunca perdió la esperanza de que sus jugadores pudieran ganar con tranquilidad.

“Ellos se sintieron muy incómodos en la cancha, sacamos ventaja de eso, además de una expulsión temprana que nos favoreció y se dieron los goles que necesitábamos. Se destaparon los delanteros nuestros”, dijo feliz el capitán del rojo, José Antonio Rojas.

“Necesitábamos un triunfo de estos, más con este resultado, lo que nos sirve mucho en lo anímico”, acotó el volante de creación argentino, Matías Arrúa, quien aún mantiene molestias en uno de sus tobillos.

El “diablo” fue más “zorro” en Chillán y con ello trepó al quinto puesto del Transición de la Primera B, con ocho puntos.

Comentarios