PDI explica las 5 claves para defender la casa de robos

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Agencia Uno 10:00 PM 2017-08-23

Con 422 denuncias efectuadas hasta el último día de junio, el delito de robo en lugar habitado, aquel en que los delincuentes entran a robar a la casa estando los moradores presentes, es uno de los que más ha subido en la capital regional de Ñuble, según cifras de Carabineros.

Sin duda se trata de uno de los delitos “que más lesionan la moral de las personas y afectan mucho a las víctimas desde el punto de vista sicológico, al igual que el robo con violencia”, apuntó el prefecto de Carabineros de Ñuble, coronel Erick Flores, luego que se dieran a conocer cifras del actuar delictual junto al subsecretario de Prevención del Delito, Héctor Carrasco, el viernes último en la Gobernación.

El coronel, a la vez, advertía que se “trata de un delito muy difícil de prevenir, porque no se trata ya de encargar la casa a los vecinos, o dejar todo con llave porque las personas están dentro de su casas cuando las roban, pese a que en la mayoría de los casos que se registran se advierte la falta de cuidado de los afectados, como dejar los portones abiertos u objetos de valor a la vista”.

Menos alentador es saber que, a menos que el delincuente sea sorprendido en pleno acto, es muy difícil que lo perdido se recupere o que se encuentre a los ladrones ya que eso de poner una huella digital en un computador y que aparezca el rostro del dueño es tecnología inexistente, al menos en Chile.

Pero coincidir con el jefe de la Brigada Investigadora de Robos (Biro) de la PDI, comisario Jorge Aguillón, en que “el robo es un delito que jamás desaparecerá, haga lo que se haga”, puede convertirse en el primer paso para bajar las posibilidades de ser la próxima víctima de este traumatizante delito.

Las claves las entrega el propio comisario Aguillón en orden de efectividad conforme a sus 25 años de experiencia como detective en diversas ciudades del país.

“Si se va a salir de la casa, por ejemplo, un fin de semana, personalmente, siempre dejo luces y equipos de música programados para que se enciendan y se apaguen a determinadas horas, además de una cortina semiabierta para dar sensación de actividad, ya que estos robos siempre comienzan con personas estudiando los lugares”, dice.

Si se está dentro de la casa, las alarmas monitoreadas y con sonidos de alto amperaje son las defensas más efectivas.

“Esas las pongo en primer lugar, pero tiene que realmente sonar muy fuerte y encender luces, mientras más escandalosas más se amedrenta el ladrón”, plantea.

En segundo lugar, ubica las radios y luces programadas; en tercer lugar van los perros. “Pero tienen que ser perros guardiantes, como por ejemplo un pastor alemán, un rottweiller o ese tipo de perros, porque nosotros hemos encontrado en algunos procedimientos a perros medianos o pequeños defecados de miedo y arrinconados y muy nerviosos en algún lugar”.

En cuarto lugar, “las alarmas que se activan con un botón que manipula el dueño, el problema es que las personas tienen que darse cuenta de que hay delincuentes en la casa para activarlas y eso no es lo recomendable”, advierte.

Finalmente, Aguillón, propone las cercas y las rejas, “porque al fin y al cabo, para un ladrón ocasional puede significar un obstáculo, pero para un delincuente experimentado no representa problema”.

Una alarma completa y monitoreada por una central cuesta entre 1 UTM y 1.1/2 UTM. Así lo explica Daniela Gleisner, de Alarmas Sescorp. “Lo importante es que se contrate empresas locales, porque las externas no tienen vehículos de verificación, los llamas y te contesta una grabadora o un call center, por lo que al final no te dan respuestas”.

Alberto Tapia, de Alarmas Altag, añade que “la gente debe empezar a asegurarse desde el exterior y no esperar que el ladrón entre a la casa para que se activen los sistemas de seguridad, por eso se recomienda instalar rayos láser, cercos eléctricos o sistemas de circuitos cerrados, pero monitoreados desde una central”.

Tanto Gleisner como Tapia advierten sobre la poca efectividad de las alarmas autónomas, “esas que instala uno mismo y nadie las monitorea, lamentablemente aún las compran por ser más baratas”, cerraron.

Comentarios