Varas hizo su pega

Por: Rodrigo Oses 2017-08-30
Rodrigo Oses

Ñublense recuperó a su exclusivo referente de gol. 

En la abultada victoria de ayer sobre Cobreloa por 3-0, la mejor noticia para los “diablos rojos” fue el reencuentro de Sebastián Varas con las redes, en una tarde en la que reapareció con dos estocadas cuando el equipo más lo necesitaba.

El nativo de la Población Gómez Carreño de Viña del Mar no tiene que desgastarse en declaraciones con tinte de revancha contra quienes dudaron de su efectividad, porque, creo, el foco de discusión nunca estuvo centrado en su calidad como delantero, sino más bien en su real condición física.

Si bien no está en su mejor forma, porque viene saliendo de una serie de lesiones que le restaron continuidad, su fineza para liquidar jugadas la está recuperando lentamente. 

Y qué mejor que hacerlo marcando, porque para un atacante el golpe de confianza que significa convertir es el mejor antídoto para superar una sequía goleadora.

El jugador mejor pagado del plantel chillanejo volvió a hacer su pega, demostrando que los jugadores están para cumplir funciones en el marco de las especialidades. 

En un plantel con escasos especialistas en el gol, que Varas haya vuelto a anotar es un tremendo oxígeno para Astorga, que ahora podrá darle mayor sustento a su planteamiento. 

Varas cumplió con la misión que se le encomendó en el torneo, pero, en ningún caso es el salvador del equipo, porque ayer su eficacia no hubiese sido posible sin los desbordes endemoniados de Ignacio Ibáñez, las postas en velocidad de Bugueño, el trajín de Gaete, la inteligencia en la distribución de Arrúa, la lucha de Gatica y la solidez del bloque defensivo. 

Varas está de vuelta. Alcanzó a Manuel Villalobos como goleador histórico con 44 tantos y pagó una deuda para la que no necesita dar explicaciones. Solo agachar la cabeza, ponerle el pecho a las balas y hablar en la cancha como siempre lo ha hecho. Enhorabuena, Varas se reencontró con las redes, justo cuando el equipo necesitaba oxigenar su idea futbolística con una gran cuota de contundencia que le penó en las primeras fechas.

Comentarios